Aprende a quererte, la vida puede ser maravillosa

Aprende a quererte, la vida puede ser maravillosa

¿Cómo hacer... ?

Cómo subir la autoestima: algunas claves para conseguirlo

Si crees que estás con la autoestima baja, te damos algunos consejos para que puedas identificarlo y superar ese momento.

La autoestima no es algo que nazca de forma innata en nosotros, sino que se va desarrollando a lo largo del tiempo. El hecho de subir la autoestima nos ayudará a sentirnos bien con nosotros mismos y al mismo tiempo veremos como mejoran las cosas a nuestro alrededor. La relación con otras personas mejorará y nos sentiremos más activos y motivados para realizar tareas que con una baja autoestima no nos sentiríamos capaces de hacer. Si quieres mejorar en tu vida, puedes empezar por subir tu autoestima. No te preocupes si no sabes por dónde empezar. ¡Vamos a enseñarte cómo puedes lograrlo!

¿Qué es la autoestima?

La autoestima se puede definir como el conjunto de pensamientos, emociones y percepciones que tenemos sobre nosotros mismos. Es lo que pensamos y lo satisfechos que nos sentimos sobre nuestra propia persona.

En el caso de que nuestra autoestima esté baja, es decir que no nos sintamos valorados ni dignos de ser amados por los demás, se pueden desencadenar cambios en nuestra forma de comportarnos y pueden verse afectadas nuestras relaciones sociales debido a que creamos una coraza a nuestro alrededor para sentirnos más protegidos frente a situaciones de rechazo social.

Cómo saber si tengo la autoestima baja

A continuación, vamos a citar varios de los síntomas que se producen cuando tenemos la autoestima baja:

  • Tu vida no te gusta.
  • Tienes pensamientos negativos sobre ti.
  • No te crees los cumplidos que te hacen.
  • Te comparas con los demás, sobrevaloras a otras personas y te infravaloras a ti mismo.
  • Eres muy exigente contigo mismo, te pones metas que no logras alcanzar y eso hace que te sientas peor y que te desmotives fácilmente.
  • Cada vez que cometes un error, en lugar de admitirlo y aprender de él, hace que te sientas mal.
  • No te perdonas fallar en ningún momento.
  • Prefieres atender las necesidades de los demás a las tuyas propias.
  • Te prestas poca atención.
  • No te gusta tu imagen.
  • Cuando te miras al espejo sólo ves defectos.
  • Haces responsable de tu felicidad y/o bienestar a terceras personas. Por ejemplo, piensas que tu felicidad depende de tu pareja o de tus hijos.
  • Sientes que los demás no te valoran. Piensas que no valoran ni tu trabajo ni tus logros.

Analiza cuál es el origen de tu baja autoestima

Si tu autoestima está baja, debes saber que puedes cambiar esto, con un poco de trabajo personal y constancia puedes lograr modificar esos pensamientos negativos que tienes sobre ti y darte cuenta de que la vida puede ser un poco mejor si nos queremos más.

El primer paso para mejorar tu autoestima es encontrar el origen que provoca que te sientas así. La autoestima baja se desarrolla poco a poco, no es algo que aparezca porque sí, tiene una causa y descubrirla te facilitará mucho la tarea de sentirte bien. Debes de tratar analizar cuál es el origen que te hace pensar de forma negativa sobre ti.

Una vez que hayas determinado el origen de tu baja autoestima, lo que debes hacer es pensar si hay forma de cambiarlo. Si no puedes cambiarlo, debes pensar en la forma de reorientar el problema para que no te afecte o te afecte menos y, por último, pensar si le estamos dando más importancia de la que tiene. Todos estos pensamientos de análisis deben estar lo más argumentados posible, no vale intentar autoconvencerse de que le estamos dando mucha importancia de forma innecesaria si no usamos argumentos sólidos.

Pasos para subir la autoestima

  • Lleva una vida más saludable. Una buena alimentación, dormir bien, hacer algo de ejercicio y olvidar hábitos como el tabaco o el alcohol, pueden ayudarnos mucho más de lo que pensamos a mejorar nuestro humor y por ende a mejorar la percepción que tenemos de lo que nos rodea y de nosotros mismos. 
  • Haz una lista de cosas buenas sobre ti. Es importante que aprendamos a ver cosas positivas sobre quiénes somos y cómo somos, por ello debes elaborar una lista de cosas buenas que creas que tienes y si encuentras alguna cosa negativa tienes que tratar de ver cómo puedes mejorarla o de ver qué cambiarías para sentirte mejor por tener cierto defecto. Si hacemos esto, estaremos minimizando aquello que nos hace sentir mal con nosotros y pondremos énfasis sobre nuestras cosas buenas. 
  • Mímate, date algún capricho. Dedícate tiempo, todas las relaciones, incluso la que tenemos con nosotros mismos, deben mantenerse de forma activa. No vamos a conservar a nuestros amigos si no les prestamos atención, por ejemplo, si no les llamamos nunca o si no quedamos para hacer algo juntos. En la relación con nosotros mismos pasa un poco parecido, necesitamos prestarnos atención. Así que, al menos una vez a la semana, haz algo que te apetezca hacer por y para ti: sal de compras, pasa una tarde relajante en un spa… ¡Haz algo que te guste!
  • No te compares con nadie. Tú eres tú, con tus virtudes y defectos, no trates de compararte con los demás. 
  • Dedica tiempo a tu apariencia. No olvides los hábitos de cuidado personal, ni descuides tu ropa. Trata de mejorar tu apariencia: si te ves bien, te sentirás mucho mejor. 
  • Revisa tus metas. Cuando estamos con la autoestima baja, tenemos tendencia ponernos objetivos que no somos capaces de lograr, lo cual nos hace sentir fracasados e inferiores. Debemos tratar de ponernos metas que seamos capaces de alcanzar. Una buena idea es tratar de no abarcar grandes objetivos, sino de ir dando pequeños pasitos hacia el objetivo final. Por ejemplo, si queremos lograr un ascenso, debemos tratar de mejorar en nuestro trabajo con pequeñas metas, por ejemplo, realizando un curso que nos aporte más conocimiento y nos haga destacar en la empresa en la que trabajamos. 
  • Rodéate de gente positiva. No hay nada mejor que rodearte de gente que tenga una visión positiva de las cosas para ayudarnos a cambiar nuestro punto de vista en relación a nosotros mismos y a lo que nos rodea.