Valladolid

El nuevo instituto de Arroyo no tendrá espacio para Bachillerato

6 febrero, 2017 15:54

Si ha habido una reivindicación por excelencia por parte de los vecinos y autoridades políticas de Arroyo de la Encomienda esa ha sido la de la construcción del primer instituto para un municipio que se acerca rápidamente a los 20.000 habitantes -19.042 en 2016 según los datos del INE-. Años de lucha, concentraciones y unidad popular para demandar un espacio que diera servicio a los jóvenes que actualmente se ven obligados a salir del municipio para su escolarización.

Pero todo ese ritmo lento y cansino ha dado un giro de 180 grados y ahora se ha decidido poner la sexta marcha para que sea una realidad lo antes posible. Desde que la Junta anunciara en el Consejo de Gobierno del pasado 24 de noviembre que se aprobaba una partida de 6,5 millones de euros para dicha dotación, los hechos se han sucedido con celeridad.

El 15 de diciembre, el ejecutivo regional anunció la licitación del contrato de redacción del proyecto de ejecución y la construcción del edificio y el 19 de enero de este año terminó el plazo para presentar ofertas, sobre el proyecto básico que redactaron Arquitectos Rodríguez Martín S.L.P. El contrato de proyecto y obra es de 4.875.921,01 euros más IVA y el plazo es de dos meses para la redacción del proyecto y diez meses para la ejecución de la obra.

Parcela donde estará situado el nuevo instituto de Arroyo de la Encomienda.

Por lo que se espera que el centro escolar de enseñanza secundaria esté finalizado a primeros de 2018. Seguramente con la intención por parte de la Junta de que entre en funcionamiento en septiembre de ese mismo año para el curso 2018-19. 

Espacio

Según la memoria del proyecto presentada, el nuevo instituto de Arroyo de la Encomienda será un línea cuatro, es decir, cuatro aulas por cada curso, y no tendrá espacio, al menos por el momento, para Bachillerato. Así, serán 16 aulas de sesenta metros cuadrados para los cuatro cursos de la ESO.

Además, habrá cuatro aulas de diversificación -30 metros cuadrados cada una-, dos de música y audiovisuales, otras dos de informática, dos más de educación plástica y visual -cada una de estas seis tendrá 60 metros cuadrados-, dos talleres de tecnología de 120 metros cada uno, dos laboratorios con un espacio de 60 metros cuadrados, una sala de usos múltiples, una biblioteca, quince departamentos y un gimnasio de 450 metros cuadrados.

Por lo tanto, la superficie útil de espacios docentes es de 2.917,80 metros cuadrados, a los que habría que sumar los 262,80 de los espacios de administración, los 189,10 de espacio para servicios como la cafetería o los aseos. En total, la superficie útil será de 4.348 metros cuadrados que se repartirá en un edificio con forma de peine o ‘E’ tumbada, el cual contará con tres plantas más la cubierta.

Asimismo, contará con un porche de 240 metros cuadrados, una zona de juegos para el recreo de 1.440 metros, dos pistas deportivas que ocuparán casi 2.000 metros cuadrados, 380 metros para el estacionamiento del personal docente y 432 de zonas de jardín.

El hecho de que Arroyo de la Encomienda esté en constante crecimiento, lo que aumenta las necesidades de escolarización, ha hecho que se haya elegido un sistema constructivo de tipo modular y prefabricado, ampliamente utilizado. Por otro lado, la instalación de calefacción se hará mediante suelo radiante en todos los espacios, incluido el gimnasio.

Capacidad y ubicación

Según la memoria del proyecto, los casi 5.000 metros cuadrados de superficie útil darán cabida a 547 personas, entre alumnos, profesores y personal de mantenimiento y administración. Se espera que en cada aula haya 33 alumnos más un profesor.

La Consejería calcula que podrían dejar de desplazarse a centros

educativos de Valladolid en torno a 50 alumnos que actualmente están matriculados en el IES 'Antonio Tovar' de Arturo Eyries; en torno a 24 del IES Julián Marías de Parquesol; 53 alumnos del IES 'José Jiménez Lozano', también en Parquesol; y, finalmente, 27 alumnos dispersos entre varios centros.

Este nuevo instituto estará situado en el número siete de la avenida de la Aranzana, una vía que conecta los núcleos urbanos de La Flecha y Sotoverde. La parcela está delimitada por la mencionada avenida, por la A-62 y por la ronda VA-30, ocupando una manzana completa. En Aranzana apenas hay construcciones residenciales y, se podría decir que está a medio camino de todo.

Esta ubicación podría causar problemas de movilidad, ya que al cursar estudios en el mismo municipio donde se reside, la Junta ya no pondrá los autobuses para el traslado de alumnos al nuevo centro.

Además, se da la circunstancia de que esta avenida de Aranzana, de un kilómetro y medio de longitud, no cuenta con carril bici para mejorar la movilidad ecológica, algo que pidió Ciudadanos en Arroyo en una enmienda a los presupuestos de 2017, pero que fue rechazada por IPAE y PP.

En su lugar, el equipo de Gobierno trabaja en un proyecto para señalizar los dos carriles exteriores como zonas de circulación a una velocidad máxima de 30 km/h, por lo que podrían ser compartidos por bicis, coches y autobuses.

Según aseguró Juan Carlos Presa, concejal de Seguridad Ciudadana, Movilidad y Área Metropolitana, en el pleno del pasado 25 de enero, se está trabajando en un informe técnico inicial para presentar a todos los grupos municipales y que puedan aportar sus demandas. Todo con la intención de crear una mesa de trabajo para desarrollar la propuesta.