Alba Carrillo en imagen de archivo.

Alba Carrillo en imagen de archivo. Gtres

Famosos EN LA CASA DE LA POLÉMICA

El desafío de Alba a Fonsi: "Si tengo que ir a Estrasburgo por mi hijo, lo haré"

La modelo abre su corazón en el momento más crucial de su vida, cuando tiene frentes judiciales abiertos con sus exparejas, y lo hace en la casa que compartió con sus padres. En la entrevista, Alba se muestra más luchadora que nunca por su hijo. 

Alba Carrillo (31 años) quiere renovarse por dentro y por fuera, ansía desterrar de su vida los malos momentos en forma de discutas judiciales y pullas en televisión. Ella necesita la paz y por eso ha comenzado por remodelar su casa. Aquella que se compró a modo de inversión cuando nació su hijo y que estuvo habitada por sus padres mientras ellas probaba suerte en el amor con Fonsi Nieto (39) y Feliciano López (36). Eso quedó en el pasado y ahora la modelo, con la ayuda de su novio David Vallespín (29), ha creado un hogar. 

Más contundente que nunca después de unas semanas alejada de los platós de televisión -exceptuando su entrevista con Risto Mejide (43) que llevaba unas semanas grabada- Alba Carrillo se asoma a las páginas de la revista Semana para pasar revista por su vida.

Fonsi Nieto y Alba Carrillo en imagen de archivo.

Fonsi Nieto y Alba Carrillo en imagen de archivo. Gtres

Tiene muchos frentes abiertos, puede que demasiados, pero se muestra especialmente taxativa en uno: la custodia de su hijo. "No sé a qué acuerdo vamos a llegar porque no voy a ceder la custodia de mi hijo, así que no hay mucho que hablar. Me da mucha pena lo que está pasando", ha asegurado la colaboradora. 

Asegura que Fonsi no se mantiene comunicativo, pero que ella tampoco desea entablar conexión con él: "Esta situación no la he elegido yo. Al revés, siempre he intentado tapar, callar y maquillar todo". Mantiene que ser madre es lo mejor que sabe hacer y que es "el papel más importante" de su vida.

"Lucharé hasta las últimas consecuencias" 

Alba junto a su hijo.

Alba junto a su hijo. Gtres

La maniquí tiene claro que su hijo se va a sentir igual de arropado por sus dos padres, pero por separado: "Yo siempre respeto a su padre, porque si doy pie a denostar a su padre a sus ojos, flaco favor hago por su educación". Confía ciegamente en la justicia y piensa ir a por todas: "Yo voy a luchar por mi hijo hasta las últimas consecuencias. Si tengo que llegar a Estrasburgo, lo haré". En la entrevista con la citada publicación, Alba no se olvida de su exmarido Feliciano López y del juicio de los gananciales: "Me da exactamente igual. La última vez que le vi fue diferente porque todavía había sentimientos, pero ahora vamos a zanjar que fuimos socios durante un tiempo y nada más. Él dice que no hay nada que dividir y yo digo que sí. Es una cuestión solo económica y no me crea ningún problema". Vuelve la Alba Carrillo más guerrera. 

[Más información: Alba Carrillo se confiesa: "Me ha sido cómodo ser la rubia tonta"]