Valladolid

Comercios de Platerías, indignados por el rodaje de “Voy a pasármelo bien”

Varios negocios han decidido cerrar sus puertas durante el día de hoy, "hasta que se pueda recibir a los clientes con normalidad" y finalice el rodaje del largometraje con música de ‘Hombres G’

9 agosto, 2021 13:02

Mesas con café, fruta, viandas de todo tipo, papeleras a su alrededor y, sobre todo, camiones. Camiones portadores del equipo necesario para el rodaje del nuevo musical, ambientado con los grandes éxitos de ‘Hombres G’, se han adueñado de la peatonal y céntrica calle vallisoletana de Platerías. Además, es necesario reseñar la presencia de grandes andamios frente a determinadas fachadas de la vía que, ya desde hace tiempo, acarrean dolores de cabeza a los comerciantes de la zona.

“Algún miembro del equipo se ha interesado en productos de mi tienda y me he negado de pleno, yo cierro ya”, comenta calmado, no sin la frustración inherente tras verse obligado a cerrar, al menos, en el día de hoy su negocio. Puntualiza que cuenta con otros dos establecimientos en la misma zona y ambos han tomado la misma decisión: cerrar hasta nueva orden, “hasta que se pueda recibir a los clientes con normalidad”, señala.

Hasta el establecimiento se acerca el camarero de un bar colindante que le da los buenos días a media mañana, como es costumbre entre ambos trabajadores. “¡Hoy no puedo saludarte desde el bar, con todo este follón!”, exclama, ataviado con el uniformado delantal de su establecimiento. Cabe destacar que, a los establecimientos de restauración y hostelería, les han compensado económicamente ante la imposibilidad de establecer sus terrazas durante la grabación. No así ha pasado con los negocios y comercios de otra índole que, una vez más, han sido “los grandes olvidados”, en palabras del propietario del primer comercio.

“La semana pasada ya comenzaron con los ensayos aquí mismo, pero no incordiaron tanto, no molestaban”, explican ambos, uno recién llegado a su trabajo y, el otro, a punto de cerrar su tienda, engalanada con un cuadro de Vincent van Gogh y un andamio que cubre todo el alto de su fachada. Bajo la metálica estructura se aglutinan los curiosos, unos con sus brazos alzados para tratar de conseguir alguna imagen o vídeo en exclusiva y, otros, indignados y mosqueados con el corte de la calle, “obligados a dar un rodeo inmenso para hacer los recados diarios”.

“Al menos podían darnos un café o algo de la comida que tienen aquí”, bromea un señor sobre el corte de la calle. Otros profieren movimientos más bruscos o brazos cruzados, en clara señal de desaprobación. Muchos son, también, quienes se acercan a los policías municipales que vigilan la zona y preguntan por la duración del corte -que en Platerías finalizará hoy mismo-.

Por su parte, el propietario del primer negocio, vuelve a intervenir para calificar la intervención policial de “ineficiente”. El calificativo llega tras la intervención que el propio trabajador tuvo, a primera hora, con una patrulla tras haber colocado un furgón al inicio de la calle, para cortar la vía, “pegada a la entrada del local de un compañero y, al final, la quitaron”.

Por último, critica la intervención coral de toda la corporación, tanto “del Ayuntamiento al conceder el permiso, como de ellos mismos y de la Policía por no haber avisado en tiempo y forma y, también, por el agravio comparativo generado entre negocios de hostelería y el resto”.

Engalanado con su sombrero de ala corta procede a cerrar, tras resoplar, una vez más, mientras, de fondo se escuchan las indicaciones de la dirección para organizar a los bailarines, y dejar un cartel tan breve como explícito: “Cerrado por el rodaje de la película”.