Región

Adiós a las escombreras de los pueblos

19 mayo, 2018 07:06

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, y el director general de Calidad y Sostenibilidad Ambiental de la Junta de Castilla y León, José Manuel Jiménez, ha firmado un convenio de colaboración para proceder al sellado de las escombreras ilegales en los municipios de la provincia charra y organizar un servicio de recogida, transporte y tratamiento de residuos de obras menores.

El importe del convenio es de 1,5 millones de euros, de los que la Junta aportará 383.000 euros. Las líneas de actuación comprometidas en el convenio consisten en la ejecución de los trabajos de restauración de un total de 61 escombreras que forman parte del Inventario de Vertederos Ilegales de Residuos de Construcción y Demolición así como la realización de acciones encaminadas a evitar la aparición de nuevos depósitos ilegales de residuos de construcción y demolición.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente será responsable de contratar y ejecutar los trabajos de restauración de las escombreras, así como las asistencias técnicas necesarias, tales como proyectos técnicos, direcciones de obra o asistencias técnicas a esta; y de financiar los trabajos de restauración de las escombreras.

El director general de Calidad y Sostenibilidad Ambiental, José Manuel Jiménez, ha apuntado que el objetivo principal es "acabar con los depósitos ilegales" como ya hizo la Junta con el sellado de 560 vertederos de residuos domésticos, que ya se sellaron en la región. No obstante, ha destacado sobre las escombreras, que es "un problema" que necesita de la cooperación y sensibilización "de todos", pues no solo se trata de eliminar los espacios degradados sino también de conseguir que no vuelvan a tirarse escombros fuera del sistema de recogida y tratamiento medioambiental del que ya dispone Castilla y León.

Jiménez ha explicado que la Comunidad suma una treintena de plantas para el reciclaje de estos escombros, que luego pueden reutilizarse para el arreglo de caminos o para hormigonar distintas actuaciones. Actualmente, la Junta de Castilla y León ya ha firmado acuerdos con ocho provincias para la eliminación de las escombreras existentes, tan solo falta Burgos, y, con este fin, el Consejo de Gobierno de la Junta firmó en febrero de 2017 una inversión de 9,6 millones de euros, dentro del programa para la recuperación ambiental de zonas degradadas por el depósito de residuos inertes en la Comunidad.