Valladolid

El CBC Valladolid recibe a Prat sin margen de error

11 mayo, 2018 11:29

El CBC Valladolid recibe este viernes a Prat con la necesidad de ganar para no terminar la temporada. El equipo dirigido por Paco García pierde por 2-0 la primera eliminatoria del playoff de ascenso, por lo que la victoria les permitiría forzar el cuarto partido el domingo, también en Pisuerga, y aspirar así a llevar la serie al quinto partido a domicilio.

El feudo vallisoletano vestirá sus mejores galas una vez más para ayudar a los pupilos de Paco García a seguir bailando con la más fea, el CB Prat, en una fiesta a la que nadie le había dado invitación. Llegados de LEB Plata, no solo han conseguido cerrar la permanencia a falta de cinco jornadas, sino que han querido dar un paso más. Con la exigencia, la constancia y el trabajo diario como señas de identidad han cerrado su presencia entre los nueve mejores de la liga. Desplegando un juego espléndido, como en las victorias de Oviedo, Melilla, Araberri o Cáceres, pero también sufriendo hasta el final, como en Huesca, Coruña o Castellón.

En cuatro partidos los de Paco García han sido incapaces de batir a la mejor defensa de la liga y ni siquiera han llegado a los sesenta puntos. No se prevé, por tanto, un encuentro de finos estilistas o de alta anotación. Tocará bajar al fango de Pisuerga, apretar en defensa y esperar la inspiración de Sergio, Chatman, Gantt y compañía. El dominio del rebote donde Jito, Lamont y Uta deben dar un paso adelante y la igualdad en las faltas (44 cometidas por el Carramimbre por 29 de los potablava) pueden ser fundamentales, al igual que el acierto, faceta donde las ardillas no llegan al 40%. Las constantes ayudas de los catalanes y la envergadura de Andriuskevicius, Agada o el máximo taponador de la liga, Emmanuel Cate, dificultan las vías de anotación del conjunto carmesí que sufre en estático y disfruta a campo abierto. La manija del partido, así, deberá ser asumida por Óscar Alvarado y no por Josep Pérez o Marc Blanch, referencias ofensivas cuando el balón quema.

Improbable pero no imposible es, por tanto, la gesta para el Carramimbre CBC Valladolid. El baloncesto se moría en Pucela consumido por las deudas y de la nada surgió un club nuevo que, a pasos agigantados, ha ido creciendo gracias al trabajo en la sombra de directivos, voluntarios, entrenadores y jugadores. En tres años el club llama a las puertas de la ACB, quizá demasiado pronto o quizá no del todo convencido. De lo que no se puede dudar es del compromiso de los once jugadores que saltarán a la pista para dar la cara, luchar, sufrir y ganar por el equipo. Pase lo que pase en Pisuerga la temporada habrá sido un éxito para este proyecto que con la renovación de Paco García ha asentado unas sólidas bases de futuro. No obstante, reserven la tarde del domingo y no se vayan a dormir muy tarde porque los sueños, a veces, se hacen realidad.

"Es un vivir o morir"

Un día antes de disputar el que puede ser el último partido de la temporada, Paco García ha comparecido ante los medios de comunicación para analizar la complicada situación de los suyos: “Ya nos hemos dado cuenta de lo que es Prat. En el primer encuentro fueron muy superiores y de ahí el resultado, pero estoy orgulloso de la evolución del equipo para cambiar el rumbo en el segundo duelo aunque no pudimos ganar finalmente. Nos ha faltado quizá un poco de suerte y un mejor arbitraje, y lo digo con los datos en la mano”, ha afirmado el vallisoletano.

“El primer día defendimos bien el perímetro pero nos hicieron daño por dentro y el segundo al revés. Vamos a intentar el viernes que la manta tape las cuatro esquinas”, ha continuado un Paco García. “Jugamos contra el segundo mejor equipo de la liga pero me duele no poder ganar. Todavía hay opciones de llegar la cuarto partido, es un vivir o morir y vamos a darlo todo”, ha concluido.