Un resfriado en estas fechas suele ser dentro de las diferentes enfermedades, lo más común del mundo. El mal tiempo, las lluvias, los contagios y los cambios de temperatura suelen ser un caldo de cultivo para coger un buen resfriado.

En otro post, ya vimos los distintos trucos que existen para descongestionar la nariz, ahora veremos cómo curar un resfriado rápidamente, con algunos remedios caseros.

Resfriado, qué tomar

Un resfriado común normalmente viene acompañado de dolor de cabeza, debilidad y malestar general, congestión nasal y dolor de garganta. Lo mejor para el resfriado es incluir algunos de los remedios caseros que posteriormente explicaremos, y en los casos en el que el médico nos los recete, medicamentos antiinflamatorios como el ibuprofeno o el paracetamol, para eliminar la congestión y el dolor de cabeza.

Lo que no debemos hacer nunca, y menos por nuestra cuenta y riesgo, es tomar antibióticos para combatirlo. Los antibióticos los recetará nuestro médico de cabecera en el caso de que hayamos desarrollado una infección de garganta u oídos, y servirán para combatir la infección. Para un resfriado común, un antibiótico solo servirá para debilitar nuestro organismo.

Las infusiones para el resfriado funcionan muy bien. Podemos tomar libremente cualquier tipo de infusión que nos guste, y acompañarla con un poco de miel o limón, que suavizan la garganta. Además, lo mejor para el resfriado es mantenernos hidratados, bebiendo mucho líquido a lo largo del día, especialmente agua, ya que nos ayudará a eliminar la mucosidad. No tomar nada de alcohol es importante, ya que las bebidas alcohólicas deshidratan nuestro organismo.

Otra buena idea de qué tomar para el resfriado es la alimentación caliente, sobre todo la alimentación blanda, porque reduce la inflamación y alivia con eficacia los síntomas del resfriado.

Remedios caseros para curar el catarro

A continuación, proponemos algunos trucos y consejos para acabar con el catarro al instante:

  • Quedarnos en casa es el mejor truco que os podemos aconsejar porque nos curaremos antes, y evitaremos contagiar a los demás, en especial si tenemos alguna enfermedad respiratoria crónica, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
  • Una ducha bien caliente es un excelente remedio, porque ayuda a expulsar mucosidad y a descongestionar la nariz. Mientras nos duchamos es muy recomendable inhalar todo el vapor de la ducha que podamos, de forma lenta, para después toser y sonarnos la nariz, así limpiaremos las vías respiratorias. También es muy recomendable meternos en una bañera con agua bien caliente y permanecer unos 20 minutos en el baño.
  • Añadir vitamina C a nuestra dieta es una buena opción, porque protege las mucosas de la nariz, faringe y laringe, evitando que se inflamen, y se pueda producir más mucosidad. Debemos tomar zumo de naranja o kiwis durante el día.
  • Usar pañuelos desechables evitará estar expuesto al contagio permanente.
  • Hacer ejercicio suave (siempre y cuando tengamos fuerza) puede ayudarnos a recuperarnos de forma más rápida, porque respiraremos con más intensidad y eliminaremos mucosidades. Debe ser un deporte suave, como los estiramientos o el yoga. Practicando estos ejercicios de forma habitual, previene la aparición de resfriados, ya que se estimulan las defensas de nuestro organismo. Así que si queremos empezar a hacer yoga, te compartimos un enlace con algunas posturas para hacer yoga en casa.
  • Usar soluciones salinas para despejar la nariz.

    Este producto trata de agua de mar en spray, y funciona muy bien. Es un poco desagradable en un principio, pero despeja la nariz con eficacia. Lo que debemos hacer es echar la cabeza ligeramente para atrás, taparnos uno de los orificios de la nariz, mientras inspiramos por el otro para que el líquido del spray entre por el conducto. La mucosidad acumulada bajara hasta la garganta, y podremos expulsarla. Este tratamiento es completamente inocuo, y despeja con eficacia la nariz. También podemos elaborarlo en casa, con agua previamente hervida y un poco de sal común.
  • Cocer ajo es el último remedio casero que proponemos. El ajo es una especie de antibiótico natural con propiedades antisépticas que ayudan a combatir cuadros de resfriados. Se puede cocer a fuego lento hasta que esté blando, y comerlo directamente, o bien picarlo y preparar una infusión con ajo picado, limón y miel.

Medicamentos para el resfriado

Los medicamentos como el paracetamol o el ibuprofeno están perfectamente indicados para aliviar los síntomas de resfriado, y no sería necesario acudir al médico para una prescripción, siempre que se tomen puntualmente para aliviar los procesos catarrales. Hay medicamentos de venta en farmacia, a base de antiinflamatorios, con vitamina C incorporada, que también ayudarán a despejar la nariz y a aliviar el malestar general. 

Si por alguna circunstancia el resfriado se complica, y notamos que tenemos placas en la garganta o dolor de oídos, sí debemos acudir a nuestro médico de cabecera, porque lo más posible es que hayamos desarrollado alguno de los diferentes tipos de infecciones y necesitemos tomar antibióticos