Chiquito de la Calzada.

Chiquito de la Calzada. EFE

Famosos POLÉMICA

Guerra entre los familiares de Chiquito de la Calzada en el aniversario de su muerte

"Nunca contaba un chiste igual que el otro aunque el chiste fuera el mismo", desvela a este periódico un íntimo amigo del humorista. Hablar de Chiquito de Calzada siempre será sinónimo de arte, flamenco, duende y, por supuesto, risas. Su fallecimiento el 11 de noviembre de 2017 trajo consigo todo lo contrario: consternación, conmoción, tristeza y una guerra familiar que aún dura. Y más que por una cuestión económica, es, según sus allegados "por una cuestión emocional". 

Chiquito de la Calzada en el funeral de su esposa, Pepita.

Chiquito de la Calzada en el funeral de su esposa, Pepita. Gtres

Chiquito de la Calzada enviudó en el año 2012 y no tuvo descendencia con su mujer, Pepita. Su dilatada profesión en el flamenco como 'cantaor' y sobre todo, su incursión en el mundo de la televisión como humorista e incluso como actor de cine hizo que amasara una fortuna económica valorada en algo más de cuatro millones de euros, sin incluir propiedades, joyas y numerosos objetos de valor. 

Teniendo en cuenta que Gregorio no tenía ninguna obligatoriedad a la hora de disponer de sus bienes, nombró a su sobrina Loli, la hija de su hermano mayor Paco -también fallecido y a quien veía como un padre-, como heredera universal. "Dos años y medio antes de que falleciera Chiquito, Loli se lo encuentra y quiso hablar con ella. Empezaron a tener más relación y él le pidió 'que no se apartara' porque después de la muerte de Pepi él se quedó muy solo. A raíz de eso, decidió dejarle toda la herencia", informa a este periódico Antonio Montiel, renombrado pintor retratista. 

La guerra familiar entre Tomás Sánchez y Loli Arjona

Tomás, a la derecha de la imagen, llevando el cuerpo de su hermano Gregorio.

Tomás, a la derecha de la imagen, llevando el cuerpo de su hermano Gregorio. Gtres

Tras el último adiós a Chiquito, algunos medios de comunicación apuntaron a que habría problemas por el patrimonio del cómico, algo que finalmente se resolvió de forma unilateral: todo pertenece a Dolores Arjona. "No hay ningún problema con el tema de la herencia. Lo que sí que hay son homenajes donde esta señora -Loli- se preocupa en dejar como una mierda a su tío Tomás. No hay más guerra que esa", declara a JALEOS Manolo Medina, amigo de Chiquito de la Calzada. Recordando al artista con palabras de nostalgia, Medina no puede por menos que mostrar su indignación y su dolor por la manera en la que según él, Loli trata a Tomás Sánchez, de 84 años de edad.

"Cuando la Medalla de Andalucía llamaron continuamente a Tomás para que recogiese la Medalla. Tres días antes llamaron y confirmaron que era ella y no Tomás quien finalmente la recogería. Con la Medalla de Málaga exactamente igual. Ha esperado hasta el final para que Tomás se crea que va a recoger la Medalla, y a los pocos días ha 'levantado' el teléfono y ha dicho que 'no'", cuenta Medina. 

Una medalla no exenta de polémica. En el acto, celebrado el pasado 22 de octubre en el salón de plenos del Ayuntamiento de Málaga, se entregó la condecoración física a Gonzalo Rojo, presidente de la Peña Flamenca Juan Breva, por expreso deseo de Loli, para que fuese expuesta en el Museo de Arte Flamenco. Sin embargo, la distinción, en un momento determinado, acabó en manos de Tomás Sánchez, hermano de Chiquito, que decidió "llevársela unos días a su casa", según cuenta Antonio Montiel. "Loli se quedó muy sorprendida, nos lo contó: '¡No entiendo por qué tiene que llevarse la medalla!'", expresaba molesta. "Los del Ayuntamiento la calmaron asegurándole que en el caso de que Tomás no se la devolviese emprenderían acciones legales", concluye Montiel

Antonio Montiel junto a Chiquito y Pepita y el cuadro que les pintó por sus 50 años casados.

Antonio Montiel junto a Chiquito y Pepita y el cuadro que les pintó por sus 50 años casados.

Ahora, según publicó JALEOS en primicia, la Medalla de la Ciudad otorgada a Chiquito a título póstumo se encuentra en el lugar que Loli destinó: el Museo de Arte Flamenco de la Peña Juan Breva de Málaga. "Sí, ya está aquí. La entregaron el jueves por la noche", apostillaron fuentes internas de la histórica asociación flamenca de la ciudad de la Zamarrilla.

Lejos de conflictos, rencillas y herencias, hoy queda el recuerdo del hombre que hizo reír a toda España con un talento innato. El artista que creó una escuela y que se fue con la pena de no haber sido reconocido por su ciudad y su región, que lo han hecho a título póstumo. Preguntados amigos y familiares por un posible tributo para recordar el primer aniversario de la muerte del genio responden sin titubeos: "nada. Quizá una misa".

[Más información: El hermano de Chiquito devuelve la medalla de la polémica a sus destinatarios]