María Teresa Campos en imagen de archivo.

María Teresa Campos en imagen de archivo. Gtres

Famosos HARTA DE ESPERAR

Telecinco ya es historia para Teresa Campos: en negociaciones con TVE para su regreso

Según ha podido confirmar JALEOS, la presentadora está recibiendo diferentes ofertas de otras cadenas y la del ente público es la que más la ha tentado.

Definitivamente, la historia contractual de María Teresa Campos (77 años) con Telecinco forma parte del pasado más rotundo. Ya no solo porque su contrato de cadena haya tocado a su fin de forma, parece, irrevocable, sino porque la presentadora malagueña hace tiempo que habría pasado página laboral, que fue asumiendo que su regreso a Mediaset era incierto hasta que se tornó en improbable y, finalmente, en imposible. Y es que, pese a la larga y silenciosa espera por su parte, nada ha llegado y el vínculo con Telecinco se ha roto. Prueba de ello es que, según ha podido confirmar JALEOS, Teresa "lleva tiempo recibiendo ofertas de otras cadenas".

En palabras de la fuente de total solvencia a la que ha tenido acceso este medio, "se ha dejado querer" por otros grupos audiovisuales. Lo cierto es que este interés, se apunta, "le ha subido el ánimo" en estos dos aciagos años desde que se canceló Qué tiempo tan feliz. Si bien antes ni los atendía, ahora "se detiene y escucha". En concreto, se habla a este periódico de una "negociación avanzada" entre María Teresa y Televisión Española. De entre todas las tentativas, "es la que más se está pensando, sobre todo por las condiciones que le ofrecen". La elección de la cadena pública en estos momentos no sería baladí, ya que fue en ella donde la matriarca del clan Campos se inició en la televisión. Qué mejor forma de cerrar el círculo. 

La presentadora malagueña.

La presentadora malagueña. Gtres

Pero, ¿qué irá a hacer en el ente público, de rubricarse el contrato? "Ella siempre ha manifestado sus ganas de despedirse con una mesa política y en un programa vivo y en directo, nada de grabado", se remacha, como previamente publica el portal LOOK. Y es que, no en vano, la Campos fue la creadora de la mesa política: "En estos momentos en los que la política está tan ardiente, Teresa moriría por un espacio. Es una ferviente seguidora de las andanzas políticas y se mantiene súper informada", se desliza. En esas, se deja claro que el culmen para Teresa sería que su hija, Carmen Borrego (52), la dirigiera, que "volviera a su esencia, a estar detrás de las cámaras". Como cierre, y en la línea de las negociaciones, se informa que, incluso, el interés por los magnos servicios de Teresa habría llegado a cadenas autonómicas como Canal Sur -"a las que, por una cuestión logística, ha dicho que no. Ella no quiere moverse de Madrid"-. Cabe recordar que María Teresa llevaba bastante tiempo, antes de que Mediaset decidiera no renovarla, lanzando lo que muchos entendían como mensajes subliminales a Paolo Vasile (66), consejero delegado de la cadena de Fuencarral, haciéndole ver que "una cadena no te retira, te retira el público". En otras palabras, que a ella el público todavía "la quiere ver" y por eso sigue luchando por ese último programa que haga las veces de broche de oro de su carrera.

Sus últimas palabras a la periodista Pilar Eyre (67) esta semana -"Espero muy tranquila el fin de mi contrato"- casan a la perfección con el derrotismo aparente que demostró en uno de sus últimos actos públicos, cuando corrigió a una periodista haciéndole ver que "ya solo soy la reina de mi casa". A la luz de las últimas informaciones, parece que pronto volverá a ser la reina... ¿de una mesa política? 

Entre mudanza y viajes 'secretos' de Edmundo

Edmundo Arrocet en una de sus últimas apariciones públicas.

Edmundo Arrocet en una de sus últimas apariciones públicas. Gtres

No es un secreto que la Campos no está pasando su mejor temporada. Sin ese programa que tanto anhela y que Telecinco no le ha confiado, Teresa ha pasado unos meses bastante convulsos. Por un lado, ha tenido que hacer frente al ajetreo de la mudanza de su casa, que, según la información que maneja este medio, ya está casi terminada, a falta de los últimos portes. Por si este extremo no fuera lo suficientemente estresante para la malagueña, también ha tenido que ver cómo Terelu Campos (53) recaída en su enfermedad. Sin embargo, a todo esto se le sumaban las polémicas que han rodeado su relación con Edmundo Arrocet (69) y sus supuestos viajes secretos a Argentina y Buenos Aires. 

Su última marcha tuvo lugar el pasado mes de marzo, cuando cogió un vuelo con destino Buenos Aires "y con escala en Panamá" del que pocos datos se tuvieron al respecto. De hecho, sobre esta nueva ausencia de España "nada se quiso informar en general". Tanto hermetismo se respiró al respecto que tan solo un núcleo muy reducido conocía la intención de este nuevo desplazamiento del humorista: "Lo único que sabemos es que Teresa estará sola hasta final de mes". 

Una situación que "no le gustó en absoluto" a la que fuera presentadora de Qué tiempo tan feliz, la cual "no se encuentra con fuerzas para más habladurías". La matriarca de las Campos en esos días sin Bigote intentó hacer ver que su pareja estaba a su lado en España. Pero, ¿por qué tanto secreto? Lo que pudo conocer este medio en ese momento fue que Teresa se enervó mucho cuando se publicó lo de la parada en Panamá. Sea como fuere, poco a poco parece que los malos tiempos van quedando atrás en la vida de María Teresa y que, de materializarse su relación con TVE, el trabajo será su mayor medicina. Como prueba, las palabras de Terelu hace un tiempo: "El día que mi madre vuelva a pisar un plató se le irán todos los males". 

[Más información: María Teresa, a su nieta: "Si no vuelvo a la tele, vienes aquí y me sacas"]