La Voz.

La Voz. Tomás Serrano

Ciencia

La comunidad científica pone por las nubes al ministro Duque: “Es un hilo de esperanza”

Pedro Duque, el astronauta español, será el nuevo ministro de Ciencia, Innovación y Universidades. Este ingeniero aeronáutico madrileño, hasta ayer empleado de la Agencia Espacial Europea (ESA), saltó a la fama hace 20 años tras convertirse en el primer español en pasar nueve días en el espacio a bordo de la nave Discovery, un hito que repetiría en 2003, esta vez gracias al transbordador ruso Soyuz, con el que pudo alcanzar la Estación Espacial Internacional.

El astronauta Pedro Duque, ministro de Ciencia, Innovación y Universidades

El anuncio, realizado este miércoles por el nuevo Gobierno socialista de Pedro Sánchez, ha sido aplaudido de forma unánime por la comunidad científica española, que ven en la figura de Duque algo así como 'la gran esperanza blanca' después de años de durísimos recortes en investigación y desarrollo llevados a cabo por el Partido Popular. "No tiene un perfil político, y eso es un guiño a la comunidad científica", aseguraba ayer el paleontólogo y Premio Príncipe de Asturias de Investigación Juan Luis Arsuaga.

"Me alegro de que tengamos un Ministerio de Ciencia de nuevo y que salga Carmen Vela: siete años viendo hundirse la ciencia y diciendo que no podía hacer nada porque no la dejaban es una indignidad. Debiera haber dimitido", escribía en Twitter el oceanógrafo y Premio Nacional de Investigación Carlos Duarte, ahora director del Centro de Investigación del Mar rojo.

Duque, que es también profesor asociado de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), no sólo es reconocido por su faceta como astronauta. Se trata además de un convencido defensor de la inversión en ciencia e innovación, un esforzado divulgador que ha participado en programas como Órbita Laika y un gran crítico contra la 'magufería'.

"Pedro Duque es un emblema, y eso es muy importante, tener una referencia conocida en todo el mundo que pueda hacernos creer en nosotros mismos como un país de ciencia y tecnología", apunta Jorge Barrero, director general de la Fundación Cotec para la innovación, quien también destaca su conocimiento del emprendimiento tecnológico y su lucha contra las pseudociencias. "Es un gran defensor de la evidencia científica y esperamos que eso se traslade no sólo a las políticas de ciencia y tecnología, sino que también avancemos hacia políticas en general que tengan más en cuenta la evidencia en la toma de decisiones", añade.  

Andreu Climent, investigador del Hospital Gregorio Marañón de Madrid y portavoz de la iniciativa Ciencia en el Parlamento, que pretende promover "una cultura de formulación de políticas basada en la evidencia", asegura que "se abre una oportunidad tremenda" y también se muestra ilusionado con el nuevo nombramiento. "El mero hecho de que se vea la necesidad de que haya un Ministerio de Ciencia es una grandísima noticia, además de la visibilidad y la potencia que implica apostar por alguien con una repercusión mediática y una capacidad divulgativa como Pedro Duque", subraya.

Pedro Duque juega con unas pelotas a bordo de la nave Soyuz.

Pedro Duque juega con unas pelotas a bordo de la nave Soyuz.

Climent destaca además la "gran capacidad de divulgación" de Duque como uno de sus puntos fuertes y considera un "reto sociológico" la lucha que el nuevo Gobierno tiene contra las pseudociencias. "Los países en los que más están prosperando las pseudociencias son a veces lo que tienen una gente más formada. Es imprescindible trasladar a la sociedad la necesidad de ser críticos, la necesidad de pedir evidencias de aquello que nos están intentando vender", explica. "Visibilizar el método científico y el espíritu crítico de promueve la ciencia es algo muy relevante para conseguir que toda la sociedad lo utilice en su día a día", añade el portavoz.  

Sin embargo, el de la lucha contra los remedios alternativos como la homeopatía no es el único reto que tiene por delante el nuevo ministro. Sobre la mesa hay temas tan importantes y profundos como resolver las barreras burocráticas actuales que se producen en organismos de investigación en universidades, mejorar la ejecución presupuestaria diseñando nuevas políticas de crédito o "empezar a reconstruir una política de recursos humanos que permita revertir el actual envejecimiento de la plantilla de investigadores españoles", tal y como apunta el director general de Cotec.

Otra de las misiones importantes que tiene por delante el nuevo ministro es comenzar a sentar las bases para que España vuelva a ocupar el lugar que merece en I+D+i en el panorama internacional y que se ha visto muy mermado en los últimos años con la tan cacareada fuga de talentos. "Para atraer talento, lo importante es que haya una sensación de que la ciencia es prioritaria y que hay un plan. Y esto, al haber un ministro, se va a ver. Sólo con el hecho de que haya un nuevo Ministerio y un ministro se está transmitiendo un mensaje que permite que poco a poco nuestro país recupere la confianza perdida", comenta Barrero.

El portavoz de Ciencia en el Parlamento también comparte esta visión. "Lo más importante no es ya recuperar a los investigadores que se fueron, sino conseguir que el sistema español sea interesante para atraer talento. Si consigues que España sea un polo atractor, conseguirás que gente de fuera venga, pero además también lograrás que la gente de aquí no se quiera ir", comenta Climent. "Yo creo que todos estamos de acuerdo en que se abre una oportunidad tremenda para la ciencia", añade. "Es un hilo de esperanza. Desde mi punto de vista, nombrar a un técnico para un ministerio de esta categoría es un acierto total", subraya Javier Crespo, director de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio de la UPM, donde Duque es profesor.

Una esperanza que también comparte Fabrizio Pirondini, CEO de Deimos Imaging, la empresa española especializada en sistemas de observación de la Tierra que dirigió Duque durante una etapa de su carrera. "Pedro Duque siempre ha sido un activo defensor de la inversión en ciencia y educación, y sin duda su gran experiencia y conocimientos y sus dotes de liderazgo lo convierten en un candidato difícilmente mejorable para el cargo de Ministro de Ciencia, Innovación y Universidades", finaliza.