Montaje con el proceso de eclipse lunar y 'luna de sangre' del pasado enero.

Montaje con el proceso de eclipse lunar y 'luna de sangre' del pasado enero. Gtres.

Investigación Astronomía

'Alerta roja' astronómica: llega el eclipse lunar más largo del siglo XXI con su 'Luna de Sangre'

Noticias relacionadas

El eclipse lunar más largo del siglo XXI, con una totalidad de 102 minutos, se podrá observar el próximo 27 de julio y el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) lo transmitirá en directo desde Namibia a través del canal sky-live.tv.

La retransmisión en directo de este eclipse total de Luna se realizar con la colaboración del proyecto europeo STARS4ALL y del Observatorio de altas energías HESS, ha informado el IAC por medio de un comunicado.

Los eclipses lunares ocurren cuando el satélite terrestre pasa por la sombra de la Tierra, lo que no sucede todos los meses, porque la órbita de la Luna está inclinada con respecto a la de la Tierra-Sol (eclíptica).

Así se ve el Universo desde la butaca del Planetario de Madrid Jorge Barreno

A diferencia de los eclipses solares, los lunares son visibles desde cualquier lugar del mundo una vez que la Luna está sobre el horizonte en el momento del eclipse, ha explicado el Instituto de Astrofísica de Canarias. El 27 de julio de este año se producirá un eclipse total de Luna con el máximo centrado en el Océano Índico según datos proporcionados por la NASA.

La fase de totalidad del eclipse durará 1 hora y 42 minutos, con lo que será el más largo del siglo XXI, comenzado a las 19:30 horas UT (siglas en inglés de Tiempo Universal) a la que se debe sumar una hora en el caso de Canarias y dos en la Europa continental, y finalizando a las 21:13 horas UT. En la Península y Baleares, por tanto, podrá contemplarse a partir de las 21:30h.

Solo veremos la 'Luna de Sangre'

Desde el África oriental podrá observarse el eclipse en su totalidad, y desde Europa occidental (España, Portugal, Reino Unido, Francia o Italia) solo podrá observarse la segunda parte del eclipse con la Luna amaneciendo en el horizonte este. Durante la totalidad, se podrá comprobar que la Luna no desaparece de la vista sino que adquiere una tonalidad rojiza.

La atmósfera de la Tierra, que se extiende unos 80 kilómetros más allá del diámetro de nuestro planeta, actúa como una lente que desvía la luz del Sol. Al tiempo, filtra eficazmente sus componentes azules y deja pasar solo la luz roja que será reflejada por el satélite. Así, la Luna adquiere el resplandor cobrizo tan característico, agrega el IAC.

Habrá que esperar otros seis meses para repetir la experiencia, en enero de 2019, comenta en el comunicado Miquel Serra-Ricart, astrónomo del IAC. Añade que en el directo que se hará desde Namibia la oscuridad producida por el eclipse permitirá descubrir objetos solo visibles desde los cielos australes, como las Nubes de Magallanes.