Valladolid

Tordesillas se incorpora al proyecto de las Rutas Napoleónicas transfronterizas entre España y Portugal

9 marzo, 2021 19:50

El Ayuntamiento de Tordesillas a través de la Concejalía de Turismo, dentro de su objetivo de impulsar el producto turístico y cultural de la villa basado en su riqueza patrimonial e histórica, se ha adherido al proyecto NAPOCTEP. De esta manera, la localidad de suma a las rutas transfronterizas entre España y Portugal en torno a la figura de Napoleón.



La conocida Guerra de la Independencia (1804-1814) dejó importantes vestigios por las localidades protagonistas. Una de ellas fue Tordesillas, que se constituyó como centro estratégico de operaciones del ejército francés. Desde ahí se distribuían y recibían las mercancías para el suministro de los ejércitos franceses acuartelados y en tránsito.



El proyecto NAPOCTEP

Rutas napoleónicas por España y Portugal, es un proyecto enmarcado dentro del Programa Interreg V-A de Cooperación Transfronteriza España-Portugal POCTEP, y cuyo fin es potenciar el patrimonio cultural de la época napoleónica, mediante la creación de rutas napoleónicas en una zona que incluye la región central de Portugal (Beiras y Serra da Estela) y las provincias Castellano-Leonesas occidentales (Salamanca, Zamora, Valladolid, León y Ávila) generando un producto turístico innovador, atractivo y generador de actividad económica y empleo en una zona afectada por la despoblación. 

“Para Tordesillas supone todo un orgullo poder formar parte de esta ruta. Nuestro objetivo es seguir poniendo en valor a Tordesillas como enclave turístico e histórico. La localidad fue testigo del paso de las tropas napoleónicas y las marchas de los ejércitos aliados, por lo que debías estar dentro de esta ruta como municipio clave dentro de esas Guerras de la Independencia”, subraya Miguel Ángel Oliveira, alcalde de Tordesillas.



Actualmente, la red de Entidades Colaboradoras del Proyecto NAPOCTEP se encuentra formada por 17 entidades. Entre ellas, se encuentran las rutas del vino del Bierzo y Cigales, el Instituto de Estudios Bercianos y los municipios de Ponferrada, Astorga, Ciudad Rodrigo, Medina del Campo, Tordesillas, Alba de Tormes, etc.

La importancia de Tordesillas

El municipio se constituyó un enclave estratégico como centro de operaciones del ejército francés. La relevancia llega en diciembre de 1808, cuando Napoleón sale de Madrid hacía Valladolid con 60.000 hombres para enfrentarse con las tropas inglesas. A la vanguardia de las tropas francesas va el Mariscal Ney con 16.000 hombres que llegan a Tordesillas.

La importancia de la localidad es tal, que el propio Napoleón Bonaparte llega a Tordesillas y se aloja en la Hospedería del Real Monasterio de Santa Clara. La abadesa, aprovecha para pedir piedad por los vecinos que van a ser fusilados y Napoleón accede sin poner ningún impedimento. Además, ordena poner una inscripción “Aquí estuvo el Emperador” (borrada en 1858 tras la visita de la reina Isabel II).



El año 1812 es decisivo para el conflicto y para Tordesillas, ocupada por los franceses, será uno de los peores años. El general francés Marmont, jefe del Ejército de Portugal, elabora una estrategia para vencer a las fuerzas aliadas al mando del general Wellington, estableciendo su centro de operaciones en Tordesillas. Desde el mes de junio, las tropas inglesas y francesas se movían por la zona buscando la iniciativa para la futura batalla de los Arapiles (Salamanca) que finalizará con la victoria inglesa.

Entre los días 8 y 16 de julio, un destacamento de la caballería de Wellington descubre el almacén de suministros que Marmont dejó en la ermita-santuario de Nuestra Sra. de La Peña, y lo vue vuelan, resistiendo únicamente la fachada, parte de los muros laterales y del camarín.



El 2 de agosto, Santocildes ordenaría a las fuerzas del Brigadier Federico Castañón (Regimientos de Orense y 1º batallón del 6º de Marina), que marcharan contra Tordesillas para tomar al amanecer la ciudad, ocupada por una Guarnición francesa de 250 hombres. A las siete de la mañana del día 3, según relato del propio Castañón fue atacada militarmente la Plaza principal de la villa, el retén y puesto de vigilancia de los franceses y algunas casas. Los franceses permanecerían encerrados en la iglesia San Antolín y en otro pequeño fuerte que defendía la entrada al puente.



Al día siguiente se reanudaría el ataque sobre la iglesia fortificada de San Antolín, tras una hora de combate y a pesar de que los españoles carecían de artillería para batir los muros del templo, la Guarnición al mando del Capitán Antoine Bernand solicita Capitulación y se rinden. La iglesia que los franceses habían fortificado era la de San Antolín, la misma que el Mariscal Marmont había utilizado, días antes, para observa el paso de su ejército al iniciar la ofensiva contra Wellington.

Tras la victoria inglesa en Arapiles, el general inglés Wellington llegará hasta Madrid liberándola y dirigiéndose al norte, es frenado en Burgos. Debido a este traspiés, se ve obligado a retirarse perseguido por los franceses, en la huida, al pasar por Tordesillas el 28 de octubre camino de Portugal, volará con dinamita el sexto pilar del puente sobre el Duero, para de esta forma frenar el avance francés.



En Tordesillas, tras la derrota de los Arapiles (22 de julio de 1812), el mes de agosto entra el general Castañón acosando a la retaguardia del mariscal Marmont y a pesar de que pronto los franceses vuelven a ocupar la villa, los tordesillanos tienen tiempo

para celebrar La Pepa (Constitución de 1812) por todo lo alto el 20 de septiembre de ese mismo año. Hubo dos noches de iluminación, toque de campanas y el día 27 de ese mismo mes se leyó en la iglesia de Santa María.



Recursos turísticos visitables

Dentro del elenco arquitectónico y patrimonial con el que cuenta Tordesillas, ligado especialmente a Napoleón destacan para su visita: Monasterio de Santa Clara, Iglesia Museo de San Antolín, el puente medieval o la ermita de La Peña. Todo ello se ve apoyado por una importante oferta tanto gastronómica como hotelera, que permitirán a los turistas vivir unos días en un enclave para la historia.