Marta López junto a Anita, Kiko y Laura Matamoros, en un montaje de Jaleos.

Marta López junto a Anita, Kiko y Laura Matamoros, en un montaje de Jaleos.

Famosos REDES SOCIALES

La prueba que confirma el interés de Marta López por acercarse al clan Matamoros

La joven de 22 años y el colaborador de televisión han iniciado un tórrido romance que ya ha protagonizado la portada de una revista del corazón. 

Marta López Álamo (22 años) y Kiko Matamoros (62) son pareja oficial desde el pasado jueves 11 de abril. Al menos esa es la fecha exacta que aporta el colaborador de televisión para confirmar su romance con la modelo a la que saca 40 años de diferencia.

Con ese nuevo dato, tanto Matamoros como Marta se librarían de la alargada sombra de la presunta infidelidad a sus correspondientes parejas. En los últimos cuatro meses, Kiko mantenía una relación con Cristina Pujol (40) mientras que la influencer hacía vida marital con Íñigo de Lorenzo (46), empresario de renombre y director de la sala Teatro Barceló de Madrid.

Marta López Álamo en una imagen de su Instagram.

Marta López Álamo en una imagen de su Instagram.

Pero, ¿ha brotado la pasión de la joven de 22 años por Kiko Matamoros de una forma natural o existe un deseo oculto? Lo cierto es que el interés de Marta López por acercarse al clan Matamoros viene de mucho antes de que naciera este romance. Las redes sociales son, a menudo, la prueba clara de los elementos por los que alguien siente un determinado interés y el dato objetivo se refleja en las personas a las que uno sigue: para conocer sus aventuras, sus historias e incluso para inspirarse en sus looks.

La maniquí es una experta en Instagram, cuyo repunte en seguidores se ha incrementado de 53.000 a 58.000 desde que se hiciera pública su relación con el tertuliano de Sálvame. Y existe un curioso detalle en su perfil oficial: entre las 998 personas a las que ella sigue se encuentran su pareja, Kiko Matamoros, y las que en la actualidad podrían llamarse sus 'hijastras': Laura M. Flores (26) y Anita Matamoros (19). Por el momento, ni Laura ni Ana tienen interés en conocer las hazañas de Marta, a la cual no han devuelto el siempre anhelado follow

La vida de Marta López Álamo ha dado un giro de 180 grados en los últimos días. Era el miércoles 17 de abril cuando la revista Diez Minutos llevaba hasta su portada las fotografías exclusivas de Matamoros y la representante de Jaén en Miss World Spain profesándose arrumacos y besos a la salida de un exclusivo restaurante de Madrid.

Portada de la revista 'Diez Minutos'.

Portada de la revista 'Diez Minutos'.

Hasta hace tan solo un mes y medio, Marta convivía con su pareja, Íñigo de Lorenzo, un importante empresario responsable de diferentes negocios de hostelería en Madrid. Según pudo cotejar JALEOS, la pareja mantuvo dos años de relación y juntos tenían planes de futuro.

Este medio de comunicación ha contactado con personas del entorno próximo al empresario y han confirmado que la preocupación de Íñigo por "los nuevos derroteros de Marta. Él no cree que le vaya a venir bien esta exposición mediática. Marta está muy concentrada en su carrera como influencer y su carrera universitaria y esto es un error de juventud", afirman. La reacción de la modelo tras hacerse pública su flamante relación con Matamoros no se hizo esperar. A través de una publicación en su cuenta de Instagram dejó claro que cerraba un capítulo de su vida para abrir otro. 

"La vida sigue, los cambios cuestan, a veces todo da vértigo.. Hay veces que cuestan demasiado... Etapa maravillosa de mi vida que dejo atrás, para empezar una nueva, no sé cómo. Pero al final se consigue. Feliz es poco para describir esta anterior etapa. Hay que sacar siempre el lado positivo a las cosas, y ser fiel a tu esencia. Eso siempre, y nunca cambiará. La vida son opciones, o arriesgas o no ganas; o no pierdes. Detrás de una imagen, hay una persona y unas circunstancias. Circunstancias que deberían ser conocidas antes de juzgar. Espero ser tan feliz como lo he sido", concluye López.

Por su parte, su expareja, Íñigo de Lorenzo, muy reservado y reacio a hablar de su vida personal con los medios de comunicación, también ha utilizado la red social de las fotos instantáneas para desahogarse y lanzar un mensaje con el que afirma que en su corazón no hay lugar "para el odio ni el rencor". 

En palabras del propio Íñigo: "En mi corazón no caben ni odio, ni rencor. Mi alma estará siempre llena de energía que me permita querer, es lo que me hace feliz. Siempre me quedaré con lo bueno que me ha pasado, que me pasa y que me pasará. Encontrar la felicidad no es fácil, pero su búsqueda es lo que me mantiene vivo. Feliz Semana Santa a tod@s".

[Más información: Marta López, la joven que ha cambiado su lujosa vida junto al director de Barceló por Matamoros]