Centro del Carmen de Valencia

Centro del Carmen de Valencia @ConsorcioMuseos

Cultura ARTE URBANO

¿Arte o barbarie?: así es el grafiti gigante pintado por la Generalitat en un convento del siglo XIII

Unión General de Trabajadores no considera la obra una expresión artística y denuncia al responsable del Consorcio de Museos de la Generalitat.

El sindicato UGT ha presentado en el juzgado de guardia una denuncia contra el responsable del Consorcio de Museos de la Generalitat, José Luis Pérez Pont, por autorizar un grafiti de mil metros cuadrados en el claustro gótico del museo Centro del Carmen, un antiguo convento construido entre los siglos XIII y XIV y que está catalogado como Bien de Interés Cultural. 

Según consta en la denuncia, firmada por el responsable de la Administración autonómica dentro de la Federación de Empleados de Servicios Públicos de UGT, Gonzalo Fernández, el patio ha sido "deslucido" y sufre "deterioro" con "consentimiento de Pérez Pont", al que acusan de "haber actuado de forma contraria a la obligación garantista que tiene encomendada".

Dicho grafiti forma parte de la exposición Evreka y es obra del dúo de artistas PichiAvo, junto a los también valencianos TFK Crew, autores de la falla del Ayuntamiento de Valencia de este año junto a los artistas falleros Latorre y Sanz.

Esta intervención en el claustro, según apuntaron los autores recientemente, es un homenaje al grafiti puro, con aerosoles de colores plata, negro y blanco, representativos de la versión más genuina de esta técnica. El Consorcio de Museos ha publicado un vídeo en sus redes sociales mostrando la realización de la pintada, lo cual ha suscitado críticas que alegan que la obra se trata de un acto vandálico.

UGT alude a la protección especial que debe regir la intervención en este tipo de espacios y también al hecho de que el Centro del Carmen fue rehabilitado con fondos del Ministerio de Cultura y la Unión Europea.

"Los hechos que se denuncian no pueden tener la consideración de expresión artística o cultural", apunta el sindicato en la denuncia, y compara la intervención de los grafiteros con "tristes acontecimientos como los de la rehabilitación del teatro romano de Sagunto".