León

Quiñones visita la fábrica de brezo de Brañuelas en su apuesta por la reducción de incendios

25 agosto, 2021 15:58

Durante la visita institucional a la localidad leonesa de Brañuelas, el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha estado acompañado por la alcaldesa, Carolina López; el presidente de la Diputación de León, Eduardo Morán; el director general de Patrimonio Natural y Política Forestal, José Ángel Arranz; el gerente de la empresa León Brezo Ecológico, Benjamín Rubio, y los presidentes de las Juntas Vecinales de El Manzanal, Montealegre, La Silba, Ucedo, Brañuelas, Villagatón, Requejo-Corús, Valbuena y Los Barrios de Nistoso.

En 2019 se instaló en Brañuelas una empresa provenientede Gerona -actualmente León Brezo Ecológico- que trasladó sus cuatro máquinas tejedoras de brezo. Las juntas vecinales de Villagatón y de Brañuelas le cedieron unas instalaciones en ruinas de una antigua empresa minera de las que han aprovechado la parte que estaba en mejores condiciones y ha ido completando unas naves cubiertas y realizando las obras para tener unas instalaciones definitivas. En total, su inversión se estima en más de 500.000 euros. Trabajan actualmente en esta empresa más de 20 personas, que viven en casas alquiladas en Brañuelas y pueblos cercanos, aparte de la actividad que mueve alrededor con proveedores de material, herramientas, transportistas, etc.

Solo en el término municipal de Villagatón-Brañuelas existen aproximadamente unas 8.000 ha de brezal, con pendientes mayoritariamente moderadas, lo que facilita cualquier trabajo. La mayor parte de los brezales están en montes de utilidad pública de juntas vecinales, a quienes, como propietarios, debe corresponder la decisión sobre su aprovechamiento, que debe desarrollarse en un marco de sostenibilidad y de compatibilidad con otros.

Iniciativas de interés para la gestión sostenible



La Consejería de Fomento y Medio Ambiente considera que este tipo de actuaciones son muy interesantes para la gestión sostenible de los brezales y para la reducción del riesgo de incendios, por lo que se muestra favorable a colaborar con las iniciativas que puedan surgir en esta línea. En el caso de esta industria establecida en Brañuelas, la Junta ha colaborado en los análisis previos de viabilidad, en la elaboración y adecuación de los pliegos de condiciones, en la emisión de licencias, en el control de los aprovechamientos y en la ejecución de viales de acceso y otras mejoras relacionadas, manteniendo numerosas reuniones con ayuntamientos, entidades locales propietarias y adjudicatarios. Además, la Consejería ha propuesto para su consideración en los Convenios de Transición Justa un proyecto titulado 'Avanzando en la economía circular con recursos endógenos', para facilitar la planificación y ordenación de los brezales susceptibles de aprovechamiento sostenible.

Más de 400.000 hectáreas de brezales en Castilla y León



En Castilla y León existen más de 400.000 hectáreas de brezales de varias especies. Cuando se producen fuegos, los brezales vuelven a rebrotar una y otra vez, generando estructuras de gran continuidad, altamente combustibles y de gran riesgo de cara a los incendios forestales, en un ciclo que se retroalimenta.

Los usos antiguos de los brezales en León eran pastoreo, sobre todo de cabras, miel, cama de ganado, cepos para leña y cultivos itinerantes sobre cenizas. Hoy casi solo se mantiene el aprovechamiento apícola junto con el cinegético, aunque son ocasionalmente usados por diferentes tipos de ganado (más bien como zonas de paso entre áreas de pasto).

Para Suárez-Quiñones, “que se desarrollen iniciativas que consigan a la vez reducir la carga de combustible, generar un producto con valor de mercado y salida comercial segura, transformarlo ‘in situ’ para mayor valor añadido, dejar ingresos, aunque sean testimoniales, a los propietarios, en lugar de penalizar los presupuestos públicos y generar puestos de trabajo, es sin duda algo muy positivo, por cuanto supone y por las externalidades que implica”. A este respecto, el consejero señala que “la Junta mantiene una actitud receptiva ante este tipo de iniciativas y ayuda, en la medida de lo posible, a canalizarlas, en línea con lo indicado en nuestro Plan Forestal. No solo consiguen movilizar los recursos infrautilizados sino también reducir el riesgo de incendios”.