Los ejercicios de fuerza son beneficiosos incluso en edades avanzadas.

Los ejercicios de fuerza son beneficiosos incluso en edades avanzadas. Gtres

Salud Salud cardiovascular

'Madurito y cachas', la combinación más saludable: así protegen los músculos tu salud

Hay que 'machacarse' como tarde a partir de los 30 años: a mayor masa muscular, menores 'sustos' cardíacos. 

Noticias relacionadas

Aunque habitualmente se suele relacionar el buen tono muscular de una persona con factores como la estética o la belleza, la realidad es que existe una relación directa entre la masa muscular con la salud general -siempre que no caiga en el exceso.

De hecho, un nuevo estudio publicado en el Journal of Epidemiology & Community Healh sugiere que la cantidad de músculo magro que posee una persona sana de mediana edad se relacionaría directamente con un descenso del riesgo de enfermedad cardíaca. Dicho de otro modo: a mayor proporción de músculo dentro de su peso, mejor salud.

Actualmente, se sabe que el volumen de masa muscular empieza a reducirse paulatinamente a partir de los 30 años, siendo la pérdida habitual de un 3% por cada diez años. El sistema muscular del cuerpo no solo tiene un papel estético, sino que está implicado en varios procesos metabólicos, y su disminución se ha asociado tanto con una mayor discapacidad general como con un mayor riesgo de muerte prematura por cualquier causa.

En estudios anteriores ya se habían relacionado a las carencias en masa muscular -un fenómeno denominado sarcopenia- con el riesgo de infarto cardíaco o accidente cerebrovascular, pero en esos trabajos tan solo se habían tenido en cuenta a personas con enfermedades cardíacas previas.

En el actual estudio, los investigadores han querido disipar la posible asociación entre el músculo y el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares tomando como sujetos a individuos sanos. Para ello, monitorearon la salud de 2020 personas, 1019 de las cuales tenían más de 45 años, durante 10 años. Ninguno de los voluntarios había sufrido enfermedad cardiovascular alguna al inicio del estudio.

Para el estudio también se tuvieron en cuenta otros factores como hábitos dietéticos, nivel de actividad física, nivel de grasa en sangre, marcadores inflamatorios, presión arterial, peso, IMC, y porcentaje de masa muscular. Transcurrida la década de estudio, 272 individuos (menos del 27%) sufrieron enfermedades cardiovasculares, algunas de ellas mortales, incluyendo accidentes cerebrovasculares.

Según pudieron comprobar los investigadores, los hombres tenían hasta cuatro veces más probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares respecto a las mujeres, y el volumen de masa muscular se asociaba directamente con el riesgo de enfermedad cardiovascular.

El menor número de casos de accidentes cardiovasculares ocurrió, específicamente, en el tercio de individuos con mayor porcentaje de masa muscular, en comparación con aquellos que poseían un porcentaje de masa magra más bajo. En términos porcentuales, los individuos con mayor volumen de tejido muscular tenían hasta un 81% menos de riesgo de sufrir un infarto cardíaco o un ictus.

Así mismo, otros factores de riesgo como la hipertensión arterial, diabetes u obesidad eran menos prevalentes en aquellos individuos con mayor volumen muscular. Y este mismo grupo tendía a ser masculino, joven y fumador, pero a su vez también eran más activos físicamente, tenían mayor nivel de ingresos, un nivel de educación superior, y una dieta de estilo mediterráneo.

Sin embargo, cuando se llevó a cabo un análisis más detallado, se vislumbró que el volumen de masa muscular seguía significativamente asociado al riesgo de enfermedad cardiovascular, independientemente de la dieta, los ingresos o el nivel educativo, además del resto de factores de riesgo conocidos. Eso sí, solo en hombres: los que más ejercicios de fuerza practicaban reducían la distancia que les separaba el riesgo cardiovascular de las mujeres.

Según los investigadores, esta disparidad de género respecto a la relación entre músculo y enfermedades del corazón podría explicarse por las diferencias hormonales entre ambos sexos durante el proceso de envejecimiento. Aún así, se trata de un estudio observacional, por lo que las conclusiones que pueden establecerse son provisionales. Preservar la masa muscular, en cualquier caso, sí sería un factor relevante según los investigadores.

[Más información: ¿Quieres recuperar tu 'cuerpazo' de juventud? Deja de correr y levanta pesas]