El cartel de Heroes Comic Con Madrid dibujado por Frank Miller.

El cartel de Heroes Comic Con Madrid dibujado por Frank Miller.

Cultura Salven el cómic

Carmena se viste de Wonder Woman

Easyfairs trae a Madrid a actores internacionales y estrellas del cómic mientras una pyme de Cádiz la demanda por el uso de la marca Comic Con. El Ayuntamiento se ha volcado con la Feria, a pesar de ser un evento privado. 

Noticias relacionadas

Heroes Comic Con -la ausencia de tilde es responsabilidad de la feria- ha pasado por una travesía por el desierto desde la multinacional Easyfairs apostó por comprar la madrileña feria Expocomic para convertirse en el referente del entretenimiento pop en España. La edición del año pasado estuvo muy por debajo de las expectativas, sin apenas autores extranjeros, sin protagonistas del mundo del celuloide y con conflictos entre los antiguos rectores de la fiesta y la multinacional que la había adquirido.

Artexis Easyfairs, el gigante belga que la adquirió, gestiona 200 eventos en 19 países, controla 11 recintos para eventos, emplea a más de 700 personas y generó más de 167 millones en su ejercicio fiscal 2016-2017. Cuando miró las tripas del evento que había comprado, supo que tenía que darle la vuelta a la función.

El primer cambio radical fue el uso de Ifema, una importante subida de precios y la decisión de abandonar el antiguo ferial de la Casa de Campo. En esa primera edición, de transición, compensaron la ausencia casi total de autores y actores extranjeros con una visión muy centrada en el entretenimiento, poniendo más foco en el público infantil y atrayendo al evento a marcas que se habían desvinculado del mismo bajo los antiguos gestores. Pero no era suficiente.

Temporada de fichajes

Para darle la vuelta a la tortilla, Easyfairs contrató a David Macho, agente de artistas para el mercado estadounidense y uno de los artífices de algunos de los grandes éxitos del Salón del Cómic de Barcelona. En el último año, Macho tiró de contactos y consiguió reclutar a algunos de los grandes nombres del mundo del cómic.

El más importante de estos nombres ha sido el de Frank Miller, uno de los grandes creadores de Batman y un autor total -guionista, dibujante y director de cine- que accedió a diseñar el cartel de la feria. Ubicó a Wonder Woman, Batman y Superman en pleno centro de Madrid, con el edificio Metrópolis como marco incomparable.

Otro de los cambios trascendentes de la feria: la implicación del Ayuntamiento de Madrid. El gobierno municipal de Manuela Carmena se ha volcado este año con la feria

Y aquí se produjo otro de los cambios trascendentes de la feria: la implicación del Ayuntamiento de Madrid. El gobierno municipal de Manuela Carmena se ha volcado este año con la feria, hasta el punto de que el número dos de la alcaldesa, Luis Cueto, participó en la presentación oficial del cartel de la feria, que se desveló en el Palacio de Cibeles.

Esta implicación no tiene que ver con subvenciones. Easyfairs recela de ellas y no engaña a nadie: es un evento privado, cobra por las entradas y tiene un modelo mucho más estadounidense que el de la habitual feria a sueldo de una administración. Otro parecido con lo que hacen los americanos tiene que ver con la participación de actores. Y aquí la reina es Lena Headey, que a su vez es la reina Cersei Lannister de Juego de Tronos. Los asistentes, como es habitual en las grandes ferias estadounidenses, tendrán ocasión de retratarse con su ídolo previo pago de 45 euros.

Lena Headey, estrella en Heroes Comic Con

Lena Headey, estrella en Heroes Comic Con

También destaca la presencia de Jenna Coleman, una de las últimas asistentes del Dr. Who; el alemán Stefan Kapičić, que interpretó a Coloso en Deadpool, participará en la secuela del film y estará integrado en el nuevo supergrupo mutante de Fox, X-Force; o Ingvild Deila, que hizo del papel de la joven Princesa Leia en el Episodio VII de Star Wars, con la colaboración de los efectos digitales.

Aunque Miller ya había asistido al Salón de Barcelona, la presencia de actores sitúa a Madrid en una nueva liga como gran evento de entretenimiento, menos centrado en las viñetas y bocadillos y más en todo lo que rodea a la cultura pop. 

Grandes autores

Conscientes de que su futuro como evento se decidiría en esta segunda edición, Macho ha puesto sobre la mesa el que quizá sea el mejor plantel de autores de cómic internacionales en asistir jamás a una feria en nuestro país. Participará, por ejemplo Bill Sienkiewicz, uno de los autores clave de los años 80, cuya interpretación de Legión y Los Nuevos Mutantes ya tiene, respectivamente, una serie de televisión adorada por la crítica y una película que hace que los superhéroes colisionen con el terror.

También acude a la llamada Arthur Adams, el preciosista dibujante que se hizo famoso en Marvel y que después fue uno de los pilares del prestigioso sello Legend de Dark Horse. Adams, además de por su obra, con hitos como Monkeyman and O'Brien, es un autor esencial por la influencia que tuvo en toda una generación de dibujantes que siguieron sus pasos.

Asimismo, participará Paul Gulacy, el hombre que le dio la fama al cómic favorito de Quentin Tarantino, Shang Chi, Master of Kung-Fu, y sin cuya obra es difícil imaginar que Netflix lanzase una serie como Iron Fist, también basada en el revival de los cómics de artes marciales de los 70, de los que Gulacy fue un puntal.

Una lista interminable

Y la lista es inacabable. Tanto, que la baja por enfermedad (nada grave) del mítico Bruce Timm, que habría descabezado cualquier comic con, aquí se queda en triste anécdota. El mítico guionista y editor Paul Levitz; el guionista Fabian Nicieza, padre putativo de Deadpool; Kevin Maguire, el dibujante que ilustró la versión más cómica de la Liga de la Justicia y que demostró que el humor podía ser parte esencial de los superhéroes -una lección que Marvel aprendió mucho antes que su rival DC-, o Declan Shalvey, uno de los autores recientes más interesantes, autor de Inyección…

Frank Miller.

Frank Miller.

Asimismo, contará con la estrella del cómic de superhéroes Phil Jiménez; el enorme guionista Brian Azzarello; el portadista y dibujante Mark Brooks; la portadista y dibujante Joyce Chin; la guionista y escritora Chelsea Cain; la dibujante Kate Niemczyk; el artista galo Paul Renaud; el también francés Oliver Coipel, o el extraordinario ilustrador Marc Chiarello (Batman: Houdini) completan el elenco internacional.

Porque el nacional es también bastante impresionante. Intente leerlo de golpe sin respirar: Paco Roca (Arrugas), Lolita Aldea, David Rubin, Quan Zhou Wu, Ana Coto, El Torres, Manoli Martínez, Pedro Vera, Esther Sanz, Loulogio, Juan Díaz Canales, Santi Arcas, Martín Piñol, Votric, Javier Ara, Francisco Maldonado, Juan de Dios Garduño, Juan Luis Iglesias, Javier Mesón, Juanfra MB, Jesús Alonso, Nacho Tenorio, Sergio Mora, Inma Ortega, David Santana, Juanma Aguilera, Henar Torinos, Adrián Gutiérrez, Luis Tomás Redondo, José Gracia, Roberto Corroto, Santi Selvi, Rosario Villajos, Kalathras y Rubén Pellejero.

¿Una buena noticia? Nótese el número de autoras invitadas, algo impensable en un salón como este hace sólo unos años.

Eso sin contar a los nominados a los primeros premios Carlos Giménez de la industria del cómic español, elegidos por y para los creadores y que llevan el nombre de uno de los mayores autores españoles de historieta de todos los tiempos (Paracuellos, Los Profesionales, Barrio). El propio Giménez, que pasa a ser Presidente de Honor de la muestra, ha diseñado la estatuilla que se entregará a los premiados.

La feria, con entrada gratuita para menores de 10 años, tiene varias actividades como charlas y paneles con los autores, firma de obras, concurso de cosplay, zona infantil, wrestling, juegos de mesa, zona de videojuegos, actividades relacionadas con Star Wars, una zona de editores, otra de fanzines y un ‘Artist Alley’, la posibilidad de que jóvenes autores enseñen sus trabajos a la industria.

Demanda que no quede

Una de las pocas pegas de esta edición es que, coincidiendo con el ruido generado por el evento, una pequeña empresa gaditana, Jakemate Eventos, ha demandado a Easyfairs por el uso de la marca Heroes Comic Con. Supuestamente, esta sociedad registró hace años la enseña Comic Con Madrid y considera que el uso de un término aparentemente genérico como la forma en inglés de “convención de cómic”, que se utiliza de forma masiva en todo el mundo, se trata de un delito contra la propiedad industrial.

En un comunicado, esta empresa llega a recordar que “ la pena por el delito contra la propiedad industrial puede castigarse con hasta cuatro años de cárcel y multas de hasta 24 meses”.

Jakemate fue la misma organizadora de eventos que indujo al error al Ayuntamiento de Valencia, esgrimiendo una supuesta relación con el San Diego Comic-Con, con el objetivo de intentar organizar una feria del cómic, en este caso recurriendo a recursos públicos, en la ciudad del Turia. Curiosamente, Easyfair será quien celebre una Heroes Comic Con en Valencia.