Los flamencos pasan gran parte del tiempo con amigos cercanos en grupos de hasta cuatro o cinco.

Los flamencos pasan gran parte del tiempo con "amigos" cercanos en grupos de hasta cuatro o cinco. Pixabay

Medio ambiente

Éste es el sorprendente comportamiento de los flamencos que los hace parecidos a los humanos

Un nuevo estudio desvela que estas aves a menudo prefieren pasar el tiempo con "amigos" cercanos dentro de un grupo íntimo.

19 abril, 2020 02:24

Noticias relacionadas

La imagen de multitud de flamencos reunidos para formar una enorme nube rosada puede ser una de las maravillas del mundo natural pero, según sugiere una nueva investigación, dentro de estas vastas congregaciones, las aves forman grupos de amigos íntimos y duraderos.

Un estudio de cinco años sobre bandadas cautivas en Gloucestershire (Inglaterra), publicado en la revista Behavioral Processes, descubrió que los flamencos, conocidos por ser muy sociables como parte de una gran bandada, a menudo prefieren pasar el tiempo con "amigos" cercanos dentro de su grupo de hasta cuatro o cinco.

La investigación apunta que algunos de estos grupos de amigos parecen evitar a otros con los que no se llevan bien. Aunque no se detectaron flamencos solitarios, alguno de ellos, denominados "mariposas sociales" por los investigadores, revoloteaban de un grupo a otro.

Desde hace tiempo se sabe que las reuniones de flamencos en la naturaleza, que pueden sumar hasta dos millones de ejemplares, son estructuras sociales complejas. También se sabe que estas aves tienen características individuales muy diferentes.

Algunos son molestos y agresivos, se abren camino en medio de las mejores áreas de alimentación, mientras que otros son más silenciosos, se alimentan en la orillas y tratan de no interponerse en el camino de otros flamencos. Pero hay muchos misterios, entre ellos cuánto tiempo se mantienen juntas las parejas. 

Amistades duraderas

Los científicos de la Universidad de Exeter para elaborar esta investigación estudiaron alrededor de 350 aves, de cuatro especies, en la reserva de humedales WWT Slimbridge, en Gloucestershire. Aunque no han podido determinar por cuánto tiempo se aparean las parejas, pero sí detectaron amistades consistentes.

"Nuestros resultados indican que las sociedades de flamencos están formadas por amistades de larga duración en lugar de conexiones sueltas y aleatorias", señala Paul Rose, autor del estudio y zoólogo. "Los flamencos no solo encuentran una pareja y pasan su tiempo con ella. Vemos parejas de machos o hembras que eligen pasar el rato entre ellos, vemos tríos y cuartetos que están juntos regularmente", añade. 

Según el investigador, los flamencos tienen una vida larga, algunas de las aves estudiadas llevan en la reserva en Slimbridge desde la década de 1960, y sus amistades son estables durante años. "Parece que, como los humanos, los flamencos forman lazos sociales", señala. 

Un comportamiento muy humano

Para estudiar el comportamiento de las aves, se les puso un anillo identificativo y se les fotografió entre tres y cuatro veces al día para determinar cuáles se mantenían juntas. Los grupos identificados contaban de entre dos a cinco ejemplares, y había tanto machos y hembras. También se descubrió que las estaciones afectaron a las interacciones sociales, con más lazos en primavera y verano, cuando las aves se reproducen. 

Los investigadores examinaron bandadas de flamencos caribeños, chilenos, andinos y menores entre 2012 y 2016. El tamaño de las bandadas varió de poco más de 20 a más de 140, y los investigadores descubrieron que las grandes contenían el nivel más alto de interacciones sociales. 

Según Rose, permanecer juntos en grupos más pequeños podría servir para encontrar comida, estar atentos a los depredadores y saber cuándo toda la bandada está a punto de moverse. Él cree que las agrupaciones identificadas en cautividad también se producen en la naturaleza, por lo que conocer estas relaciones podría ayudar al trabajo de conservación.

De forma más inmediata, estos hallazgos pueden servir para saber cómo cuidar a los flamencos en cautiverio. "Al mover las aves de un zoológico a otro, debemos tener cuidado de no separar a los flamencos que están estrechamente unidos entre sí", dijo el zoólogo.