Agujeros en la parte inferior de una camiseta causados por el desgaste.

Agujeros en la parte inferior de una camiseta causados por el desgaste.

Ciencia Curiosidades

Por qué aparecen agujeros en las camisetas: estas son las cinco razones

¿Alguna vez has comprado una camiseta y, semanas después, has encontrado un orificio cerca de la parte inferior que no venía cuando lo compraste? Es uno de los grandes misterios de la moda, como por qué tienes un pequeño bolsillo pequeño en el bolsillo principal de tus vaqueros. Este es uno de los grandes problemas que viven los compradores en silencio. O no tan en silencio, en las web de consultas, miles de usuarios formulan la misma pregunta y otros tantos dan respuestas aleatorias. Nosotros tenemos la respuesta, o mejor, dicho, cinco

Desgaste

Los generadores principales de esos horribles y pequeños agujeros son nuestros pantalones: las hebillas, botones, tachuelas y cremalleras crean una abrasión constante, que a la larga, desgasta la tela. Esto pasa, por ejemplo, a la hora de limpiar. Nos pasamos horas y horas agachados, sin darnos cuenta de que nuestras caderas se frotan con regularidad contra la superficie de la cocina causando un desgaste excesivo en el tejido de la camiseta. Y no solo es ese caso. Si nos metemos la camiseta por dentro, esta rozara contra el cinturón, los botones o la cremallera, y más ahora, que se ha vuelto a poner de moda el talle alto. 

Lavandería

El momento de la colada es duro, no solo se trata de meter un montón de ropa en el tambor, también hay que separarla por colores y atendiendo a los tejidos, ya que hay algunos más delicados que otros. Los sujetadores, los cinturones o las cremalleras pueden suponer un problema si se abren en la máquina. Es por ello que se recomienda lavar los sujetadores envueltos en una bolsa y clasificar las prendas en con o sin botones, hebillas y ganchos, para evitar que puedan dañar al resto de prendas. 

Mala calidad

En un 80% de los casos, la tendencia a que se hagan orificios en la camiseta está relacionada con la calidad del tejido. Las fibras finas, la producción barata y los procesos agresivos de teñido o blanqueo afectan a la durabilidad del producto. El precio de algunos productos sí es sinónimo de la calidad. Es decir, no pagas solo la marca, sino el material empleado es su fabricación. No todas las prendas de algodón son iguales, este tejido también cuenta con distintas calidades.

Para averiguar si la tela es buena o mala, podemos agarrarla con las dos manos y estirarla hacia lados opuestos. El hilo aún debe mantener la tela unida firmemente. Si la pelusa comienza a salir a la superficie o se forman hilos sueltos al frotar suavemente la tela entre los dedos, esto podría ser un signo de mala calidad. La fricción constante en la lavadora o el hecho de ponerse y quitarse los artículos con frecuencia es suficiente para desgastar las camisetas. 

Lavadora

Muchos agujeros en las blusas y camisetas a menudo aparecen después del lavado. Generalmente, es la lavadora la que tiene la culpa. Los botones, remaches y sujetadores pueden dañar o quedar atrapados en el tambor de la máquina. Para evitar el ruido, gire la ropa al revés o use bolsas de lavado. Además, revise que todos los componentes del tambor estén en su sitio para que no puedan dañar los tejidos. Los agujeros también pueden atribuirse a la expansión y contracción de las fibras cuando se sumergen en agua tibia. 

Las polillas

Siempre se ha dicho que las polillas no son tan inofensivas como pensamos. Al menos, para nuestras prendas. Podemos encontrarlas en diferentes tamaños y colores. Los insectos adultos no comen, por lo que no dañan la ropa. Sin embargo, son peligrosos porque ponen un montón de huevos, de los cuales aparecen larvas voraces. Los adultos solo molestan con su vuelo a la gente. Las larvas necesitan material natural como el algodón para alimentarse y crecer.

Los orificios que crea este insecto no son sencillos de distinguir de los anteriormente mencionados. En general podemos decir que son más irregulares. Lo mejor para prevenir su aparición es emplear aerosoles y repelentes. No obstante, si las polillas son las culpables, debe lavar toda su ropa y limpiar las paredes internas de su armario. Alternativamente, puede congelar la ropa para matar a las larvas. La lavanda o una barra de jabón colocada en el armario también mantienen alejadas a las plagas.