Lo normal es que nos inscribamos como demandantes de empleo, por primera vez cuando nos incorporamos al mercado laboral (entre los 16 y los 30 años) y repetir la operación cada vez que quedamos desempleados, de manera que podamos acceder a las ofertas laborales publicadas a través de los portales de las oficinas de empleo.

Ya vimos cómo calcular el paro o el subsidio por desempleo, ahora vamos a tratar la inscripción.

Pasos para inscribirse como demandante de empleo

Inscribirse como demandante de empleo es un procedimiento muy sencillo y rápido para el que ni siquiera necesitas pedir hora y que permite acceder a los servicios de las distintas administraciones.

Todo el mundo puede apuntarse como demandante de empleo, incluso si estamos trabajando, ya que se trata de un servicio de colocación que también puede usarse para mejorar laboralmente o para compaginar trabajos. No obstante, lo más habitual es que los demandantes sean personas desempleadas que buscan volver al mercado laboral.

Dónde inscribirse

La inscripción se realiza en las instalaciones de los servicios de colocación de las distintas administraciones autonómicas, siempre en la oficina correspondiente al domicilio en el que se está empadronado o, en el caso de algunas comunidades, a través de la web del ya citado servicio de colocación y la forma de controlar la tasa de paro. No obstante, no todas las comunidades han habilitado el servicio de inscripción online aún.

En el caso de los residentes de Ceuta y Melilla, que se tienen que dirigir a las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) de su respectiva ciudad o a través del sitio electrónico del SEPE.

Documentación necesaria

El documento que será necesario siempre para inscribirse es el DNI para los españoles, NIE para los extranjeros, o también el pasaporte en ambos casos. Luego, se os puede requerir el número de la seguridad social y, en el caso de los extranjeros, el permiso de trabajo en España. En caso de que se pretenda hacer constar en la demanda determinada experiencia, conocimiento o título formativo, debe aportarse la documentación acreditativa de los mismos (títulos académicos, vida laboral...).

Proceso de inscripción

El proceso es simple. Un funcionario del servicio de colocación introducirá vuestros datos en el sistema. Los datos recabados son los siguientes:

  • Información personal (nombre, apellidos, dirección, teléfono y otras formas de contacto, DNI...)
  • Información laboral (la experiencia laboral demostrable les aparece directamente, no hace falta acreditarla).
  • Formación académica e idiomas.
  • Disponibilidad laboral (tipos de trabajos que estáis buscando y horarios que podéis asumir).
  • Disponibilidad geográfica (si tenéis disponibilidad local, comarcal, provincial...) Los servicios de colocación disponen de ofertas incluso a nivel internacional, así que hay que dejar claro este punto si se pretende que la demanda sea útil.

Para qué sirve la demanda de empleo

Una vez finalizado este proceso, se os entregará el Documento DARDE, que os acredita como demandantes de empleo y os permitirá acceder a los servicios de colocación de las distintas comunidades autónomas y a los del SEPE, es decir, a:

  • Ofertas de empleo público que se publican solo a través de los portales de las administraciones.
  • Ofertas de empleo en empresas privadas, algunas de las cuáles exigen que los aspirantes estén inscritos como demandantes de empleo.
  • Solicitar ayudas y/o subsidios para desempleados al SEPE
  • Cursos subvencionados para personas desempleadas, ofrecidos por empresas privadas o por las administraciones públicas.

La demanda de empleo debe renovarse cada tres meses, ya que de esa manera se actualizan periódicamente las bases de datos de la administración y se evita que sigan inscritas personas que en realidad trabajan, aligerando la lista de candidatos para los distintos puestos.

En caso de que se haya solicitado alguna ayuda o subsidio para desempleados o que se esté realizando algún tipo de curso para desempleados, la no renovación de la demanda de empleo puede suponer la suspensión temporal o definitiva del mismo. La renovación se puede hacer en la oficina del servicio de colocación, a través de la página web y mediante las aplicaciones de las distintas administraciones disponibles para móvil.

¿Es obligatorio inscribirse como demandante de empleo?
Inscribirse como demandante de empleo no es obligatorio a menos que se necesite para pedir ayudas, subsidios o cursos del SEPE, aunque sí aconsejable, por varias razones:

  • Existen ofertas que aparecen exclusivamente en los portales de la administración.
  • Muchas empresas prefieren contratar a personas que constan como desempleadas, ya que eso les supone ciertas ayudas.
  • Existen ayudas que solo se dan a desempleados de larga duración, y solo se puede acreditar estar desempleado desde hace un determinado tiempo si llevas inscrito como demandante ese tiempo.
  • Las cifras de demandantes de empleo son las que configuran las estadísticas sobre empleo y desempleo que ofrece el estado, y las políticas de empleo vienen dadas por éstas. Ocultar el desempleo puede afectar directamente a las políticas laborales.

Aún así, hay que tener en cuenta que, como ocurre con cualquier agencia de colocación, las ofertas son más numerosas en áreas urbanas y es difícil que la administración te encuentre trabajo en áreas rurales. Por tanto, en ningún caso hay que considerar la demanda de empleo cómo una única opción.