Valladolid

Entrega y pasión: las cualidades del docente vallisoletano que opta, por segunda vez, a mejor profesor de España

Alejandro Herrán usa el juego como base del aprendizaje en el colegio de Aldeamayor y ha sido seleccionado entre más de mil proyectos

8 agosto, 2021 09:00

Escuchar al lagunero Alejandro Herrán invita a dejarse encandilar por la pasión hacia el trabajo, por la búsqueda continua de nuevos proyectos, por la ilusión incesante de enseñar y por recurrir a la creatividad como alternativa a los métodos de enseñanza convencionales. 

Herrán hace que sus alumnos de segundo de primaria se sientan -sin darse cuenta- parte de un valioso y fundamental proceso, el del aprendizaje. Más que profesor, Alejandro es maestro y fuera del aula piensa, innova y crea nuevos juegos que después traslada a sus 16 peques de ocho años que aprenden las materias escolares desde un prisma distinto, sintiéndose parte imprescindible de una misión cada trimestre.

Precisamente la pasión por enseñar y la apuesta por la enseñanza a través de la gamificación, es decir, a través del juego, es lo que ha llevado a este profesor del CEIP Miguel Delibes de Aldeamayor de San Martín a estar nominado (por segunda vez) a los premios EDUCA al Mejor Docente de España 2021. Ha sido seleccionado entre 1.178 profesionales, es el único candidato de Valladolid y las familias del centro, al igual que el comité, han decidido que es un claro aspirante a optar por este premio que reconoce a los mejores profesores del país.

El Español-Noticias de Castilla y León habla con Alejandro Herrán sobre educación, creatividad y sus sensaciones frente a unos premios considerados como 'los Goyas de la Educación', que buscan realzar socialmente la figura del buen docente, su implicación en la enseñanza de su alumnado, así como su importancia para la sociedad.

Pregunta- ¿Qué siente al ser nominado por segunda vez como mejor docente de España?



Respuesta-  Primero sientes un agradecimiento y un cariño por parte de las familias, que les gusta cómo das las clases y sientes un respaldo al hacer pedagógico, porque eres seleccionado además por un comité experto en Educación que reconoce tu labor. Eso te da la seguridad de saber que estás en el camino correcto. La ilusión la tengo intacta al igual que en 2018 y sé que siendo realista es muy complicado ganar, pero si sucede sería genial. Me siento muy satisfecho por ver hasta dónde he llegado. Estamos hablando de que somos 300.000 profesores en España y en primaria soy el único profesor de Valladolid que ha sido nominado, si sucede genial, pero también se la dificultad que eso implica.

P-¿Qué le diferencia del resto de profesores?

R- Comencé con el tema de la gamificación hace cinco años al preparar las clases y los temas de una forma diferente; el tercer año llevé a cabo un proyecto entero con los alumnos por el que también fui nominado y desde entonces continúo enseñando así, porque ver que ellos están contentos y cómo crecen académicamente es una satisfacción muy grande. El que se piense que el profesor solo trabaja en clase no es cierto, tenemos muchos horas de trabajo detrás, tienes que preparar las clases, los proyectos...

P-¿Cuál es la esencia de su método de enseñanza?

R- Transformo las clases en una especie de juego, en una aventura donde les incorporo las materias a los alumnos haciendo que ellos sean protagonistas y para realizar su papel tienen que aprender. Lo que principalmente busco es su motivación y pasan muy rápido a ese estado de querer aprender dejando atrás la obligación de tener que hacerlo. Entonces son ellos los que quieren avanzar en esa aventura que es fundamentalmente trasladar los conocimientos adquiridos al mundo real.

P-¿En qué consiste el proyecto por el que ha sido nominado?

R- Este año el proyecto era 'Salvemos a los Animales' un proyecto que ha partido de ciencia, también hemos dado valores, matemáticas, lengua, ciencias sociales y naturales. Y para llevarlo a cabo les hemos nombrado superhéroes cuya misión era salvar el planeta y en concreto cuatro animales en peligro de extinción. Gracias a este proyecto han aprendido a fondo sobre el lince ibérico, la foca monje, el oso pardo y el desmán ibérico. Hemos aprendido mucho sobre sus hábitats, los paisajes, el clima y la responsabilidad de reciclar y la necesidad de reducir el consumo energético para minimizar el impacto medioambiental. Además, hicimos un huerto para trabajar las medidas de capacidad, un diario ecológico y hemos trabajado con ellos creando programas de radio y televisión. 

P-¿Ha contado con el apoyo del resto de docentes del CEIP Miguel Delibes?

R- Completamente. Al resto de profesoras de segundo de primaria les pareció genial este proyecto y así hemos podido desarrollarlo en las tres clases a la vez. Este colegio es el más grande de toda la provincia, con aproximadamente 600 alumnos entre educación infantil y primaria; aunque en mis cinco años de interino he dado clase en colegios mucho más pequeños en los que también he desarrollado la gamificiación. En Santibáñez-Zarzaguda, por ejemplo, daba en una misma clase matemáticas a 22 alumnos de todos los cursos de primaria y para ello me grababa en casa cada lección, así luego ellos podían escuchar mis explicaciones en las tablets de manera individual. Hay que buscar alternativas con los recursos que tenemos.



P-¿Qué le queda por mejorar a la enseñanza en nuestro país?

R- Cambiaría varias cosas para mejorar el sistema de educación vigente, como trabajar de una forma más globalizada, tener la posibilidad de impartir clases abiertas a todo el mundo para aprender unos de otros, poner en práctica proyectos que desarrollen varias disciplinas a la vez y que tengan repercusión en la vida real y, por supuesto, disminuir las ratios profesor-alumno.

P-¿Cuál es su trayectoria académica y profesional?

R-Tengo Educación Primaria con especialidad de música, pero en este caso la especialización no es un elemento que se tenga en cuenta a la hora de decidir si eres mejor profesor o no para ser seleccionado. Tienen sobre todo en cuenta cómo impartes las clases, la difusión en redes sociales, si tienes materiales a disposición de otros profesores, si haces tareas de investigación, si publicas artículos, libros...

Alejandro tendrá que esperar para ver si en esta ocasión es elegido como mejor profesor de primaria de España, ya que en octubre solo serán seleccionados diez candidatos de los cincuenta aspirantes y en enero se conocerá al ganador. Hasta entonces, este profesor creativo y poco convencional afincado en Laguna seguirá buscando nuevas formas de enseñar para convertir a sus alumnos de segundo de primaria, en detectives, superhéroes o investigadores con el objetivo de que formen parte de la misión más importante de sus vidas, la de aprender cosas nuevas cada día.