La pintora Vicky Uslé trabajando en su estudio.

La pintora Vicky Uslé trabajando en su estudio.

Arte precariedad laboral

Sólo el 15% de los artistas vive del arte

Primer informe sobre la actividad económica y situación laboral de los artistas plásticos españoles contemporáneos. Sólo el 3% reconoce vivir de lo que vende con su galerista.

Los especialistas Marta Pérez Ibáñez e Isidro López-Aparicio han presentado el informe La actividad económica de los/las artistas en España, un estudio sobre el sector del arte contemporáneo que ha preguntado entre más de 1.100 artistas sobre su situación económica y profesional. Casi el 50% de los artistas encuestados declara percibir ingresos por debajo del salario mínimo interprofesional (707 euros), y menos del 15% manifiesta que puede vivir sólo del arte.

Tan sólo el 32% declara mantener relaciones estables con galerías, y únicamente el 3% considera que es satisfactoria y su única fuente de ingresos. El problema del artista español es al falta de coleccionistas que apuesten por la inversión en el arte. Esta situación se desvela cada año en ARCO, donde, desde 1984, los galeristas lamentan la falta de ventas. La feria, que se inaugura el próximo 22, es un “espejismo peligroso” que sólo muestra un reflejo deformado de una “moda de segunda mano”, como escribió Antonio Saura en un artículo demoledor. “Arco sólamente podría existir si la dinámica cultural y económica del país lo permitiese”, escribía el pintor.

Por eso no extraña que en el análisis de los datos que se presentan ahora se descubra que son los artistas, “con su actividad y sus aportaciones económicas indirectas, los mayores mecenas de la actividad artística en España”. Otro aspecto importante de este estudio es que permite identificar un perfil de artista joven, abierto a las nuevas tecnologías, cuya forma de relacionarse con el mercado en estos últimos años es muy diferente.

La investigación también aporta luz sobre la influencia del género en la situación económica de los creadores, la trayectoria formativa de los artistas, el grado de precariedad de sus ingresos, así como el grado de desempleo. Esta aproximación a la realidad laboral de los artistas plásticos españoles coincide con la tramitación del Estatuto del artista en el Congreso de los Diputados, cuya aprobación pretende mejorar la situación de desigualdad del sector cultural respecto a otros.