San Fermín, la fiesta por antonomasia

San Fermín, la fiesta por antonomasia

¿Cómo hacer... ?

Cómo disfrutar de las Fiestas de San Fermín

Los "Sanfermines" o Fiestas de San Fermín son las más populares de España, por ello, vamos a dar algunos consejos para que no te pierdas nada.

Las fiestas de San Fermín son una de las más conocidas de España y una de las que recibe más turismo internacional, y no sólo hoy, sino desde hace bastante tiempo. Se trata de la festividad del Santo Patrón de la capital de Navarra, Pamplona, y los festejos, que comienzan el 6 de julio a las 12 del mediodía con el Chupinazo en la plaza del Ayuntamiento, se extienden a lo largo de 8 noches y casi 9 días, siendo los encierros taurinos el plato principal. 

Durante esos días la ciudad multiplica su población por 6, llegando a superar el millón de asistentes. Aguantar esa semana larga de toros, alcohol y diversión no es fácil, así que a continuación os daremos unos cuantos consejos para que esa fiesta loca no se os atragante.

Los Sanfermines: un poco de historia

La celebración de las Fiestas de San Fermín proviene de una tradición centenaria y fusiona los actos religiosos en honor a San Fermín (de los que hay constancia al menos desde el siglo XII), las ferias dominicales medievales y la tradición taurina, y se acabaron celebrando en verano en lugar de la semana del 10 de octubre, día del patrón, porque en Navarra en octubre suele llover mucho. Ese cambio de fecha tuvo lugar en el siglo XVI, pero fue primordial para que la fiesta se convierta en lo que Hemingway popularizó en su novela "Fiesta" en 1926.

Guía básica de supervivencia

Ropa y calzado

Debéis tener claro que en San Fermín lo fundamental es vestir de manera cómoda, porque se trata de una celebración multitudinaria en la que el espacio personal no existe, es muy fácil que te pisen, tendrás que andar muchísimo y unas buenas zapatillas de tela, planas, por supuesto, pueden resultar las mejores aliadas. La tradición dicta que debe vestirse de blanco y llevar un pañuelo rojo al cuello, aunque no hay que ponérselo antes del Chupinazo y, después, no hay que quitárselo hasta el "pobre de mí…" Asumid que la ropa que llevéis a Pamplona no va a volver de Pamplona porque, a menos que seáis de los escasos turistas que se mantienen alejados de la parte más loca y "sucia" de la fiesta, la vais a tener que tirar: en los Sanfermines lo que llega blanco se marcha rosado gracias a las salpicaduras de kalimotxo y vino

Y como comentamos en cómo quitar manchas de vino, hay ciertos trucos y remedios caseros que os pueden ir bien para la limpieza de la ropa. 

Cuidad vuestra alimentación

Seamos sinceros, a los Sanfermines se va, muchas veces, a beber, y eso es algo que no es bueno con el estómago vacío. Necesitáis alimentaros debidamente para soportar las largas jornadas, que van desde los encierros hasta altas horas de la madrugada.

La oferta gastronómica de la ciudad es estupenda pero, a menos que tengáis reservas desde semanas antes, encontrar mesa se hace verdaderamente imposible, así que, a menos que tengáis un sitio en el que cocinar vosotros mismos, lo más recomendable es comer a base de pintxos en cualquier terraza (a precios disparados, eso sí) o tirar de bocadillos y demás oferta de comida para llevar, regada con kalimotxo (vino con coca cola)

Si vais a participar en el encierro o a verlo, lo tradicional es comer unos churros para desayunar inmediatamente después.

Intentad descansar

Sabemos que algunos de vosotros viajaréis a Pamplona con la intención de pasar de fiesta continua las 8 noches seguidas. Pero, seamos serios, la fiesta se disfruta mucho mejor si se descansa entre asalto y asalto, y si pensáis correr los encierros más vale que vayáis descansados, así que, si no tenéis una habitación alquilada, prestada o compartida en Pamplona, ya estáis buscando una, aunque sea a unos kilómetros de la ciudad. No confundamos la locura de la fiesta con la imprudencia. 

Correr los toros no es para todo el mundo

Cualquiera que haya visto un encierro, aunque sea por la televisión, debería ser consciente de que es una actividad de alto riesgo en la que la posibilidad de salir herido es muy elevada, incluso cuando los que corren delante de las bestias son personas habituadas a ello.

Optad por ver los toros desde la barrera si: 

  • Viajáis con niños. Los encierros son cosa de adultos. 
  • No estáis en buena forma. En un encierro deberéis correr delante de bestias enormes y no sólo necesitáis coger velocidad sin cansaros demasiado, sino tener cierta agilidad por si necesitáis apartaros del camino ante la embestida de los animales.
  • Tenéis problemas de corazón o asma. 
  • Sois personas muy nerviosas o que se bloquean ante el peligro.

Si finalmente os decidís a probar, ahí van algunos consejos:

  • Llevad ropa cómoda y calzado para correr.
  • Intentad ir con un veterano. Buscad a alguien que haya corrido otras veces e imitad sus movimientos, corred cuando corra y apartáos cuando se aparte.
  • No provoquéis a los toros. Los toros, en principio, no van a por vosotros, así que respetad su recorrido, no intentéis interactuar más de lo necesario con ellos. 

Para correr hay que estar en el circuito sobre las 6 y media de la mañana ya que, aunque el encierro empieza sobre las 8, es importante colocarse correctamente. Si acabas muy lejos de la salida la policía local te va a desalojar para que no entorpezcas el paso de los demás. Ve descansado.