Un bebé rodeado de productos de limpieza

Un bebé rodeado de productos de limpieza

Ciencia Pediatría

Con todos estos productos se intoxican nuestros hijos

A pesar de representar tan solo un 0,3% de las consultas en urgencias, las intoxicaciones en la infancia pueden llegar a ser potencialmente graves según el tóxico ingerido.

Las intoxicaciones en los niños, a pesar de no ser uno de los motivos de consulta más comunes en un servicio de urgencias (representando solo un 0,3% de los niños atendidos de media), sí pueden ser potencialmente graves. Asimismo, aunque de forma muy progresiva, este porcentaje ha ido aumentando con el paso de los años, siendo las intoxicaciones por alcohol las que más han aumentado, según la Sociedad Española de Urgencias de Pediatría (SEUP).

Por otra parte, cabe destacar que la mayoría de las intoxicaciones en niños se deben al contacto accidental con el tóxico y ni siquiera se llega a consumir la dosis suficiente para sufrir toxicidad (uno de cada cinco niños no necesita pruebas complementarias ni tratamiento médico alguno).

QUÉ TIPO DE NIÑOS SUELEN INTOXICARSE

Según la SEUP, es posible diferenciar a los niños que sufren una intoxicación en dos grandes grupos: los menores de cinco años y los adolescentes.

Por un lado, los menores de cinco años son el grupo de niños que más comúnmente sufren una intoxicación, la cual suele caracterizarse por ser involuntaria, en casa, sin presentar ningún síntoma y por alguna sustancia conocida que el niño ha tenido a mano sin que sus familiares se diesen cuenta (hasta que lo pillan con las manos en la masa). Normalmente estos accidentes suelen evolucionar favorablemente.

Por otro lado, los adolescentes son el otro grupo mayoritario, el cual se caracteriza por sufrir intoxicaciones intencionales (sobre todo por alcohol, aunque en un pequeño porcentaje hay consumos de tóxicos con ideas suicidas), suelen producirse fuera del hogar familiar, se consultan mucho más tarde que en el caso de los niños pequeños, existen ya síntomas visibles de la intoxicación y, además, en muchas ocasiones no se sabe qué tóxico está produciendo los problemas. En estos casos la evolución del caso es más complicada, dependiendo del tóxico consumido.

CUÁLES SON LAS INTOXICACIONES MÁS COMUNES 

Según la edad de los niños, las intoxicaciones pueden variar, aunque destacan los fármacos (siendo el 50% de las intoxicaciones, destacando el paracetamol), los productos del hogar (destacando la lejía), el alcohol y el monóxido de carbono.

Por ejemplo, en los niños menores de seis años, los fármacos representan casi el 60% de las intoxicaciones, seguidos por los productos del hogar (24% de los casos), monóxido de carbono (3,4% de los casos) y el alcohol y otras drogas (0,5% de los casos respectivamente)

Por su parte, los niños de 7 a 14 años tienden a sufrir más intoxicaciones por alcohol (entre el 40% y el 56,4% de los casos), fármacos (entre el 28% y el 33% de los casos) y monóxido de carbono (13% de los casos en los menores de 13 años).

QUÉ HACER 

Finalmente, como consejos básicos si nos encontramos frente a una intoxicación accidental, hay varios factores importantes a tener en cuenta y que debemos saber antes de pedir ayuda: 

- Qué tóxico ha sido consumido y cantidad.

- Cuánto tiempo ha pasado desde el consumo del tóxico.

- Edad y peso del niño que ha consumido el tóxico.

- Enfermedades importantes, si existen, del niño.

Con todos estos datos en la mano, o al menos todos los que sean posibles, se debe llamar al Instituto de Toxicología y Ciencias Forenses o acudir al Centro de Salud más cercano. Ambas instituciones aconsejaran, si procede, la necesidad de acudir a las urgencias hospitalarias más cercanas (ya que en muchos casos no es necesario, según el tipo de tóxico consumido, cantidad y edad del niño).  

Uno de los camiones con los que Pascual transportan la leche desde el origen.

El 'familiar' que más cuida de tu alimentación cumple medio siglo en tu mesa

Siguiente