Alerta por alta contaminación en noviembre de 2015, Madrid.

Alerta por alta contaminación en noviembre de 2015, Madrid. Denis Doyle Getty

Salud Salud Pública

España se asfixia: las muertes por enfermedades respiratorias aumentan un 18%

El INE publica su última encuesta de defunciones por causa de muerte en España. La principal causa en hombres son los tumores, en mujeres, los fallos vasculares.

Prodigios

Como cada año, el Instituto Nacional de Estadística ha publicado los datos de defunciones por causa de muerte. Lo más destacado es el aumento de las enfermedades respiratorias, que aumentaron un 18% durante el año 2015.

En este ejercicio se produjeron en España 422.568 defunciones, 26.738 más que en el año anterior (un 6,8% más). Por sexo, fallecieron 213.309 hombres (un 5,8% más que en 2014) y 209.259 mujeres (un 7,7% más).

La tasa bruta de mortalidad se situó en 910 fallecidos por cada 100.000 habitantes, con un aumento del 6,9% respecto al año anterior. La tasa masculina fue de 935 fallecidos por cada 100.000 hombres (con un incremento del 6,0%) y la femenina de 886 por cada 100.000 mujeres (un 7,7% más).

La mayoría de las defunciones se debieron a causas naturales (enfermedades). En 2015, fallecieron 407.489 personas por estas causas, lo que representó el 96,4% del total. Esta cifra fue un 7,0% mayor que la del año anterior.

Principales causas de muerte

El grupo de las enfermedades del sistema circulatorio se mantuvo como la primera causa de muerte (con un tasa de 268 fallecidos por cada 100.000 habitantes), seguida de los tumores (240) y de las enfermedades del sistema respiratorio (112). Respecto al año anterior, cabe destacar el aumento de los fallecimientos debidos a enfermedades del sistema respiratorio (18,3%). En el caso de los fallecimientos por enfermedades del sistema circulatorio y por tumores los incrementos fueron del 5,8% y del 1,0%, respectivamente.

Por sexo, los tumores fueron la primera causa de muerte en los hombres (con una tasa de 297 fallecidos por cada 100.000) y la segunda en mujeres (con 185). Por su parte, las enfermedades del sistema circulatorio fueron la primera causa de mortalidad femenina (287 muertes por cada 100.000) y la segunda entre los varones (248).

Por edad, la principal causa de muerte entre los niños menores de un año fueron las afecciones perinatales y las malformaciones congénitas (79,7% del total de fallecidos de este grupo). En los grupos de edad entre uno y 14 años y entre 40 y 79 años, las causas principales de muerte fueron los tumores (29,4% y 43,1% del total, respectivamente), mientras que entre los mayores de 79 años fueron las enfermedades del sistema circulatorio (33,9%). Finalmente, las causas externas (38,5%) fueron el principal motivo de muerte entre las personas de 15 a 39 años.

Enfermedades mortales más frecuentes

A nivel más detallado, dentro del grupo de enfermedades circulatorias, las enfermedades isquémicas del corazón (infarto o angina de pecho) y las cerebrovasculares volvieron a ocupar el primer y segundo lugar en número de defunciones. En ambos casos, se produjo un incremento de muertes respecto al año anterior (del 3,7% y 3,1%, respectivamente). Por sexo, las enfermedades isquémicas del corazón fueron la primera causa de muerte en los hombres, con un aumento del 2,4% respecto a 2014. Entre las mujeres fueron las enfermedades cerebrovasculares (que incrementaron su número de defunciones un 2,2%). Entre los tumores, los responsables de mayor mortalidad continúan siendo el cáncer de bronquios y pulmón (que aumentaron un 1,6% respecto a 2014) y el cáncer de colon (que disminuyó su número de muertes un 2,3%).

Estos tipos de cáncer fueron los más frecuentes entre los hombres (el de bronquios y pulmón registró un aumento de muertes del 0,3%, mientras que el de colon las redujo un 4,3%). Por su parte, entre las mujeres el cáncer con mayor mortalidad fue el de mama (con un aumento de defunciones del 0,1% respecto a 2014), seguido del cáncer de colon (un 0,5% más). Entre las causas más frecuentes, el mayor incremento de defunciones respecto a 2014 se produjo en la neumonía (20,0% más en hombres y 21,8% más en mujeres), seguida de la demencia (13,8% más en varones y 14,6% más en mujeres).

Causas externas

En el año 2015 se produjeron 15.079 fallecimientos por causas externas (9.343 de hombres y 5.736 de mujeres), con un incremento del 1,2% respecto al año anterior. El suicidio se mantuvo como la primera causa de muerte externa, con 3.602 fallecimientos (un 7,9% menos que en 2014). Por detrás se situaron las caídas accidentales (con 2.783 muertes y un aumento del 1,2%) y el ahogamiento, sumersión y sofocación accidentales (con 2.672 y un incremento del 12,7%). Por accidente de tráfico fallecieron 1.880 personas (1.430 hombres y 450 mujeres), lo que supuso un 0,4% más que en 2014.

Por sexo, el suicidio fue la primera causa de muerte externa en los hombres (con 11,8 fallecidos por cada 100.000 habitantes) seguida de las caídas accidentales y los accidentes de tráfico (6,3 en ambas). Por su parte, las caídas accidentales fueron la primera causa externa en las mujeres (con una tasa de 5,7 por cada 100.000 habitantes), siendo el ahogamiento, sumersión y sofocación la segunda causa externa (con 5,4).

Tasas de mortalidad por comunidades autónomas

Las tasas brutas más elevadas de fallecidos por cada 100.000 habitantes en 2015 correspondieron a Principado de Asturias (1.297,8), Castilla y León (1.189,0) y Galicia (1.162,8). Por su parte, las más bajas se dieron en las ciudades autónomas de Ceuta (596,6) y Melilla (609,4), y Canarias (710,1).

La tasa bruta de mortalidad aumentó en todas las regiones, salvo en la ciudad autónoma de Ceuta (–0,8%). Los mayores incrementos se dieron en Castilla la Mancha (9,1%), Andalucía (8,5%) y Comunidad de Madrid (8,4%). Las tasas brutas de mortalidad fueron más elevadas en los territorios envejecidos, ya que normalmente hay más defunciones por el efecto de la estructura de la población por edad. Para corregirlo, se calculan las tasas de mortalidad estandarizadas3 que representan la mortalidad de la comunidad autónoma si todas tuvieran la misma composición por edad. En este caso, las regiones con las tasas estandarizadas más elevadas fueron la ciudad autónoma de Melilla (1.083,1), Andalucía (1.003,1) y la ciudad autónoma de Ceuta (970,8).

Las enfermedades del sistema circulatorio fueron la principal causa de muerte en la mayoría de las comunidades autónomas. Las mayores tasas brutas de mortalidad por estas enfermedades se registraron en Principado de Asturias (420,3 fallecidos por 100.000 habitantes), Castilla y León (354,0) y Galicia (349,5). Principado de Asturias y Castilla y León también tuvieron las mayores tasas de defunciones debidas a tumores, con 345,1 y 319,2 fallecidos por 100.000 habitantes, respectivamente. Las enfermedades del sistema respiratorio se situaron como tercera causa de muerte en todas las comunidades autónomas. Por su parte, las enfermedades del sistema nervioso fueron la cuarta causa de muerte en todas las comunidades, excepto en Cantabria, Principado de Asturias y Galicia, en las que lo fueron los trastornos mentales y del comportamiento.

Si se consideran las tasas estandarizadas, Andalucía registró la mayor tasa de mortalidad por enfermedades del sistema circulatorio (332,6), seguida de la ciudad autónomas de Melilla y Principado de Asturias (310,2 y 286,7, respectivamente). Por su parte, las mayores tasas por tumores se dieron en Extremadura, Principado de Asturias y Cantabria (280,7, 266,5 y 265,2, respectivamente).