Presentación de la nueva pizza de Mercadona

Presentación de la nueva pizza de Mercadona

Nutrición Dieta vegana

Esta es la pizza vegana congelada que arrasa en Mercadona

La empresa española está sacando nuevos productos destinados a veganos y la pizza no es una excepción. 

Noticias relacionadas

Después de mucho esperar, Mercadona ha atendido a las peticiones de los veganos y ha lanzado una pizza vegana con su marca Hacendado, que se caracteriza porque tanto su masa como sus ingredientes son 100% vegetales.

Aunque la población vegana en España es una verdadera minoría (solo un 7,8% se define como veggie -concepto que engloba a vegetarianos y veganos-), el lanzamiento de este tipo de alimentos se puede achacar al boom vegano de los últimos años, que hace hace atractivos para personas con otros tipos de dietas los productos sin derivados animales.

La nueva pizza se puede encontrar en su sección de congelados bajo el nombre pizza Vegan Rucula & Tomate Seco. La pizza tiene un peso de 400 gramos y se presenta en una caja con una sola unidad. Su precio es de 2,95 euros y destaca por estar precocida en horno de leña, producida en Italia y elaborada con queso vegano.

Se diferencia de otras que se encuentran en el mercado por sus falsas tiras de pollo hechas con proteína de soja. Las proteínas vegetales, como las que contiene la soja, reducen el colesterol y con ello pueden disminuir hasta un 30% el riesgo de sufrir dolencias cardiovasculares.

A pesar de tratarse de un buen producto hay que recordar que es un ultraprocesado y que lleva 724 calorías, por lo que se recomienda comer solo de vez en cuando. Sin embargo, la mejor opción es preparar tu propia pizza casera que siempre será mucho más sana.

El nuevo producto estrella de Mercadona está compuesto por los siguientes ingredientes: harina de trigo blando, tiras naturales preparadas 11% [agua, concentrado de proteína de soja, aceite de girasol, sal, aroma, especias (paprika, pimienta, jengibre, nuez moscada, macis, cardamomo)], salsa de tomate, pulpa de tomate, preparado vegetal 10% (agua, almidón modificado de maíz y patata, aceite de coco, proteína vegetal, sal, fibra vegetal, saborizantes, estabilizador: goma tara; colorante: carbonato de calcio, b-caroteno; conservante: ácido sórbico; vitamina B12), agua, tomate semideshidratado 7,5%, rúcula 2,5%, aceite de semillas de girasol, aceite de oliva virgen extra, sal, pan rallado sazonado [pan rallado (harina de trigo, harina de trigo malteada, aceite de colza, aceite de semillas de girasol, levadura, dextrosa, sal), aceite de oliva virgen extra, cebolla, ajo, romero, perejil, tomillo, sal, olivas negras], levadura, azúcar, aceite de oliva, tomillo, ajo, cebolla, perejil, orégano, pimienta negra y albahaca.

En la etiqueta se menciona también que “puede contener leche, pescado, moluscos, crustáceos, apio, mostaza, altramuces y sulfitos” por lo que debido a este riesgo mínimo de contaminación, la pizza no tiene certificación vegana (una forma de saber con certeza si un producto está exento de ingredientes de origen animal) . No obstante usa ingredientes vegetales.

A muchos usuarios de Twitter parece haberles convencido:

Si aún no te convence, en el mercado existen diferentes alternativas. En primer lugar, las pizzas veganas de Lidl (también congeladas): Bruschetta y Verdura, con su correspondiente certificación vegana. Por último, las pizzas Heura, de buena calidad y con falsas tiras de pollo a un precio bastante más elevado que la de Mercadona.

¿Qué es el veganismo?

A pesar de que estos productos se están multiplicando en los supermercados españoles muchos aún no tienen claro lo que es el veganismo. Mucha gente piensa erróneamente que se trata únicamente de una dieta, pero se trata de una forma de entender la vida que rechaza cualquier tipo de explotación animal. 

Muchas personas no saben diferenciar entre veganos y vegetarianos. Son dos tipos de alimentación completamente diferentes, con puntos en común. En la dieta vegetariana se eliminan los productos animales (carnes, pescados y mariscos), pero no los de origen animal, como la miel, los huevos o la leche.

Por su parte, el veganismo va más allá de la dieta. Es una forma de vida en la que se incluyen ciertas pautas alimenticias, pero también se rechazan los alimentos fruto de la explotación animal como los huevos, la miel o la leche.

[Más información: De las hamburguesas a los cereales: el peligro desconocido del consumo de ultraprocesados]