Al aguacate le ocurre como en su momento le ocurrió a la cebolla caramelizada: ha invadido la gastronomía española y no hay carta de bar o restaurante que no lo incluya en alguno de sus platos. Esta fruta tropical es desde hace algún tiempo uno de los alimentos de moda allende los mares y ha acabado colándose en los hogares españoles para dar lustre a ensaladas y recetas varias. Sus beneficios para la salud son numerosos. Así, no es de extrañar que su consumo en España se haya elevado en los últimos tiempos hasta los 74 millones de unidades al año. 

Noticias relacionadas

Lo que no mucha gente sabe es que el aguacate, también conocido como el 'oro verde', es una fruta que se cultiva en España, principalmente en la provincia de Málaga, y que gracias a ello nuestro país se ha convertido en el mayor exportador de Europa. Hace apenas unas semanas Mercadona anunciaba que, fruto del éxito de esta fruta en sus supermercados, iba a comprar 7.100 toneladas de aguacate de origen nacional para la campaña de 2020, un 30% más que en 2019. 

El aguacate es, al contrario que la mayoría de las frutas, un alimento con una importante densidad calórica porque es rico en grasas. Sin embargo, se trata de grasas del tipo insaturado (ácidos grasos monoinsaturados más concretamente), que contribuyen a controlar nuestro colesterol entre otros beneficios para nuestro organismo. Así, 100 gramos de aguacate pueden llegar a aportar a nuestro organismo alrededor de 160 calorías, una cantidad que se encuentra muy por encima de las 21 que nos aporta una sandía o las 41 de un melocotón.

¿Esto quiere decir que los aguacates engordan? ¿Todos los alimentos que son ricos en grasa están relacionados con el aumento de peso? No. Las cosas no son tan fáciles. De hecho, los nutricionistas están hartos de repetir que es más importante la calidad y la procedencia de las calorías que nos metemos entre pecho y espalda que el número de las mismas. De hecho, un puñado de nueces puede tener más calorías que un Bollycao, pero el segundo engorda (y perjudica nuestra salud) y las primeras son un factor de protección contra el sobrepeso. 

Con el aguacate ocurre exactamente lo mismo. Para empezar, el consumo de frutas (en general) no está asociado con el aumento de peso. De hecho, distintos estudios han demostrado que las frutas y las verduras ayudan a adelgazar en mayor medida que cualquier otro alimento. Así, los científicos también han analizado qué es lo que ocurre en los seres humanos cuando comemos aguacate. La amplia mayoría de los estudios apunta que el aguacate no sólo no engorda, sino que, como el resto de frutas, también ayuda en la pérdida de peso, de ahí que a menudo se incluyan en las dietas de muchos sujetos. 

Así influye en tu peso

¿En qué medida influye la ingesta de aguacate en nuestro perímetro abdominal o en el índice de masa corporal? Veamos. Uno de los últimos trabajos, realizado sobre una cohorte de alrededor de 55.000 sujetos de Estados Unidos y Canadá, fue publicado el pasado año en la revista Nutrients. "Los consumidores de aguacate que tenían un peso normal al inicio del estudio ganaron significativamente menos peso que los no consumidores", escriben los investigadores en el trabajo, en el que además se señala que "el consumo habitual de aguacates puede reducir el aumento de peso en los adultos".

Así, otro trabajo publicado en 2019 sobre el consumo aguacate Hass como parte de una dieta de pérdida de peso también confirmaba este extremo: "El consumo diario de aguacate Hass como parte de una dieta hipocalórica contribuye a la pérdida de peso". 

No son ni mucho menos las únicas investigaciones que han ahondado en los beneficios de esta fruta tropical para la salud. Ya en 2013, investigadores norteamericanos intentaron conocer cuáles eran los efectos del consumo de aguacates en la calidad general de la dieta y el papel que juega en el riesgo de padecer síndrome metabólico. Las conclusiones también fueron meridianamente claras: "El consumo de aguacate se asocia con una mejor calidad general de la dieta, ingesta de nutrientes y un menor riesgo de síndrome metabólico. Los dietistas deben ser conscientes de las asociaciones beneficiosas entre la ingesta de aguacate, la dieta y la salud al hacer recomendaciones dietéticas". 

Ante la creencia extendida de que el aguacate engorda, se han llegado a realizar estudios sobre cómo influye la ingesta diaria de esta fruta. Los resultados, publicados este mismo año en la revista Journal of Nutrition, apuntan no sólo que no es perjudicial, sino que facilita que los niveles de LDL (o colesterol malo) desciendan en personas obesas. Así, no es de extrañar que el consumo de aguacate vaya in crescendo con el paso del tiempo. Además, sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, procedentes de la vitamina E y la avocatina B que aporta a nuestro organismo, hacen de él un alimento con un perfil nutricional excelente. Parafraseando el refrán, que las grasas y las calorías de un alimento saludable no te impidan ver el bosque.