Con Halloween llegan los disfraces, y las calabazas de Halloween, talladas con rostros poco amigables y con sus luces, una de las manualidades que puedes hacer con tus hijos y que te ayudará a darle a tu casa un aire entre tétrico y divertido que te encantará para estas fiestas, que coinciden con el Día de Todos los Santos.

La calabaza de Halloween: una tradición milenaria

La tradición de usar calabazas talladas con forma de cara y con una luz dentro nació en Estados Unidos, pero sus raíces se adentran en la historia celta de la isla de Irlanda, donde era tradicional poner luces en las ventanas de las casas durante la noche de Samhain para guiar a los espíritus de los muertos que esa noche volvían a sus casas.

Posteriormente, esa tradición, medio olvidada, dio lugar a otra leyenda, que cuenta como un maleante llamado Jack logró capturar al diablo y consiguió de éste la promesa de que nunca le quitaría su alma. Cuando Jack murió, el diablo no lo quiso en el infierno ni Dios en el cielo, así que quedó vagando por la tierra, alumbrándose con una ascua del fuego del infierno que metió dentro de un nabo para convertirlo en una lámpara.

Con los años, los inmigrantes irlandeses en Estados Unidos pasaron a emplear calabazas en lugar de nabos, ya que hay pocas plantaciones de nabos en América.

Cómo decorar una calabaza de Halloween

La calabaza de Halloween es una simple calabaza hueca a la que se le recorta un rostro, y que se coloca sobre una vela para que haga de lámpara.

Material necesario

  • Una calabaza: lo tradicional es hacerlo con una que tenga la forma de una esfera ligeramente aplastada, pero se puede usar cualquier tipo de calabaza
  • Un rotulador con el que dibujar lo que vais a recortar.
  • Una cuchara sólida.
  • Un cuchillo estrecho, largo y afilado.

Pasos a seguir

  • Abrir la calabaza: lo ideal es hacer solo un corte en la parte superior, pero si sois novatos, es mejor que también saquéis una parte de detrás de la calabaza.
  • Vaciar la calabaza con la cuchara: es la parte más trabajosa, ya que hay que ir raspando la pulpa hasta sacarla toda y dejar solo la piel
  • Dibuja la cara que vais a recortar: puede ser cómo queráis, aunque una de las más típicas consta de ojos en forma de triángulo, una nariz pequeña y también triangular y una boca con una sonrisa en zigzag, llena de dientes.
  • Corta con cuidado esas figuras: usa un cuchillo estrecho y bien afilado e intenta mantenerlo lo más recto posible.
  • Una vez estés satisfecho con el resultado, coloca una vela encendida en el interior de la calabaza.

Cómo dibujar una calabaza de Halloween

Otra manualidad que puedes hacer para los niños es invitarles a dibujar distintos tipos de calabazas de Halloween y colgar sus dibujos por la casa, o dibujar tú las calabazas y hacer que ellos las pinten y les hagan caras.

  • En un papel, dibuja un círculo ligeramente aplanado en la parte superior e inferior. Hazlo a mano alzada, ya que no importa si queda ligeramente irregular.
  • En la parte superior del círculo, añade un rabillo y alguna hojita.
  • Dibuja una serie de líneas discontinuas desde el centro de la parte superior del círculo al centro de la parte inferior, como en un balón de playa.
  • Dibuja la cara como te parezca o deja que los niños lo hagan antes de pintar la calabaza.

Halloween es el día de los muertos, así que todo será más divertido si animas a tus niños a ser imaginativos en el resto del dibujo: dibuja murciélagos, cuervos, fantasmas, una noche estrellada, un cementerio... Sed tétricos y triunfaréis.

Cómo hacer calabazas de Halloween con papel

Material necesario

  • Cartulina naranja
  • Cartulina verde
  • Tijeras
  • Cola para papel

Pasos a seguir

  • Cortar 15 rectángulos de 15x2cm de cartulina naranja.
  • Cortar un círculo de 1,5 cm de diámetro y dos hojas parecidas a las de las calabazas en cartulina verde.
  • Colocar las tiras naranjas cruzadas una encima de la otra. Deben cruzarse por el centro de la tira y formar un círculo lo más regular posible.
  • Unir los dos extremos de cada una de las tiras hasta que quede una esfera.
  • Pegar en lo alto de la esfera, justo encima de dónde se cruzan las tiras, el círculo verde y las dos hojitas.

Las calabazas resultantes van a ser pequeñitas, de unos 7-8 cm de diámetro, y una idea muy chula es convertirlas en una tira de lucecitas usando una tira de luces led como las que se utilizan en los árboles de Navidad. Para ello, basta con cerrar las tiras naranjas alrededor de cada una de las lucecitas, dejando que el cable salga por las ranuras laterales.

Cómo crear una lámpara-calabaza de Halloween

Material necesario

  • Botes de cristal, preferentemente anchos y altos, que no sean transparentes. Lo ideal son cristales amarronados.
  • Rotulador permanente
  • Velas bajitas.
  • Tejido transpirable de color verde.
  • Gomas.

Pasos a seguir

  • Quitar los tapones de los tarros.
  • Pintar las caras de calabaza en uno de los lados de los tarros.
  • Colocar las velas en el fondo de los tarros y encenderlas.
  • Recortar el tejido en trozos que sean suficientemente grandes como para tapar las bocas de los tarros.
  • Colocar los trozos de tela y sujetarlos con una goma. Es importante comprobar que la llama no puede llegar hasta ellos.
  • Realizar algunos agujeros en el tejido para que salga el humo y entre el aire.