Ciencia Prejuicios

Estas son las personas más aburridas que existen: así son sus características según la ciencia

Procesadores de datos, personas que ven mucho la televisión o que duermen mucho suelen ser consideradas más tediosas.

29 marzo, 2022 12:32

Noticias relacionadas

El filósofo Walter Benjamin llegó a definir el aburrimiento como "el pájaro de ensueño que incuba el huevo de la experiencia". El alemán lo que pretendía era hacer una oda al aburrimiento, pero, por muy bonito que lo quisiera pintar, lo cierto es que la mayoría de personas a lo que aspiran es a ser el 'alma de la fiesta' o, al menos, a intentar no ser un 'mueble'

Ahora, un estudio llevado a cabo por profesionales de la Universidad de Essex (Reino Unido) ha logrado poner nombre a las características que hacen que una persona sea aburrida, o al menos, que sea percibida como tal. Atención procesadores de datos, creyentes o adictos a dormir, porque estáis en la lista. 

La investigación se llevó a cabo en dos fases. Primero, se pidió a los participantes que hiciesen varios listados con cosas que consideren aburridas. Cada uno de esos listados correspondía a una categoría diferente, características personales, trabajos y aficiones. La segunda fase consistía en cuantificar del 1 al 7, cuando 1 es nada aburrido y 7 extremadamente aburrido, cómo de aburrido consideraban aquello por lo que se les estaba preguntando. 

Con una media de 5,83 la característica personal que consideraron más aburrida los entrevistados era si la persona era 'seca', es decir, alguien parco en palabras o no muy dado a dar conversación. Gente sin intereses, sin sentido del humor o sin opiniones propias también eran percibidas con notas muy altas dentro de la medición del aburrimiento. 

Mientras, respecto a las profesiones, la más aburrida resultó ser 'procesador de datos', con una valoración de 5,13. Le siguen aquellos que se dedican a la contabilidad, consultor de impuestos o agente de seguros. Vaya, que el trabajo administrativo de oficina no es de lo más excitante para los entrevistados.

Por último, entre las aficiones más aburridas, se lleva la palma el dormir mucho, con una puntuación de 5,25. Ir a la Iglesia, ver la televisión o ser un aficionado a los estudios de hormigas o aves tampoco se consideraban equivalentes de ser el alma de la fiesta.

Consecuencias para la salud

Wijnand Van Tilburg, psicólogo social y autor principal de la investigación, explicaba que la intención de su trabajo era evidenciar que la percepción de ser una persona aburrida puede ser una construcción social y no una realidad. Es decir, si una persona a la que acabas de conocer te dice que es procesador de datos, inconscientemente puedes pensar que es una persona aburrida, cuando no tiene por qué haber una relación entre personalidad y profesión

Según el experto, sus datos demuestran los prejuicios que existen a la hora de valorar a otras personas. "Las percepciones pueden cambiar, pero es posible que el interesado no se tome un tiempo para hablar con aquellas personas que tienen trabajos y/o pasatiempos catalogados como aburridos, por lo que intentarán evitarlos", sentencia.

Según él, esto puede llegar a tener consecuencias en la salud de esas personas, ya que, si esa premisa de 'uy, administrativo, aburrido' se repite, pueden estar abocadas a un mayor sentimiento de soledad. "El hecho de que se les evite puede conducir al ostracismo social y aumentar la soledad, lo que tiene un impacto negativo en sus vidas", señala.

No obstante, la conclusión del investigador que relaciona el aburrimiento con la soledad es una hipótesis y se tendría que analizar la correlación entre ser considerado aburrido y soledad. Lo que sí es cierto es que hay evidencia científica entre la soledad y consecuencias negativas en la salud. 

En 2013, una investigación relacionó el sentimiento de soledad con unos mayores niveles de inflamación y de hormonas del estrés, lo que incrementa el riesgo de sufrir un ataque cardíaco y otras enfermedades como artritis, diabetes tipo 2, demencia, ansiedad y/o depresión, que en los peores casos podía llevar al suicidio.

Además, dicho estudio sí conseguía enlazar el sentimiento de soledad con una característica, el ser mayor. Según sus datos, tomados de una muestra de 1600 participantes, el 43% de los ancianos afirmaban sentirse solos.

Aburrimiento y creatividad

Volviendo al tema del aburrimiento, lo más parecido que existe a la investigación citada es un estudio de 1986 que se basó en el mismo método para encontrar cuáles son las características de una persona aburrida. En este caso, el primer puesto de la enumeración se lo llevaba ser un ególatra, algo que los investigadores definieron como "ser negativo y quejarse continuamente sobre los problemas de uno y mostrar cero interés por los demás". 

La banalidad, es decir, hablar de cosas triviales o superficiales, o mostrar una baja afectividad eran otras de las características que hacían que una persona sea considerada más aburrida.

No obstante, ojo, que ser aburrido lo mismo no es algo tan malo. Hay una corriente que apunta a que el aburrimiento puede ser fuente de creatividad. Así lo aseveraba una investigación de la revista Academy of Management Discoveries en el que varios sujetos fueron sometidos a tareas tediosas, como clasificar judías en función de su color.

Más tarde, se pidió a este grupo y a otro que no había realizado dicha tarea que inventaran excusas para llegar tarde. Al parecer, aquellos que habían sido sometidos a una actividad aburrida, eran capaces de ser mucho más creativos. Por algo sería aquello de Walter Benjamin.