Asistentes prueban la Realidad Virtual en la caseta de Qualcomm del CES 2017.

Asistentes prueban la Realidad Virtual en la caseta de Qualcomm del CES 2017. Steve Marcus Reuters

Tecnología Feria Tecnológica

La feria que marca el año tecnológico: Cinco cosas brillantes y cinco estúpidas

La llegada de Alexa a muchos dispositivos o los televisores OLED figuran entre las gratas sorpresas de la feria, en la que también se han presentado inventos que probablemente nunca vas a utilizar.

Noticias relacionadas

No todos los avances que se presentan en el CES (el Consumer Electronic Show), una de las principales ferias de tecnología del mundo, son precisamente revolucionarios. De hecho, entre los productos realmente útiles que pueden poner su granito de arena a la hora de cambiar el mundo se cuela algún que otro gadget inservible. La edición que acaba de cerrar sus puertas en Las Vegas es muestra de ello: en ella se ha presentado de todo un poco.

Lo mejor

Alexa por todas partes

LG ha integrado a Alexa en su adorable robot para el hogar.

LG ha integrado a Alexa en su adorable robot para el hogar. LG

El CES ha servido para dejar claro que las compañías pretenden que Alexa, el asistente virtual de Amazon, atienda a nuestras peticiones servicialmente en cualquier lugar: Lenovo ha presentado un asequible altavoz inteligente que, al igual que Amazon Echo, también funciona con Alexa, GE ha mostrado una extraña lámpara circular que también responde a los deseos del usuario gracias al asistente, Huawei la integrará en su smartphone Mate 9 y LG hará lo propio en sus frigoríficos inteligentes o en su simpático Hub Robot. Por si fuera poco, Ford también se ha aliado con Amazon para que el asistente se convierta en un solícito ayudante del conductor.

El coche eléctrico que planta cara a Tesla

Faraday Future es un competidor directo de Tesla.

Faraday Future es un competidor directo de Tesla. Faraday Future

Gigantes como BMW, que ha anunciado que pondrá a prueba este año vehículos autónomos de su Serie 7 en las carreteras, no han sido los protagonistas del sector automovilístico en el CES. Los aplausos se los ha llevado el Faraday Future FF 91, un futurista coche eléctrico que promete una sorprendente autonomía de 608 kilómetros. Por el momento, el automóvil que competirá con los de Tesla ya se puede reservar en Estados Unidos, China y Canadá.

Un televisor fino como pocos

Este televisor LG OLED 4K tiene un grosor de tan solo 2,57 milímetros.

Este televisor LG OLED 4K tiene un grosor de tan solo 2,57 milímetros. LG

De vuelta al hogar, los televisores OLED y QLED (la nueva tecnología que Samsung ha integrado en los suyos) han sido otras de las grandes estrellas. Mientras Sony presentaba su nuevo televisor Bravia OLED 4K y HDR (un sistema que ofrece un mayor nivel de detalle), LG ha causado sensación presentando un aparato de similares características y asombrosamente delgado. Con un grosor de 2,57 milímetros, su televisor de la gama Signature de 65 pulgadas bien podría parecer un simple cartel.

Nuevos Chromebooks 2 en 1

Los nuevos portátiles de Chromebook son convertibles.

Los nuevos portátiles de Chromebook son convertibles. Samsung

El sector de los portátiles también ha dado bastante de sí: LG, por ejemplo, ha presentado una nueva gama de ordenadores que supuestamente tendrán 24 horas de autonomía (aunque ya hay quien lo pone en duda). Sin embargo, el anuncio que más impacto puede tener es el de los nuevos Chromebooks (el Plus y el Pro) fabricados por Samsung, que también se pueden transformar en tableta e incluyen un lápiz táctil como atractivo.

Un ordenador diminuto

Intel Compute Card es un ordenador de pequeño tamaño.

Intel Compute Card es un ordenador de pequeño tamaño. Intel

Otra de las sensaciones del CES ha sido el Compute Card de Intel, un ordenador del tamaño de una tarjeta de crédito que la compañía planea integrar en dispositivos conectados para sumarse a la ola de la internet de las cosas. Aunque en realidad es una renovación de su miniordenador Compute Stick, las características y el tamaño del nuevo modelo lo hacen especialmente interesante. No solo formará parte de nuevos dispositivos, sino que además podrá integrarse en los antiguos a medida que su cerebro vaya quedando obsoleto.

Lo peor

Un cepillo del pelo con micrófono

Kerastase Hair Coach Powered by Withings

Uno de esos dispositivos inteligentes tan sofisticados como inútiles que también ha dejado este CES es el cepillo de pelo que la compañía francesa Withings, propiedad de Nokia, ha desarrollado junto a L’Oréal. El Hair Coach, que costará algo menos de 200 dólares (unos 180 euros) integra un micrófono y sensores para estudiar cómo nos cepillamos el cabello, analizar la presión que aplicamos sobre él e incluso averiguar si está seco o mojado. La información es compartida con una app que, obviamente, nos sugiere productos para cuidar nuestra melena.

Unos pantalones que vibran

La también francesa Spinali Design ha mostrado unos pantalones vaqueros con sensores que se conectan por Bluetooth con nuestro teléfono. El objetivo no es otro que ofrecer una prenda con GPS integrado que vibra para indicarle a su propietario cuándo hay que girar a derecha o izquierda para llegar a su destino.

Una tostadora conectada

Este dispositivo permite personalizar la experiencia de tueste del pan.

Este dispositivo permite personalizar la experiencia de tueste del pan. Griffin

Esta tostadora inteligente tampoco parece llegar para mejorar nuestra vida cotidiana. Los que paguen 100 dólares (unos 90 euros) por ella, podrán pedirle al aparato desde una app que se ponga a trabajar, controlar el grado exacto de tueste e incluso saber cuándo está lista la rebanada. No obstante, eso sí, lo de meter el pan en la tostadora sigue siendo una tarea reservada al propietario, así que adiós al sueño de tostar pan desde la cama.

Una cama que te calienta los pies

No obstante, sí será posible tener un lecho inteligente. Sleep Number ha presentado en la feria su nueva cama 360, capaz de ajustarse automáticamente a tu posición, detectar tus ronquidos para elevar tu cabeza, averiguar si estás durmiendo bien según tu respiración o tu frecuencia cardiaca e incluso calentarte los pies. Todo, por solo 4.000 dólares, unos 3.700 euros.

Una ducha para controlar tu higiene

U by Moen Shower

Por su parte, la ducha inteligente U by Moen ofrece por 1.200 dólares (1.130 euros) la posibilidad de controlar desde tu smartphone la temperatura del agua o incluso programar el tiempo exacto de la tarea. Los que no se atrevan a tener el móvil muy cerca del agua también podrán controlar tan higiénico proceso con una pantalla instalada en la propia ducha.