Región

Mañueco no convocará elecciones tras perder la mayoría y afirma que se siente cómodo en el pacto

23 marzo, 2021 11:53

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, afirmó hoy que se siente cómodo en el pacto con Ciudadanos y en el diálogo con las fuerzas políticas en las Cortes y mantuvo que cerrará la legislatura y no convocará elecciones, pese a haber perdido la mayoría absoluta durante la rechazada moción de censura.

“Voy a cumplir la legislatura, he empeñado mi palabra, me fio de la palabra de nuestros socios, mi intención es ofrecer estabilidad y certidumbre que es lo que nos reclaman”, manifestó el presidente, convencido de que su Gobierno ofrece estabilidad.

Fernández Mañueco sostuvo, en declaraciones a Onda Cero recogidas por Ical, que la Junta ha salido “fortalecida y con más fuerza que nunca” para liderar el el proyecto de transformación, centrado en la protección de las personas, la modernización y futuro de “nuestra tierra”.

El presidente de la Junta, que a la pregunta de si se siente un “superviviente” respondió acudió a la película de Leonardio Di Carpio el “Renacido” para decir que parecía Carlos Alsina dar a entender ese estado, insistió en que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general del PSOE en Castilla y León, Luis Tudanca, tienen que pedir disculpas por “bochorno absoluto”. “Ha sido todo bastante pestilente”, apostilló.

“Quien ha ganado es Castilla y León y quien ha perdido es Sánchez, que se ha estrellado con algo que caracteriza a Castilla y León, la serenidad y la sensatez”. “Ha ganado la gestión, ha perdido Sánchez, otros estaban en la conspiración y la intriga, nosotros en el trabajo”, sostuvo.

Reconoció que algunos parlamentarios tanto del PP como de Cs “han sufrido mucho”, pero aseguró que él confiaba en la palabra de la presidenta nacional Cs, Inés Arrimadas, en sus compañeros de gobierno, con Francisco Igea al frente, y en los procuradores de ambos grupos. “Las presiones han rozado algo más que lo licito y legitimo”, anotó.

Sin embargo, declinó entra en esas presiones y apuntó a que “este terremoto que ha querido provocar desde los despachos de Moncloa Pedro Sánchez ha fracasado”, para indicar que no habla de que pudiera existir un acuerdo con Arrimadas para presentar mociones de censura en comunidades en las que no gobierna el PSOE, sino que se refiere a “la intención” de “desestabilizar” esos gobiernos.

Tampoco, se quiso detener en valorar si María Montero es una tránsfuga porque desconoce su situación, aunque sí estimó que es más personal y valoró que se abstuvo y no apoyó la moción, por lo que consideró que se mantuvo en el pacto firmado por su expartido, que la ha pedido el acta.

En relación a la pérdida de la mayoría por la salida de Montero de Cs, manifestó que se siente cómodo en el acuerdo y el pacto y recordó que, cuando tenían la mayoría absoluta, ya buscaron el acuerdo para aprobar los presupuestos y tuvieron el voto a favor de Por Ávila.

Por ello, manifestó que se dialogará con las fuerzas políticas y se mostró convencido de que se mantendrá la estabilidad, porque “el pacto funciona, protege la vida y salud y estamos en las mejores condiciones para la recuperación”.

Respecto de la invitación del PP a Ciudadanos para reunificar el centro derecha, se mostró a favor de esa posición, como ocurrió en los años noventa con Aznar, pero afirmó que hay que ser “prudente” y respetar a sus socios. “Nuestro diálogo es con los votantes del centro y la derecha, con el objetivo de seducir a los votantes con políticas moderadas, centradas y liberales y con nuestra gestión”, precisó.