Diana y su magnetismo con los hombres. En la imagen, en Venecia.

Diana y su magnetismo con los hombres. En la imagen, en Venecia. Gtres

Casas Reales DETALLES ESCABROSOS

La vida sexual secreta de Lady Di: se aburría con Carlos y se liberó después

Su divorcio supuso un antes y un después en sus relaciones íntimas. Fue su liberación sexual. Pasó a descubrir un mundo de "fuegos artificiales", como ella misma calificó, de amantes y juguetes sexuales.

Noticias relacionadas

El halo creado en torno a la princesa Diana no deja de crecer. Justo cuando se cumplen exactamente 20 años de su muerte la opinión pública sigue conociendo nuevos detalles sobre la parte más íntima de la vida de Lady Di, incluidas sus relaciones sexuales con los hombres. El documental de Channel 4 titulado In her own words y emitido hace unos días fue el primero en dar a conocer algunos de los datos más escabrosos e inéditos. Pero lo cierto es que desde entonces el morbo se ha apoderado de la opinión pública y son muchos los documentales que han puesto de manifiesto cómo era en realidad la reina de corazones en la intimidad.

[Más información: Los 7 días en los que Lady Di se convirtió en una santa y la reina Isabel, en un demonio]

"Raro, muy raro". Así definía la propia Diana de Gales el sexo con su marido, Carlos de Inglaterra (68 años), con el que apenas mantenía relaciones sexuales y del que aseguraba que no sabía ni siquiera besar, tal y como ella misma llegó a confesar a su profesor de locución -que ejerció más bien como terapeuta- Peter Settelen.

Carlos y Diana, durante un torneo de polo.

Carlos y Diana, durante un torneo de polo. Gtres

[Más información: El vídeo íntimo de Lady Di que hace temblar a la reina Isabel II]

Se dio cuenta desde la primera noche romántica que compartió con el hijo de la reina de Inglaterra. "Estábamos sentados sobre un fardo de paja en una barbacoa... saltó sobre mí y comenzó a besarme", reconoció Diana en esas grabaciones. "Me sedujo con su labia. Era como un mal arrebato, estaba encima de mí y pensé uffff".

"Hubo vida sexual, pero yo me daba cuenta de que lo nuestro era raro. En los primeros años, hacíamos el amor una vez cada tres semanas. Sin embargo, la iniciativa nunca venía de él. Con el tiempo esa chispita se fue apagando y yo diría que desde hace siete años no tenemos nada. A veces deseaba que mi marido se marchara con otra mujer y no volviera nunca", llegó a confesarle una frustrada Lady Di durante las sesiones de dicción que mantuvieron entre 1992 y 1993, de las que se desprende un trauma de índole carnal por parte de Diana.

Carlos y Diana, al final de su matrimonio, en una imagen muy significativa.

Carlos y Diana, al final de su matrimonio, en una imagen muy significativa. Efe

De hecho, compartió con una de sus amigas, Simone Simmons, que los momentos de pasión con Carlos eran un auténtico "bombardeo", por la devastación y tristeza que le embargaba después. La sensación se agravaba cuando Lady Di reflexionaba sobre las artes amatorias de Camilla (70), la tercera en discordia, quien al parecer era toda "una máquina sexual".

[Más información: Las 10 revelaciones inverosímiles sobre Lady Di que resultaron ser ciertas]

Los secretos de alcoba de la pareja no fueron las únicas revelaciones que realizó acerca de su sexualidad. La confianza que depositó en su asesor de oratoria fue más allá, llegando hasta el punto de confesar sus infidelidades, pues no sólo el príncipe de Gales fue desleal en ese matrimonio.

Reino Unido: documental emitirá confesiones de Lady Di

Los diversos documentales emitidos estos días con motivo del 20 aniversario del fallecimiento de Lady Di han dejado al descubierto algunas de las declaraciones más impactantes de la princesa del pueblo, como cuando reveló que con sólo 24 años se enamoró locamente de uno de sus guardaespaldas, Barry Mannakee. "Él fue la mayor diversión que he tenido. Estaba muy feliz, sólo pensaba en irme y vivir con él", confesó Diana.

La complicidad entre ambos era evidente, tanto que, cuando ni siquiera habían llegado a acostarse juntos, desde el palacio decidieron poner fin a esa íntima amistad y le retiraron del servicio. Poco después, Mannakee falleció en un accidente de tráfico, lo que levantó las sospechas de Diana sobre una posible conspiración planeada desde Buckingham. "Nunca hubo pruebas de eso", según Lady Di.

[Más información: Lady Di vivía con miedo: sabía que la iban a asesinar]

Diana, en una de sus entrevistas más reveladoras.

Diana, en una de sus entrevistas más reveladoras. Efe

La escasa intimidad que compartía con su marido llevó a la princesa a un despecho que derivó en un adulterio con el oficial de caballería y profesor de equitación James Hewitt. Así lo confesó durante una entrevista concedida en 1995 para un programa de la BBC. En ella reconoció haber mantenido un affair con el militar durante cerca de un lustro. "Le adoraba, estaba enamorada de Hewitt", reconoció. "El sexo con él era como fuegos artificiales".

Una larga lista de amantes

Ocho años después de la muerte de Diana, el semanario Sunday People se atrevió a publicar un artículo titulado Diana, bomba sexual, que relata la búsqueda desesperada de la reina de corazones por buscar amor, ya fuera en deportistas, empresarios, militares o médicos. Tras su divorcio del príncipe de Gales, Lady Di se liberó y llegó a llevar siempre consigo un consolador, regalo de su hermana y al que denominó Le Gadget, a modo de amuleto, algo que no hacía sino escandalizar a la horda de guardaespaldas que solía acompañarla en cada uno de sus viajes oficiales.

No eran pocos los hombres a los que se les ha llegado a atribuir una relación con la princesa del pueblo, como el cantante Bryan Adams (57), el jugador de rugby Will Carling o el chófer James Gilbey, con el que habría intercambiado conversaciones telefónicas subidas de tono. Por su parte, con John John Kennedy, al parecer, protagonizó una sonada noche de pasión. "Comenzamos a hablar y, un paso tras otro, terminamos en la cama. Simplemente hubo química", contó su amiga Simmons en un libro.

Diana y Dodi, en el verano de 1997.

Diana y Dodi, en el verano de 1997. Gtres

Con todo, pocas son las relaciones confirmadas. Entre esos nombres destaca el médico paquistaní Hasnat Khan y el multimillonario egipcio Dodi Al Fayed, que se encontraba con Lady Di en el momento de su muerte. Ambos compartieron risas, caricias y complicidad a bordo de su yate frente a la costa de Saint Tropez.

[Más información: Los 7 días en los que Lady Di se convirtió en una santa y la reina Isabel, en un demonio]