Región

Un Real Valladolid sin techo

22 octubre, 2018 14:49

El Real Valladolid sigue de dulce, continúa con su gran estado de forma y demostrando que a veces el dinero no lo es todo. Con la plantilla de presupuesto más bajo, y las previsiones de ser firme candidato al descenso, el conjunto de Sergio González está sorprendiendo a todos. Quizá no sea el equipo revelación en lo que va de campeonato, dado que esta Liga está siendo la ‘revolución de los modestos’ con Espanyol y Alavés también muy arriba, pero sí está demostrando que tiene mucho que decir y se va a agarrar muy fuerte a esta Primera División.

Cuatro son ya las victorias consecutivas, algo que hace seis meses pocos podían esperar, más aún en la máxima categoría. Tres de ellas, las últimas, sin recibir gol, y con la sensación de no sufrir en exceso, lo que habla a las mil maravillas de la gran parcela defensiva que ha diseñado Sergio González. Cuatro triunfos seguidos que no se lograban desde 1999, cuando el Real Valladolid venció a Celta de Vigo, Valencia, Salamanca y Espanyol, hará ya más de 19 años.

Una racha que sitúan al conjunto pucelano en sexta posición, con 15 puntos, y ocupando lugar europeo, una situación meramente anecdótica, pero que sirve de perfecto ejemplo para demostrar el buen momento blanquivioleta. Es más, el Real Valladolid es el equipo más en forma de toda LaLiga, habiendo logrado 13 de los últimos 15 puntos. Algo que no ocurría desde 1998, año en el que estaba mejor situado en la tabla a estas alturas de campeonato, en datos de Misterchip.

Pero las estadísticas no se quedan ahí. Los albivioletas están a tan solo una victoria de igualar su mejor racha histórica en Primera División, de cinco triunfos seguidos, para la que hay que remontarse a la temporada 1950-51, campaña en la que el conjunto del Pisuerga venció de forma consecutiva a Murcia, FC Barcelona, Racing de Santander, Celta de Vigo y Málaga, para ver frustrada su épica ante, precisamente, su rival de la próxima jornada, el Espanyol –aunque fue en Sarriá–. Aquel histórico curso, con fútbol de otra época, el Real Valladolid terminó en sexta posición.

Como último detalle estadístico, hay que poner la mirada en el siguiente compromiso liguero. El duelo ante el Espanyol abrirá la décima jornada, y pase lo que pase en el mismo, uno de los dos conjuntos será líder o colíder al término del viernes. El cuadro catalán, segundo clasificado con un punto menos que el FC Barcelona, sería líder en solitario con una victoria y colíder con un empate; mientras que de vencer el Real Valladolid, podría acostarse la noche del viernes en lo alto de la tabla, tras diez jornadas, compartiendo liderato con los blaugranas. Frótense los ojos, porque es real.

Una situación que, como ya hemos remarcado, no deja de ser anecdótica, pero no por ello no es real. Tras varios años en Segunda, sufriendo la dificultad de la categoría, los aficionados del Pucela y el propio equipo están viviendo sus mejores momentos, y quién sabe si el futuro será aún mejor. De momento, los blanquivioletas no tienen techo.