Actualmente se especula que hasta uno de cada tres casos de cáncer de mama podrían prevenirse tan solo modificando el estilo de vida. En otras palabras, hasta un tercio de las mujeres que lo sufren podrían evitarlo gracias a conceptos tan básicos como el control del peso, la actividad física, mejoras en la alimentación o la abstención de tóxicos como el tabaco o el alcohol, entre otros factores.

Noticias relacionadas

De hecho, recientemente se ha presentado la última investigación sobre gestión de riesgos y recomendaciones de estilo de vida en la Reunión Anual de la Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS) de Chicago, celebrada del 25 al 28 de septiembre de 2019.

En Estados Unidos, y en todo el mundo en general, el cáncer de mama sigue siendo el más común entre las mujeres. Se han realizado muchos estudios al respecto, y todos llegan a conclusiones similares: las modificaciones en el estilo de vida son la clave para prevenirlo.

Ya durante el pasado año 2018, el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer y el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer actualizaron sus recomendaciones para la prevención del cáncer de mama, clasificándolas según el estado de la menopausia cuando era posible.

Algunas de dichas recomendaciones incluían consejos sobre ejercicio, dieta, consumo de alcohol y lactancia, y se basaban en una serie de hechos probados:

- En mujeres posmenopáusicas existe un riesgo hasta dos veces superior de sufrir cáncer de mama si se sufre obesidad simultáneamente.

- La grasa corporal aumenta el riesgo de cáncer a raíz de la hiperinsulinemia, el aumento de estradiol y la inflamación generalizada.

- La actividad física, por sí sola, puede prevenir 1 de cada 8 casos de cáncer de mama, según datos de los Centros de Control de Enfermedades (CDC).

- El alcohol produce hasta el 6.4% de los cánceres de mama actuales.

- Cualquier cantidad de alcohol aumenta el riesgo de cáncer de mama, y cuanto más se bebe, mayor es el riesgo.

- Existe una relación inversa entre el consumo de vegetales y el riesgo de cáncer de mama: a menor consumo, más riesgo.

En la reunión de la NAMS, la Dra. Juliana Kling, de la Clínica Mayo en Arizona, afirmó que la evidencia acumulada actual respalda los cambios de estilo de vida como la forma más rentable de prevención del riesgo de cáncer de mama. La educación sobre dicho estilo de vida pasa a ser la clave de las nuevas recomendaciones.

Por su parte, la Dra. Stephanie Faubion, directora médica de la NAMS, sugirió que su presentación en la última reunión debe proporcional ideas valiosas a los proveedores de atención médica para ayudar a guiar a las mujeres a adoptar un estilo de vida saludable, informándoles a su vez del menor riesgo de cáncer de mama si siguen dicho estilo de vida.

Carne y cáncer de mama

Otro reciente estudio publicado en el International Journal of Cáncer, donde se tuvieron en cuenta datos de 40.000 mujeres, ha logrado obtener una relación entre los diferentes tipos de carne y el cáncer, concretamente el cáncer de mama.

Para ello, usaron datos del llamado Estudio de Hermanas, que incluye datos de 42.012 mujeres de entre 35 y 74 años de Estados Unidos y Puerto Rico, a las que se ha seguido durante un promedio de 7.6 años. Al final, se detectaron 1.536 casos de cáncer de mama. Según los datos finales, las mujeres que comían más carne roja tenían hasta un 23% más de riesgo de desarrollar cáncer de mama que aquellas que comían menos.

Los investigadores detectaron que el consumo de carne de ave tendría un efecto protector: aquellas mujeres que consumían más carne de aves de corral tenían hasta un 15% menos de riesgo de desarrollar cáncer de mama que las que comían menos cantidad.

Finalmente, se llegaron a usar modelos de sustitución, donde se predecía el cambio entre el consumo de carne roja con el consumo de carne de ave. Y la conclusión fue más beneficiosa todavía: sustituir carne roja por carne de ave aumentaba el efecto protector. Aunque, por desgracia, el mecanismo por el cual este tipo de carne proporciona protección contra el cáncer de mama no está claro.

[Más información: El polémico estudio que indulta a la carne roja y procesada: "No comas menos si no quieres"]