Los médicos podrán negarse a practicar la eutanasia

Los médicos podrán negarse a practicar la eutanasia John Moore Getty Images

Salud Polémica

La eutanasia que quiere Podemos: se pedirá dos veces, con dos médicos y objeción de conciencia

El grupo se aferra al 77,5% de españoles a favor de la regulación de este asunto para confiar en la aprobación de la Ley.

Noticias relacionadas

En el futuro que vislumbra Unidos Podemos una persona residente en España que padezca una enfermedad terminal o que le provoque sufrimientos físicos o psíquicos que considere intolerables podrá finalizar su vida con la asistencia de un médico.

El grupo parlamentario Unidos Podemos - En Comú Podem - En Marea quiere que la eutanasia sea cuanto antes una realidad en nuestro país y, para ello, ha presentado este miércoles una Proposición de Ley Orgánica (PLO) sobre el asunto, que recoge con detalle cómo sería esta práctica si el Parlamento diera el visto bueno a su aprobación. 

Según explica a EL ESPAÑOL Javier Padilla, médico de familia y asesor de la portavoz de Sanidad del grupo, Marta Sibina, la propuesta se ha elaborado por 16 personas de distintos ámbitos -desde el Derecho a la Bioética- durante dos meses y el resultado ha sido "tremendamente garantista".

Si bien no es la primera vez que se presenta una PLO sobre este asunto -la última por Izquierda Unida en enero de 2012- la de Unidos Podemos es mucho más completa. Padilla confía en que, ésta vez sí, la eutanasia se convierta en una realidad en España, como sucede en los países del BENELUX (Bélgica, Holanda y Luxemburgo) y en varios estados de EEUU, entre otros.

Para ello, se basa en datos de distintas encuestas sobre el apoyo de la eutanasia por parte de los españoles. Un estudio del CIS del 2009 revelaba que el 58,5% de los españoles contestaba "sí, con toda seguridad" a la pregunta "¿Cree usted que en España debería regularse por Ley la Eutanasia?". En 2011, una encuesta del mismo organismo elevaba el porcentaje al 77,5% aunque la pregunta se refería a la muerte digna y no incluía exactamente el término eutanasia.

El dato más reciente lo aporta una encuesta de IPSOS-The Economist para 15 países europeos, en la que un 78% de los españoles se mostraban a favor de la legalización de la muerte asistida por médicos. "Ahí tiene que haber votantes de todos los partidos", resalta Padilla. 

A efectos prácticos

Pero, ¿cómo sería la eutanasia si la propuesta de Unidos Podemos saliera adelante? El documento lo deja muy claro. La persona que la solicitara tendría que formular su petición de manera "libre, informada, inequívoca y reiterada" y hacerlo dos veces: se repetirá de manera general en "al menos dos ocasiones con una separación de 15 días", aunque este periodo podrá variar "si la muerte de la persona o la pérdida de su capacidad para prestar consentimiento informado son inminentes".

Antes de decidir poner fin a su vida con la ayuda de un médico, el paciente ha de haber recibido información de "todas las alternativas de tratamiento existentes" y de los recursos disponibles en el ámbito sanitario.

La demanda de eutanasia se hará por escrito y se firmará en presencia del médico responsable y deberá quedar archivada en la historia clínica del paciente.

Dos médicos tendrán que autorizar la eutanasia: el que la practique y un consultor independiente "competente en el ámbito de las patologías padecidas por el paciente", que tendrá que realizar un informe.

La Ley recoge también la objeción de conciencia, aunque ésta nunca deberá resultar en la limitación del derecho de la persona a recibirla.

Aplicación autonómica

Padilla explica a este diario que la regulación de la aplicación concreta de la eutanasia entraría en el ámbito autonómico. Los servicios de salud de cada comunidad deberán en menos de tres meses elaborar un plan que especifique la manera de prestar y garantizar el acceso a la muerte asistida. 

El médico señala que, por ejemplo, las distintas regiones tendrán que decidir qué médicos ejercerán la prestación. "Pueden ser médicos de familia, intensivistas...", apunta.

También habría qué decidir con qué medios se acabaría con la vida del paciente. "Está establecido en distintos protocolos, pero no tiene por qué ser uniforme", comenta Padilla. Es lo mismo que ocurre con la Ley de Aborto, añade. En cualquier caso, la aplicación de los fármacos utilizados podría ser por vía oral yo endovenosa. 

Padilla comenta que el país en el que más se han fijado a la hora de elaborar su propuesta de Ley es Bélgica. "Es la que creemos que la población tolera más", apunta el médico. 

Reacciones

La reacciones a la PLO no se han hecho esperar, sobre todo en Twitter, donde se ha convertido en tendencia. El grupo del PSOE en el senado ironizaban con este mensaje: "Algunos en el PSOE llevamos tiempo con esto ¿verdad, José Martínez Olmos?", a pesar de que el senador que mencionan pidió al Gobierno que presentara en las Cortes Generales un Proyecto de Ley de muerte digna y apeló a no confundir este concepto con la eutanasia.