Tapiza tu sofá y dale una segunda vida

Tapiza tu sofá y dale una segunda vida

¿Cómo hacer... ?

Cómo tapizar un sofá: tipos de telas y consejos

Si quieres renovar la decoración de tus muebles o cambiar la tela gastada de los mismos, sigue estas indicaciones de cómo tapizar un sofá. 

Ya estuvimos tratando el tema de cómo tapizar una silla, así que ahora te mostramos la forma de tapizar un sofá si el tuyo ya está viejo y necesitas recuperarlo para su uso cotidiano, o quieres cambiar la decoración de tu salón. 

Tan solo se necesita tener algo de destreza, paciencia, y seguir estas instrucciones paso a paso. Con toda seguridad, quedarás muy orgulloso/a de tu trabajo y puede que no te salga a la primera, o que no sea del todo profesional, pero seguramente quieras aprender más manualidades y seguir una tendencia que siempre hemos deseado los menos mañosos: el "do it yourself".

Cómo tapizar un sofá: algunos aspectos a tener en cuenta

Tapizar un sofá no es un trabajo demasiado complicado, aunque sí es necesario disponer de determinadas herramienta imprescindibles para poder empezar a tapizar un sofá:

Telas para tapizar el sofá

Aunque antes de ponernos manos a la obra midamos el sofá y compremos la tela necesaria para tapizar en un comercio especializado, aquí van algunas pautas orientativas sobre cuánta tela vamos a necesitar para tapizar: si se trata de un sofá de 2 plazas, 14 metros; para uno de tres plazas, 16 metros. También hay que tener en cuenta si el sofá lleva cojines superpuestos. Además, si la tela es estampada, con toda probabilidad necesitaremos más, para que los dibujos "casen" adecuadamente al colocarlo en la pieza que vamos a tapizar. Para tapizar un sofá no vale cualquier tejido, sino tejidos especiales para el hogar.

Podemos adquirirlos en grandes almacenes que tengan una sección de telas para el hogar, o en comercios tradicionales de tejidos. Además, los especialistas sabrán aconsejarnos y resolver nuestras preguntas acerca de tipos de tejidos, medidas, resistencia, etc. Las telas más adecuadas para tapizar un sofá suelen ser las de algodón, lana, lino o telas sintéticas imitación de terciopelo, puesto que son resistentes al uso continuado, y se pueden lavar con facilidad. También es muy recomendable el cuero, si nos gusta este material.

Es preferible escoger tejidos gruesos, que son más resistentes. Por otra parte, hay que seleccionar telas para tapizar sofás que sean lisas o con estampados pequeños, si la pieza es pequeña, para que no se pierda la perspectiva del dibujo. En este sentido, las modas son también pasajeras, y hay que tener en cuenta que, si una tela es lisa, no pasará de moda y tendrá mucha durabilidad. Sin embargo, hay quien prefiere tapizados con dibujo, por lo que teniendo en cuenta las últimas tendencias, las telas para tapizar sofás más demandadas son las de dibujos geométricos o los orgánicos (hojas, motivos florales, etc.) por lo que vuelven las tendencias vintage de hace unos años.

También gustan mucho los tonos claros, nude, crudos o grises, aunque todas sabemos que cuanto más claro, más "sucio" es un tejido y más cuesta mantener. Aun así, los tejidos claros aportan siempre luminosidad a las estancias.

Cómo tapizar un sofá viejo

  • Colocamos la tela adquirida sobre el sofá, para ello habremos medido el sofá con anterioridad, y pedido los metros adecuados en nuestra tienda (recordemos las medidas para sofás de dos o tres plazas que indicábamos más arriba).
  • Lo primero que debemos hacer es retirar el tapizado anterior. Para ello, quitamos las grapas que lo sujetan y lo vamos sacando del armazón. Este paso es importante, porque podremos fijarnos en cómo estaba colocado para colocar el nuevo. Incluso si tienes un móvil a mano, puedes sacar unas fotos del paso a paso, para seguir la operación de tapizar más o menos de forma similar.
  • Con la tela elegida, cubrimos el sofá. Si los cojines van sueltos (suele ser lo habitual) los tapizamos por separado. Cubrimos los cojines con tela, cortamos el tamaño deseado y elaboramos una funda con cremallera para poder retirarla y lavarla. Cosemos con nuestra máquina de coser y ya podemos poner las fundas.
  • Cubrimos el resto del sofá con cuidado, para que toda la tela quede bien lisa y estirada, y cortamos la tela necesaria, teniendo en cuenta que hay que dejar tela de sobra para poder graparla.
  • Los brazos pueden tapizarse junto con la estructura central del sofá, aunque todo depende de cómo sean. Lo más cómodo es hacerlo por separado, como los cojines. Los cubrimos asegurándonos de que la tela está bien tirante, y grapamos por detrás

Tips para tapizar un sofá de forma casera

  • Si la tela de tu sofá es muy gruesa, incluso de cuero, lo más conveniente sería colocar algunas tachuelas junto con las grapas.
  • La tela ha de estar tensa antes de grapar, pero hay que hacerlo con cuidado, ya que hay telas más finas que se pueden romper al sentarnos si las tensamos demasiado.
  • La tela hay que graparla una vez que nos hemos asegurado de que está bien colocada y recta.
  • Para mantener limpia la tapicería, conviene pasar la aspiradora una vez por semana, y retirar las manchas con un paño húmedo de inmediato. Si las telas son lavables y tienes fundas en los cojines, se pueden lavar a mano, aunque algunos expertos recomiendan que la limpieza se haga siempre en seco ya que se preserva la textura y el apresto con mucha mayor facilidad.
  • Siempre es aconsejable comprar tejidos que puedan exponerse a la luz, para que no se deterioren, sobre todo los tejidos más claros.