La cirugía se podría evitar

La cirugía se podría evitar GTRES

Salud

Adiós a la cirugía para el cáncer de pene

El mayor estudio con afectados por este raro tipo de tumor desvela que un tipo de radioterapia puede sustituir al bisturí. 

Noticias relacionadas

El cáncer de pene es extremadamente raro. Sólo uno de cada 100.000 hombres lo sufre en los países desarrollados, aunque la cifra es ligeramente superior en los países más pobres. Este dato, que es de por sí positivo, lo es menos en sólo un sentido: al haber poca prevalencia, es difícil establecer cuál es la mejor alternativa terapéutica

Hasta ahora, lo más habitual, como para muchos tipos de cáncer, era utilizar la cirugía para acabar con las células cancerosas, extirpando el tejido y el final del pene. Obviamente, se trata de un procedimiento con un importante impacto en la funcionalidad sexual y urinaria de los varones. 

Sin embargo, un estudio presentado en la conferencia ESTRO 36, que se está celebrando en Viena permite vislumbrar el fin de esta terapia para los pacientes de este tipo de tumor, que podría sustituirse por braquiterapia, un tipo de radioterapia que implica introducir material radiactivo en el tumor o los alrededores que emitirá radiación a bajas dosis durante varios días, con el objetivo de destruir las células cancerígenas. 

El trabajo ha sido llevado a cabo por radioncólogos del Gustave Roussy Cancer Campus (en Villejuif, Francia), que han examinado la evolución de 201 pacientes tratados en su centro con un seguimiento de más de 10 años. Todos ellos fueron circuncidados y después tratados con braquiterapia

Cinco años después del tratamiento la probabilidad de sobrevivir con el pene intacto era del 85%, aunque 13 pacientes tuvieron que someterse a cirugía por efectos secundarios del tratamiento, como ulceraciones dolorosas. La tasa de supervivencia  fue del 79% y, finalmente, a un 4% de los pacientes -ocho- se les tuvo que extirpar el pene y a un 13% se les practicó una cirugía parcial porque el cáncer volvió. 

Según el autor principal del estudio, Alexandre Escande, los resultados demuestran que la braquiterapia es el tratamiento de elección para pacientes selectos cuyo cáncer no se ha extendido a los cuerpos cavernosos del pene.