En cosa de unos años, el aguacate ha pasado de ser un auténtico desconocido en España a un imprescindible en todas las cocinas del país. Seguro que también uno de los más fotografiados en redes sociales. No obstante, este fruto tropical, originario de México, Colombia y Venezuela, requiere temperaturas muy cálidas para su desarrollo y, en consecuencia, se cultiva muy poco en la península. La zona de mayor producción es Málaga, en la comarca de la Axarquía, aunque se importan de Latinoamérica durante todo el año. Este mes es temporada de aguacates en nuestro país. Un truco para saber si están en su punto: quitarle el botón superior y mirar el color del fruto. "Si es verde, aún está duro. Si es marrón, está pasado. Si es amarillo, ¡está perfecto!", explican desde soydetemporada.es

Noticias relacionadas

Y es que esta fruta es uno de esos alimentos con los que cuesta atinar en cuanto a su punto óptimo. Si nos equivocamos puede que la pieza acabe en la basura o que haya que esperar días para poder comerla. Si aún no ha madurado, puede que esté más dura que una piedra. Por otro lado, si se ha madurado demasiado habrá zonas que se hayan empezado a oscurecer, lo que resultará desagradable, al menos para la vista. Para sortear estas situaciones hay algunos trucos. Como señaló EL ESPAÑOL en este texto, hay algunas fórmulas para conseguir que esta fruta madure rápidamente o en unos días, en función de las prisas. En esta ocasión nos ocuparemos de aquellos que demasiado maduros. Si no se van a utilizar pronto, hay un truco para evitar que acaben desaprovechados.

Según señala en su perfil de Instagram Too Good To Go, la aplicación recién aterrizada en España que busca evitar el desperdicio de alimentos (una de las principales fuentes de contaminación ambiental del mundo), los aguacates muy maduros no tienen porqué acabar en el cubo de la basura. Su estrategia: triturar el fruto, añadir un poco de zumo de limón (un antioxidante que sirve para ralentizar el proceso de ennegrecimiento del aguacate) y después congelar. Cuando se quiera utilizar, bastará con descongelarlo 30 minutos antes a temperatura ambiente. "Recuerda que la textura no será exactamente la misma una vez los descongeles, pero seguirán estando deliciosos en batidos, para salsas caseras como el guacamole", señalan. 

Beneficios del aguacate

Además de que no sale nada barato, de las consecuencias ambientales que supone el desperdicio de comida, hay otro factor para evitar sí o sí su mal aprovechamiento: se trata de un alimento realmente interesante para nuestra salud. Según explican desde la Fundación Española de Nutrición, el contenido de agua del aguacate es inferior al de la mayoría de las frutas, mientras que el aporte de lípidos es muy superior, lo que hace que aumente su valor calórico. Pero esto no quiere decir que engorde. El consumo de frutas y verduras, en general, incluido el aguacate, no está asociado con el aumento de peso, sino todo lo contrario, ayudan en la pérdida.

Como no se cansan de repetir los nutricionistas, no hay que obsesionarse contando calorías. Es más importante la calidad y la procedencia de estas que el número. En este caso, estamos de suerte. El valor calórico del aguacate se debe a sus grasas, que son insaturadas, o sea saludables. Además destaca su elevado contenido en ácido oleico, un ácido graso monoinsaturado que reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. 

O sea, que además de no engordar es bueno para nuestra salud. Así concluye este estudio de 2019, publicado en la revista Nutrients: "los aguacates contienen nutrientes y compuestos bioactivos que pueden ayudar a reducir el riesgo de sobrepeso". Además, a diferencia de muchas frutas, el aguacate también es fuente de vitamina E, un potente antioxidante. También aporta vitamina C y vitamina B6. En cuanto a los minerales, hay que destacar el contenido en potasio.

Con todo esto, ya sea en forma de guacamole, como ingrediente principal del desayuno o integrado en un fresquísimo tartar de salmón para la cena, se puede comer este alimento a diario sin problema, siempre en el contexto de una dieta sana y equilibrada, según los nutricionistas. Los frutos secos y el aceite de oliva, también alimentos ricos en grasas saludables, otras opciones saludables para consumir este tipo de nutrientes.