Cómo cuidar un gato angora

Cómo cuidar un gato angora

¿Cómo hacer... ?

Cómo cuidar un gato angora: trucos y consejos

La raza de gato angora, son gatos especialmente cariñosos, sociables, juguetones e inteligentes, que se adaptan muy bien a las familias con niños.

Junto con los perros, los gatos son una de las mascotas más frecuentes en nuestros hogares y fáciles en su educación. De todas las razas de gatos, la del gato angora turco fue una de las primeras y es todavía una de las más apreciadas tanto por los criadores como por quienes sólo quieren disfrutar de una mascota afable y cariñosa.

Esta raza de gato doméstico tiene su origen en Turquía, concretamente en la ciudad de Angora, en las cercanías de la capital, Ankara. Se trata de una de las razas más antiguas su siempre fue muy apreciada por la belleza de su pelo.

Características físicas del angora turco

El angora turco tiene un cuerpo elongado, piernas largas y delgadas, cola también larga, pelaje largo, orejas grandes y ojos anchos. Sus huesos finos y su musculatura delgada, combinadas con la longitud de su pelo y la forma de plumero de su cola, hacen que se mueva de una manera elegante y elástica.

Su pelo puede ser de diferentes colores, pero el más habitual es el blanco. Se trata de un pelo de longitud media-larga, muy sedoso y fino. A diferencia de otras razas de pelo largo, como el persa, el angora tiene una sola capa de pelo, que se aclara en época estival, mientras que en invierno adquiere un aspecto tupido y mullido que le confiere una apariencia más solemne.

Esta característica, resultado de adaptarse a los extremos de temperatura propios de la región de la que es originario, con inviernos muy fríos y verano secos y tórridos.

Cuidado del pelo

A diferencia del persa y otros gatos de pelo largo, el hecho de tener una sola capa facilita enormemente el cuidado ya que no es habitual que se formen nudos o bolas, salvo en el período en el que mudan el pelo, a principios del verano.

Normalmente, basta con peinarlo un par de veces por semana. Emplearemos para ello un cepillo de púas finas y largas como los que se encuentran en las tiendas para animales. De esta forma eliminaremos el exceso de pelo y evitaremos nudos o que el gato ingiera bolas de pelo. Durante el período de muda es conveniente incrementar la frecuencia del peinado a tres o cuatro veces semanales. El pelaje no alcanza su longitud total hasta que el gato tiene dos años.

Carácter del angora turco

El angora es un gato listo e inteligente que interactúa bien con los humanos y con otras especies como los perros. A pesar de su aspecto decorativo y como su físico atlético sugiere, es un gato activo que necesita ejercicio constante y que está llamando siempre la atención.

Al angora turco le gusta seguir a los demás por toda la casa y aunque se le puede coger en brazos, no es algo que tolere durante mucho rato ya que su centro de atención cambia constantemente. No hay que pensar en él como un elemento decorativo en el sofá, sino que le gusta moverse por todos los espacios de la casa de forma constante. Por este motivo, es necesario darle juguetes y espacios en los que trepar. A este gato le encanta subirse a repisas y muebles altos para controlar desde la altura todo lo que pasa a su alrededor, por lo que es conveniente poner a su alcance elementos verticales como árboles para gatos y facilitar su acceso a ventanas y repisas.

Otros cuidados recomendables

Aunque no requiere unos cuidados específicos, deberemos facilitarle los siguientes cuidados:

  • Cuidado de los oídos. Los gatos son animales extremadamente limpios, pero el acceso que tienen al pabellón auricular con sus patas es limitado, por lo que este puede convertirse en una fuente de infecciones. Asegúrate de limpiar sus orejas una vez cada dos semanas utilizando algodón. Un oído limpio debe de estar rosado y no emitir ningún tipo de olor.
  • Alimentación. Tratándose de una raza de huesos y musculatura finos para el cual la movilidad es esencial es conveniente controlar su peso con frecuencia ya que la obesidad disminuye notablemente su calidad de vida. Es conveniente utilizar un alimento de calidad que contenga al menos un 40% de proteína animal.
  • Compañía. El angora es una raza de gatos a la que no le gusta estar solo. Aunque no sea el típico gato que se sienta en el regazo, le gusta compartir el espacio con otros miembros de la familia y no tolera bien que se le deje de lado. Es aconsejable ofrecerle compañía en la forma de otro gato o de un perro que se lleve bien con los felinos. 
  • Enfermedades genéticas. Como otros gatos de raza, los angora turcos pueden sufrir de dolencias heredadas por sus genes. Los angora con ojos azules son propensos a la sordera y también pueden sufrir de una enfermedad llamada cardiomiopatía hipertrófica, que consiste en un crecimiento anormal del músculo cardíaco. Estas patologías son raras, especialmente si el animal proviene de un criador certificado. El angora suele ser una animal sano, pero hay que estar pendientes de los síntomas para acudir rápidamente al veterinario.

Siguiendo los consejos previos y aplicando el sentido común, podemos disfrutar durante mucho tiempo de la compañía de este hermoso animal, cuya esperanza de vida se cifra entre los 12 y 18 años.