Región

El PSOE critica el "decretazo" para los sanitarios a los que se lleva a negociar con la "pistola en el pecho"

17 noviembre, 2020 15:45

El portavoz y coordinador de Sanidad del Grupo Socialista en las Cortes de Castilla y León, Diego Moreno, ha criticado el 'decretazo' aprobado el pasado sábado "con nocturnidad y alevosía" por el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, para la reorganización del personal sanitario, al que ha afirmado que se lleva a negociar "con la pistola en el pecho".

Moreno, en el marco de su intervención tras la comparecencia de la consejera de Sanidad, Verónica Casado, para explicar la situación de la pandemia, ha censurado que este decreto permita "llevar de las orejas a los profesionales" a donde quiera el Gobierno de Castilla y León.

El procurador socialista ha criticado que se aprobara el decreto de reorganización del personal sanitario sin esperar a la Mesa sectorial de Sanidad y ha acusado a la Consejería de aportar mucha información pero no "escuchar a nadie".

"El decreto es injusto porque hace unos meses alabaron el trabajo de los sanitarios, su profesionalidad y su sacrificio, pero ahora les apuñalan por la espalda", ha asegurado.

Diego Moreno ha incidido en que la respuesta de todos los sindicatos sanitarios fue pedir la dimisión del presidente de la Junta, algo que considera "grave" y que "no es ninguna broma".

En su intervención, ha apuntado que "nadie discute que haya que tomar medidas, pero el problema es cómo las toman, sin hablar con nadie ni consensuar con nadie".

También le recordó a la consejera que en esta comparecencia "nadie discute su profesionalidad como médico, pero está usted aquí como gestora política".

Moreno ha recordado que el PSOE siempre ha apoyado las medidas de la Junta, incluso algunas que han sido una "chapuza" porque han considerado que era lo mejor y ha criticado la comunicación "monodireccional" que en algunos casos no funciona.

En el caso de los trabajadores de Sacyl se ha preguntado si todos se equivocan en la Comunidad, ya que se ha criticado el decreto y pedido la dimisión del presidente por parte de colegios profesionales y sindicatos.

APOYO AL GOBIERNO

Precisamente a este respecto, el portavoz del PP en la Comisión, Alejandro Vázquez, ha señalado que como profesional él mismo tuvo que hacer prestaciones personales cuando el Gobierno central tomó una medida similar en el mes de marzo y, en tono irónico, se ha congratulado por que haya fuerzas políticas que ahora se preocupen "mucho" por la situación de los profesionales, cuando mejor debería haberlo hecho en marzo o septiembre.

Así, considera que hay que dejarse de valorar si es correcto o no y sí si es necesario porque es lo que hay que hacer y cree que se está a tiempo de alcanzar un consenso porque se sabe que hay que tomar medidas.

Por ello ha abogado por dejarse de partidismos y reconocer si estas son necesarias o no y "velar por que se tomen con consenso", tras lo que ha añadido que considera que los "auténticos representantes de los profesionales se sentarán" a la mesa de negociación.

Por su parte, la procuradora de Cs Alba Bermejo, durante su intervención ha señalado que considera "incuestionable" e "imprescindible" ordenar el sistema para que sea más viable y se de respuesta a las necesidades, al tiempo que hay que trasladar a la población la importancia de evitar contagiarse.

Bermejo cree que no es momento de "guerrilla" y que algunos han perdido la "noción" de Comunidad --en referencia al PSOE-- y ha pedido que apoyen las medidas, como se hizo en marzo, desde cuando no ha cambiado nada.

Además, ha expresado su discrepancia con que el PSOE trabaje "en positivo", como ha señalado, y ha pedido que "sumen y no resten", además de criticar que siente "tristeza y vergüenza ajena" porque mientras la consejera es una gestora que "ha pisado el campo de batalla" hay que escuchar a parlamentarios "que en su vida han pisado una consulta" salvo para curarse y cuestionan su profesionalidad.