Zelimkhan Bakaev, el joven cantante torturado y asesinado en Chechenia.

Zelimkhan Bakaev, el joven cantante torturado y asesinado en Chechenia.

Cultura Homofobia

Un cantante ruso, torturado y asesinado en un campo de concentración anti-gay

La estrella del pop Zelimkhan Bakaev fue visto por última vez el 9 de agosto en Grozny. Ahora, activistas rusos confirman su asesinato en un campo de concentración anti-gay ilegal, en Chechenia. 

“Sospechoso de homosexualidad”. Ése ha sido el veredicto que ha condenado a muerte al cantante ruso Zelimkhan Bakaev. El joven, tras ser arrestado y torturado, ha sido asesinado por las autoridades chechenas en un lugar inconcebible pero tristemente real en 2017: en un campo de concentración para gays. En Chechenia, república que forma parte de la Federación Rusa, la homofobia campa a sus anchas de la forma más atroz y anacrónica posible. Hay un terror antiguo aquí, uno que remite al Holocausto judío perpetrado por los nazis. Ya lo anunció el diario de la oposición rusa Nóvaya Gazeta: el gobierno liderado por Ramzán Kadirov ha creado un campo de concentración para gays en el que los homosexuales chechenos son obligados a abandonar el país, pudiendo llegar a ser asesinados.

Según sus informaciones, este campo de concentración ilegal podría estar situado en un antiguo complejo militar de la ciudad de Argún -que, en teoría, debería estar en desuso desde hace años-. El periódico también asegura que las autoridades de esta república rusa podrían tener más centros similares a éste en secreto. La respuesta institucional, ante las acusaciones, fue la previsible: negó la mayor, porque, directamente, dicen que en su país no existen gays y que si los hubiese, las fuerzas de seguridad no tendrían que intervenir porque las propias familias de los homosexuales se encargarían de erradicar esas pulsiones.

El joven fue visto por última vez el 9 de agosto en Grozny. Volvía de la boda de su hermana. En Grozny fue detenido por la policía y, según han confirmado activistas rusos, ha sido asesinado

Los activistas internacionales por los derechos humanos están denunciando en sus informes que la menos 100 hombres homosexuales han sido arrestados y tres asesinados. Sus edades comprenden entre los 16 y los 50 años, y fueron retenidos en base a su “orientación sexual no tradicional, o la sospecha de tal”. Aparentemente, estos arrestos comenzaron cuando un grupo local de derechos LGTB, GayRussia.ru, solicitó los permisos pertinentes para celebrar un desfile del Orgullo. Fueron inmediatamente denegados, y luego comenzó la caza.

Ahora le ha tocado a Zelimkhan Bakaev. El joven fue visto por última vez el 9 de agosto en Grozny. Volvía de la boda de su hermana. En Grozny fue detenido por la Policía y, según han confirmado activistas rusos, ha sido asesinado.