Alba Carrillo sobre la pasarela de la MBFWM. Gtres.

Alba Carrillo sobre la pasarela de la MBFWM. Gtres.

Famosos HABLA LA PASARELA DE MODA

La industria de la moda contra Alba Carrillo: no hay trampas en el peso de las modelos

La organización de la pasarela rebate las acusaciones de la exmodelo y afirman mantener un compromiso social con la salud de las modelos. 

Alba Carrillo (31 años) volvió a incendiar el mundo televisivo con sus declaraciones. La exmodelo acudió a Chester, el programa de Risto Mejide (43), donde golpeó con dureza al mundo de la moda. En sus declaraciones atacaba a la Mercedes Benz Fashion Week Madrid y dejaba claro que la realidad sobre el peso de las modelos no es como lo estipulan desde la organización.

Habló de las duras experiencias que ha vivido en el mundo de la pasarela. "Hay una doble moral. En la MBFWM por ejemplo, tienes que dar un peso, el IMC (índice de masa corporal), pero si das ese peso no cabes en la ropa de los diseñadores", afirmó. Ahora, Charo Izquierdo, la directora de Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, desmiente las palabras de la joven. 

Alba Carrillo sobre la pasarela de la MBFWM. Gtres.

Alba Carrillo sobre la pasarela de la MBFWM. Gtres.

"La pasarela de Madrid, Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, organizada por IFEMA, es seguramente la pasarela más seria en lo que respecta a la transmisión de una imagen saludable a la sociedad. Para nosotros es una responsabilidad y compromiso social enorme", manifiesta la directora. 

Niegan la versión de la exconcursante de Super Modelo 2007. "Te ponen pesas en los sujetadores, te hacen beber dos litros de agua, una incoherencia más en el mundo de la estética y la belleza", afirmó Alba Carrillo en el televisivo sofá. 

En una conversación con JALEOS, Charo Izquierdo desmiente el argumento de la modelo en el que afirmaba que las jóvenes se ponían pesas en el sujetador para aumentar el peso. "Este tipo de situaciones no caben, yo puedo decirte que he visto cómo pesaban a modelos y es complicado que se llegue a hacer eso", explica la directora.

En 2006, la organización de la entonces conocida como Pasarela Cibeles, determinó unos cánones mínimos para que las modelos pudieran desfilar. El IMC debía alcanzar una media razonable para evitar que se influyera con una imagen negativa. Buscaron así no contribuir a la cultura de una mujer excesivamente delgada que se venía denunciando. 

Así, desde las pasarelas de IFEMA afirman que las políticas se mantienen tal como se estableció en un primer momento. Afirman que en la MBFWM están preocupados no sólo por el peso de las modelos, también por la imagen de salud y belleza que transmitan las modelos, más cuando una gran parte de los espectadores son gente joven. "A la hora de realizar el casting buscamos modelos que den esa imagen de salud y belleza", asevera. 

Las modelos deben acudir con un certificado médico de buena salud en el que tendrán que adjuntar su peso y la talla, este es el primer paso. "Las modelos son vistas por una doctora del Servicio de Enndocrinología y Nutrición del Hospital General Universitario Gregorio Marañón y si se plantea alguna duda se pesará a la modelo para comprobar el peso real", afirman desde la organización. 

[Más información: Alba Carrillo desvela su infierno con el peso y cómo su carrera de modelo se esfumó]