Limpiar los cristales suele ser una tarea ingrata y difícil. Para que se pueda ver un cristal limpio y casi transparente, que parezca que no haya cristal, nos tenemos que emplear a fondo, e incluso así, siempre quedará alguna pequeña señal. Y lo mismo ocurre con los cristales de los coches. Nunca queda de nuestro gusto. Pero hay métodos que consiguen que esta tarea resulte más fácil de lo que pensamos.

La limpieza del coche: no por estética, sino por seguridad

Porque limpiar los cristales del coche nos procura una óptima visibilidad en la carretera, mientras que mantenerlos sucios resulta peligroso para la circulación, ya que reduce considerablemente la visibilidad. Así que limpiar los cristales del coche casi debería ser una obligación.

Productos para limpiar los cristales del coche

Si decidimos limpiar los cristales del coche nosotros mismos, necesitaremos un cubo, agua, una manguera si es posible y estamos en un lugar que lo permita, papel de periódico, una bayeta o una esponja suave, y algunos productos para limpiar el coche. En este sentido hay discrepancias, puesto que hay quienes piensan que un jabón neutro limpia suficientemente bien y tiene propiedades desodorizantes, mientras que limpiar los cristales con amoniaco, además, desinfecta y deja los cristales mucho más relucientes y su limpieza será más duradera. Ambas opciones son válidas y pueden resultar igualmente eficaces. Los cristales del coche también pueden limpiarse con limpiacristales, pero ojo, eso hay que dejarlo para el toque final, puesto que, si lo aplicamos con los cristales del coche sucios, lo único que vamos a conseguir es esparcir toda la suciedad.

El limpiacristales más efectivo para limpiar los cristales del coche es el que está formulado a base de amoniaco. También funcionan muy bien los limpiadores con base de vinagre ya sean comprados, o con una preparación casera, a base de vinagre y jabón. Ya os mostramos en otro de nuestros artículos cómo hacer vinagre casero de forma sencilla, a ello solo habría que añadirle el jabón.

Los cristales del coche también se pueden limpiar con alcohol. La suciedad de los cristales sale muy bien con este producto, aunque hay que aplicarlo cuando hayamos quitado la suciedad más incrustada a base de agua y jabón, sobre todo si hay mosquitos, ya que el alcohol se evapora rápido y no resultaría eficaz para suciedad demasiado incrustada.

Cómo limpiar los cristales del coche paso a paso

Para limpiar los cristales del coche, habrá que cerrar todas las ventanillas primero, así nos aseguraremos de que no entra agua por dentro. Después, utilizaremos la manguera para echar agua a presión, que quite todo el polvo, la tierra y la suciedad más habitual que pueda haber en los cristales. De esta manera, evitaremos hacer rayaduras.

Después, podemos utilizar una bayeta sintética o una esponja suave, también sintética, porque así no se quedará ningún resto y conseguiremos un mejor acabado. Podemos utilizar jabón neutro o limpiar los cristales con amoniaco o con algún preparado a base de vinagre o de alcohol. Con estos tres últimos métodos, los cristales quedarán considerablemente más brillantes. Después, podemos volver a pasar la manguera para quitar todos los restos de jabón, dejar que los cristales del coche se sequen bien, y aplicar limpiacristales con un trapo seco, para eliminar los restos de agua y jabón, porque dejar secar el agua al sol hará que los cristales puedan quedar empañados, si no les aplicamos después limpiacristales.

Limpiar los cristales del coche por dentro

Un buen truco para limpiar el limpiaparabrisas es utilizar papel de periódico humedecido. Para limpiar los cristales del coche por dentro, también podemos usar simplemente papel de cocina, también humedecido. Usaremos un cubo y una cantidad de agua más ajustada para poder mojar la parte interior del coche. 

Después utilizaremos una bayeta sintética o un paño, impregnado de agua y jabón neutro (podemos limpiar los cristales con amoniaco mezclado en esta agua), con movimientos de arriba abajo hasta completar el parabrisas, enjuagando después con agua limpia aplicada a la bayeta para quitar los restos de jabón. Podemos dejar secar al aire, y aplicar después un paño suave por si quedara algún resto.

Trucos y consejos para dejar los cristales limpios

Cuando se limpian los cristales por dentro, lo mejor es no usar limpiacristales convencional, puesto que no está formulado para este tipo de cristales, y puede ser peor el remedio que la enfermedad. Así que mejor dejarlos secar, y aplicar un paño limpio. El papel de periódico, que es un método tradicional, siempre se ha utilizado con profusión para limpiar los cristales del coche, puesto que los deja muy brillantes y sin cercos, pero conviene mojarlo mucho para evitar que los cristales se rayen. Debemos olvidarnos de trapos que son muy efectivos para la limpieza del hogar, pero no tanto para limpiar los cristales del coche. Tiene que ser un paño muy liso, de algodón, porque de lo contrario puede dejar demasiadas pelusas en los cristales.

Un truco muy efectivo para limpiar los cristales del coche por dentro es utilizar detergente de lavavajillas, ya que los cristales interiores suelen acumular mucha grasa, y con este producto, se ésta se puede eliminar muy fácilmente. Aunque limpiar los cristales con amoniaco, es una de las mejores opciones, tanto si debemos limpiar los cristales por dentro como si lo hacemos por fuera. Además de las bayetas tradicionales o las esponjas suaves, el papel de cocina absorbente es muy adecuado, ya que nunca deja marcas, y los cristales quedarán impolutos.