Una camada de cachorros de cocker spaniel.

Una camada de cachorros de cocker spaniel. Gtres.

Ciencia Mascotas

Esta es la razón por la que hay tantas razas de perros diferentes

Golden Retriever, Border Collie, Galgo...Hay más de 500 razas de perros reconocidas en el mundo con una infinidad de colores, tamaños, comportamientos y pelajes. Los perros son los mamíferos más diversos del planeta. Pero, ¿Por qué hay tantas razas? La principal causa es el ser humano. Los hombres los hemos criado de distintas maneras y hemos conseguido que se creen nuevas razas con características específicas.

Según explica a la BBC Peter Savolainen, genetista evolutivo del Laboratorio de Ciencias de la Vida en Solna, "todos concuerdan con que los perros descienden de los lobos". Además, añade que todavía lo que no queda claro es "en qué lugar del mundo ocurrió". Según explica, los expertos coinciden en que debió haber sucedido hace unos 13.000 y 33.000 años, momento en el que los ancestros de los perros modernos se separaron de los lobos. "Eso no quiere decir necesariamente que los perros domésticos se originasen en esa época. Pudo haber sido una división entre dos poblaciones de lobos, y una de ellas pudo haberse convertido más tarde en perros domesticados", explica el investigador y entrenador canino.

Según los expertos, los lobos se fueron domesticando a sí mismos al acercarse a los seres humanos para hacerse con la comida que estos dejaban. Aquellos que les tenían menos miedo a los humanos y que eran menos agresivos con ellos, se fueron acercando más y consiguieron más alimento. Además, gracias a ello, dejaron más descendientes que otras razas. Así, a lo largo de diez generaciones, este grupo de lobos pasó a ser un grupo de lobos con una relación cercana con el hombre.

Perros para las víctimas de violencia de género

De lobos salvajes a animales domésticos

Según Savolainen, la región del mundo con más tipos de ADN canino es también el lugar de origen. En el sudeste asiático es donde se encuentra más variedad genética entre los canes. Tras el acercamiento entre humanos y cánidos salvajes, tuvo lugar su domesticación. Esta población de la nueva especie aclimatada a vivir con el hombre se fue expandiendo rápidamente de pueblo en pueblo hasta distribuirse por distintas partes del mundo.

Con el paso del tiempo, nuestros ancestros fueron favoreciendo distintas habilidades de los perros que acabaron creando distintas razas, cada una con características distintivas. Así lo explica a la BBC Elaine Ostrander, genetista del Instituto Nacional para la Investigación del Genoma Humano en Estados Unidos, quien asegura que las razas se diferenciaron de acuerdo a su apariencia y a su comportamiento. Aunque en un principio los cambios eran leves, estos se fueron acrecentando poco a poco. "Así terminamos hoy día con una enorme diversidad de perros que se ven muy diferentes. Sin embargo, sus similitudes son mucho mayores que sus diferencias", señala Ostrander.

Aunque las diferencias parecen fundamentalmente genéticas, "esto no es cierto", afirma la investigadora. Todos son notablemente parecidos: son miembros de la misma especie, tienen la misma cantidad de cromosomas que están organizados de la misma manera, y tienen los mismos cromosomas en los mismos genes. Lo que diferencia a unas de otras es el subconjunto de genes. La modificación del número de genes tiene un efecto dramático según la experta. Las diferencias entre un chihuahua -que pesa un kilo- y un lebrel irlandés -que pesa 45 kilos- pueden explicarse por cambios de menos de 12 genes. Es decir, la diversidad exterior no revela una diversidad genética. A pesar de que han recorrido un largo camino desde que evolucionaron de los lobos, están irónicamente, cerca del punto de partida.

Problemas de salud de las razas modificadas

Las denominadas razas modernas proceden de la modificación de una raza pura con la finalidad de cubrir alguna necesidad humana. Por ejemplo, el 'perro salchicha' o daschund (una mezcla entre sabueso y terrier) es una raza creada para cazar tejones. Sus características patas cortas (defecto genético conocido como bassetismo), su alargado hocico y su perfecto sentido del olfato (herencia genética del terrier) han sido seleccionados por el ser humano para cazar en madrigueras. Estas modificaciones provocan en los animales graves complicaciones de salud. 

-Perros salchicha: Estos perros son propensos a sufrir lesiones en la columna vertebral y hernias de disco provocadas por la desproporción entre su alargado cuerpo y sus cortas patas, que puede dejarlos paralíticos. Por eso, es común que algunos se ayuden con andaderas. También pueden desarrollar problemas de articulaciones asociados con obesidad o hipotiroidismo, así como infecciones en el abdomen por la cercanía que mantienen con el suelo.

-Pastores alemanes: Las modificaciones genéticas también han derivado en problemas de salud como displasia de cadera, que actualmente define al pastor alemán de raza pura pero también a un ejemplar enfermo.

-Bulldog clásico o inglés: Es uno de los animales más emblemáticos de Inglaterra. Por la manipulación de sus genes, sufren trastornos como la displasia de caderas y la cojera de las patas traseras. Asimismo, los perros de esta raza también tienen especial tendencia a sufrir disfunciones respiratorias, causadas por problemas físicos como un paladar blando excesivamente largo y una estenosis de las fosas nasales. Su esperanza de vida es inferior a seis años y los expertos aseguran que es casi imposible encontrar un bulldog saludable.

-Boxer: Entre los problemas más importantes, destacan la displasia de cadera, la torsión gástrica, la estenosis aórtica, el hipotiroidismo, y la aparición de tumores, tanto malignos como benignos.

-Labrador: Esta raza retriever es menos propensa a los problemas de salud que otras, aunque es un animal que sufre fácilmente obesidad si sus necesidades de ejercicio físico no son satisfechas. Un reciente estudio de la Universidad de Sídney ha revelado que los labradores color chocolate viven casi un año y medio menos que sus parientes negros o rubios, ya que la endogamia genética involucrada en su crianza les hace más propensos a enfermedades.

[Más información: Se cae otro mito: la estadística desmiente que los animales prediquen los terremotos]