Imagen desde la vía láctea tomada desde la Tierra.

Imagen desde la vía láctea tomada desde la Tierra. Pixabay

Investigación Astronomía

La paradoja de Fermi: ¿por qué aún no se ha detectado vida extraterrestre?

El científico italiano señaló que el conocimiento humano o las observaciones sobre la galaxia son incorrectas o incompletas. 

Según algunas estimaciones, solamente en la galaxia en la que está ubicado el sistema solar -la vía láctea- habría más de 200.000 millones de estrellas, en las se encontrarían, al menos, 100.000 millones de planetas. Con tal volumen de cuerpos celestes, no sería de extrañar que, al menos en uno de ellos, se dieran las condiciones necesarias para que hubiese surgido la vida.

Sin embargo, a pesar de que a lo largo de la historia se ha intentado establecer contacto con otras civilizaciones, hasta ahora los resultados han sido nulos. Esta realidad llevó al científico italiano Enrico Ferni a formular su paradoja: "la creencia común de que el Universo posee numerosas civilizaciones avanzadas tecnológicamente, combinada con nuestras observaciones que sugieren todo lo contrario, es paradójica, sugiriendo que nuestro conocimiento o nuestras observaciones son defectuosas o incompletas".

Su afirmación contradice los argumentos que defienden que es muy probable que haya vida extraterrestre. De esta forma, niega que los cálculos hechos hasta la fecha sobre la posibilidad de que haya vida en planetas cercanos sean acertados, ya que de ser así, ya se habrían encontrado esos lugares habitados.

Sin embargo, hay otras teorías que dan validez a las estimaciones y contradicen a la paradoja de la vida de Ferni, intentando dar una explicación sobre por qué no se han encontrado pruebas de vida en otros planetas.

Existen y utilizan señales encriptadas

Esta teoría fue formulada por Edward Snowden, el ex-empleado de la CIA famoso por filtrar información sobre el espionaje llevado a cabo por la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

En un programa de radio en el que participó junto con el astrofísico y divulgador científico Neil deGrasse Tyson, Snowden afirmó que "lo que estamos escuchando -que podría ser un show de televisión alienígena, o una llamada telefónica, o un mensaje de GPS, lo que sea- es imposible para nosotros diferenciarlo de la radiación de fondo de microondas".

Lo que quiere decir es que el universo desprende multitud de ondas y, entre ellas, alguna civilización podría haber camuflado sus comunicaciones para que otras, como la terrícola, no pudiese identificarlas.

Hay vida inteligente, pero no desarrollada

Algunos científicos creen que en la actualidad puede haber vida inteligente en otros planetas que no se haya desarrollado tanto como los habitantes de la Tierra. Según esta hipótesis, los habitantes de estos cuerpos celestes estarían a niveles similares de avance tecnológico como en la Edad Media en el globo terráqueo.

Este desarrollo les permitiría sobrevivir y, cada vez más, avanzar de forma similar a como lo han hecho los terrícolas. Sin embargo, la tecnología conocida no sería suficiente como para comunicarse mediante ondas que fuesen detectables.

Existen y se intentan comunicar, pero son indetectables

Las formas actuales de comunicación se deben, en su mayoría, a estupendas casualidades. Para que se inventase el telégrafo, el teléfono o internet, se dio la situación de que personas concretas estuvieran en el sitio correcto y en un momento determinado tuvieran la idea decisiva para hacer tales avances.

Seguramente, si estas personas no hubieran existido, otras tecnologías similares pero a la vez diferentes habrían tomado su lugar. Por ejemplo, un sistema de comunicación basado en el entrelazamiento cuántico, un método que utiliza el entrelazamiento de fotones.

Según las teorías de algunos científicos, este podría ser uno de los sistemas que utilizaran los habitantes de otros planetas extraterrestres. Por una cuestión de incompatibilidad, si esta hipótesis fuera cierta, no sería posible detectar sus comunicaciones, ni que ellos detectaran las que salen de la Tierra.

La baja disponibilidad de recursos limita a todas las sociedades

De la misma forma que en la Tierra la crisis del petróleo, el calentamiento global o la sobrepoblación pueden limitar el crecimiento y desarrollo de la humanidad, en otros planetas ocurriría lo mismo.

Esta teoría fue formulada por Jacob Haqq-Misra y Seth Baum, dos investigadores de la Universidad Estatal de Pensilvania. Mientras que Enrico Fermi pensaba que el resto de civilizaciones podrían haberse exterminado a ellas mismas mediante armas, los científicos estadounidenses creen que los recursos finitos de cada planeta pueden frenar el crecimiento exponencial que permitiría en un momento determinado propiciar un contacto entre civilizaciones.

Baum y Haqq-Misra piensan que todas las civilizaciones que presuntamente hay en el espacio están intentando, igual que la terrestre, establecer contacto con el resto. Sin embargo, debido a que el progreso es muy lento y las distancias son muy grandes esta meta nunca sería posible.