Elige bien tu factor de protección solar

Elige bien tu factor de protección solar

¿Cómo hacer... ?

Cómo elegir el factor de protección solar según el tipo de piel

Existe mucha confusión con respecto al factor de protección solar que debemos usar. Te mostramos cuál escoger según las necesidades de tu piel.

Los días de verano en los que nos tumbábamos al son sin medida para obtener un bonito bronceado, han pasado a la historia. Quien más quien menos, sabe que hoy en día, la exposición excesiva al sol es peligrosa para la piel (puedes contraer un melanoma) y además fomenta las arrugas prematuras, y las manchas.

Aquí exponemos cómo elegir las mejores cremas de protección solar y la más adecuada a nuestras necesidades, para sentirnos tranquilos y protegidos. 

Qué significa el factor de protección solar

Hay bastante confusión respecto a algunos términos que tienen que ver con el sol, la exposición solar o la protección solar entre otras cuestiones. En ocasiones no sabemos si necesitamos una protección solar alta o más baja, o cuánta crema solar aplicar, por lo que aquí van algunos conceptos fundamentales para saber leer bien la etiqueta del fabricante:

  • SPF: Es el factor de protección solar, conocido por sus siglas en inglés. El SPF o factor de protección solar significa en qué grado tu piel estará protegida. Por ejemplo, si se trata de un factor solar 20, esto significa que estarás 20 veces más protegido que si te expusieras al sol sin un factor de protección solar.
  • UV: es la radiación ultravioleta, la de mayor energía.
  • UVA: Son los rayos que penetran más profundamente en la piel para broncearla, pero también los que pueden romper la estructura celular, y provocar arrugas, manchas, y lo que es peor, un melanoma.
  • UVB: Son los rayos que penetran en las capas más superficiales de la piel, pueden causar quemaduras solares, y en el peor de los casos, un cáncer de piel.Para protegernos del sol, con todas las garantías, debemos elegir una crema de protección solar SPF adecuada a nuestro tipo de piel (no es recomendable ninguna inferior a 15, lo que no quiere decir que no nos vayamos a broncear) que proteja a la vez de los rayos UVA y los UVB. 

Crema con factor de protección solar: cómo y cuándo aplicarla

Cuanto más tiempo pasemos al sol, con más frecuencia deberemos usar la crema de protección solar. También es necesario utilizarla no sólo si estamos en la playa y en la piscina tomando el sol, y por supuesto cuando nos metemos en el agua. También para dar paseos, hacer excursiones o si desarrollamos actividades al aire libre. El factor de protección solar es imprescindible no sólo para cuando estamos en la playa. Lo recomendable es utilizarla cada dos horas. Además podemos hacerlo cuando notemos que la piel empiece a quedarse seca.

Es necesario utilizar la crema de protección solar incluso con menos periodicidad y con más intensidad cuando estamos en las playas o en las piscinas, ya que ambas superficies son reflectantes, y aunque no nos demos cuenta, los rayos de sol se reflejan en ellas y rebotan en nuestra piel. 

Comprar una crema de protección solar cara garantiza la protección contra el sol, pero no es imprescindible, ya que podemos adquirir cremas solares más asequibles, incluso de marca blanca, que funcionan muy bien, siempre y cuando adquiramos cremas que protejan contra los rayos UVA, los UVB, y escojamos un factor de protección adecuado (cuanto más clara sea la piel, el SPF tendrá que ser más alto, que si tenemos la piel morena).

Cremas de protección solar según el tipo de piel: cómo escoger

Hay cremas de protección solar para todas las necesidades de nuestra piel, y también para todos los bolsillos, aunque lo importante es que todas las cremas deben tener un SPF, con independencia de que éste sea más alto o más bajo. Para pieles bronceadas y morenas, bastará con un SPF 15, que es el mínimo recomendado por expertos en medicina.

Para pieles más claras, el factor tendrá que ser bastante más alto, a partir de un 30 sería lo recomendable. Si tenemos la piel clara y utilizamos un factor bajo, acabaremos quemándonos. Si tenemos una piel sensible, debemos huir de todas las cremas que incorporen perfume entre sus ingredientes. Pueden irritarnos la piel con mucha facilidad.

Para pieles grasas, es mejor escoger una crema natural, que no tenga sustancias químicas. Lo más aconsejable es acudir a una farmacia a hacer la compra. Aunque en este caso, estamos hablando de una crema solar cara. Pero más vale prevenir que hacer que nuestra piel sufra. 

Para pieles con clara tendencia a la aparición de manchas, lo mejor es adquirir una crema con factor de protección solar 50. Para cualquier tipo de piel sensible, ya sea clara o tendente a las manchas, las cremas con AGR son muy recomendables (conviene echar un vistazo a la etiqueta del fabricante) ya que estas siglas corresponden a un potente antioxidante que evita las inflamaciones provocadas por el sol. 

Recuerda: en cualquier época del año en la que el sol haga su aparición, es importante utilizar crema solar con factor de protección solar. Aunque no estemos expuestos directamente al sol, éste penetra en nuestra piel. Debemos elegir siempre una crema que nos proteja de los rayos UVB y UVA, y elegir el SPF más alto para pieles más claras. Además, es importante aplicarla antes de salir de casa, y como mínimo cada dos horas, para tener una piel perfectamente protegida de los rayos de sol. 

Y si aún así nos quemamos, no olvidéis nuestros consejos de cómo hacer cataplasma con plantas, tendréis los remedios y trucos caseros para no tener que utilizar medicamentos para el cuidado de la piel.