Región

Clemente sitúa a la Comunidad como ejemplo educativo

27 octubre, 2018 20:47

La presidenta del Parlamento Autonómico, Silvia Clemente, ha puesto a Castilla y León como ejemplo de que "equidad" y "calidad" educativa no son "objetivos contrapuestos", sino "dos caras de la misma moneda", al tiempo que ha defendido que la educación concertada además de ser "constitucional y necesaria" es "positiva" como demuestra en la Comunidad.

Clemente ha participado esta tarde en uno de los tres debates que se han desarrollado en el marco de la Interparlamentaria que el Partido Popular está celebrando en Sevilla. En concreto, ha tomado parte del bloque titulado 'Educar en libertad', que ha sido presentado por la secretaria general del PP-A y número uno por Huelva, Loles López y en la que han estado presentes también la presidenta del PP de Navarra, Ana Beltrán; el presidente del PP de Castilla-La Mancha, Francisco Núñez; la secretaria nacional de Educación del PP, Sandra Moneo; el portavoz del Grupo Popular en Cataluña, Alejandro Fernández; la diputada valenciana María José Catalá; y la portavoz adjunta del PP en el Congreso, Isabel Borrego.

En este marco, la presidenta de las Cortes ha recordado que Castilla y León es la "entidad política de habla española" que "mejores resultados" de calidad y equidad educativas recibe "en todo el mundo" según la última evaluación PISA, unos resultados que, ha asegurado, o dejan de suscitar "perplejidad" si se tienen en cuenta los "hechos diferenciales de la Comunidad".

Así Clemente reconoce que uno de los datos que emergen del Informe es la "extraordinaria eficiencia" en el gasto público educativo de Castilla y León. Así, ha explicado, en términos de equidad, "no hay diferencias estadísticamente significativas" entre centros públicos y privados, ni diferencias de resultados entre la escuela rural y la urbana.

Sin embargo, para la 'popular' los datos "más importante" del documento son, "sin duda", que se identifica a las aulas de Castilla y León como "las más seguras de España y las terceras más seguras del mundo" y que los padres de Castilla y León son "los más implicados" en la educación de los hijos.

Unos resultados que se deben, a su juicio, por la suma "virtuosa" de diversos factores como el "magnífico" papel desempeñado por todos los actores de la comunidad educativa, el "equilibrio y homogeneidad" de la escuela pública y la privada, la "autonomía" de la Comunidad para llevar a cabo "políticas educativas propias" y la "autonomía de los centros" y el equilibrio entre "calidad y equidad", entre otros.

Clemente también ha aplaudido el "importante esfuerzo" por garantizar el derecho a la educación en el medio rural, aspecto en el que ha recordado que el 67,8 por ciento de los centros públicos que imparten Educación Infantil y Primaria en la Comunidad están ubicados en municipios de 10.000 habitantes o menos.

Además, ha destacado la apuesta de Castilla y León por la innovación, vista como una "necesidad" más que como una opción, destacando proyectos como los bachilleratos de investigación y excelencia, los proyectos 2030 de educación inclusiva y los Centros Bits (bilingües, inclusivos, tecnológicos y seguros).

Clemente también ha mencionado, durante su participación en el debate, los programas que desde las Cortes, en "estrecha colaboración con la Consejería de Educación", están desarrollando con el objetivo de educar a los escolares en valores democráticos ya que, ha advertido, uno de los "más graves riesgos" que puede correr una democracia es la "falta de formación y de conciencia democrática" de sus ciudadanos, ya que les hace "fácilmente manipulables" y permite que "puedan ser engañados".

Concertada

Por último, la presidenta de las Cortes ha defendido que los centros concertados "no solo responden a un derecho constitucional", sino que son "necesarios" para el sistema, y "positivos" para la educación.

"El PP es el único partido que defiende hoy seriamente la libre elección de centro y el sistema de conciertos", ha aseverado para insistir en la idea de que sin ellos sería "imposible" garantizar la existencia de suficientes puestos escolares de estas características, "sin aumentar de forma desorbitada el gasto público", además de que su existencia aviva la "competencia y la capacidad de mejora" entre centros educativos.