Región

Los débiles y el distanciamiento de la fe, claves de la plegaria del Silencio

29 marzo, 2018 04:06

Esta tarde se ha vuelto a vivir uno de los momentos más esperados, sobrecogedores y de mayor repercusión de la Semana Santa zamorana, el Juramento del Silencio. En esta ocasión ha tenido el honor de pronunciar la plegaria el Jefe Central de Recursos Humanos y Formación del Cuerpo Nacional de la Policía Manuel Javier Peña, tomando el testigo así de Enrique Crespo Rubio, convirtiéndose en el tercer hermano de la cofradía que pronuncia este solemne acto.

Peña ha realizado una plegaria con profundo sentimiento y reflexión de la sociedad actual, de su distanciamiento de la fe cristiana y ha pedido la protección de los niños, las mujeres y las personas más débiles.

El jefe central de Recursos Humanos y Formación del Cuerpo Nacional de la Policía ha resaltado que “hoy todos observamos tu imagen”, una imagen que se presenta “majestuosa” y a la que “nos cuesta acercarnos, qué cerca estás y qué lejos”. Así, Peña ha destacado que “no buscamos los momentos para reflexionar sobre qué esperas para nosotros y qué quieres para nosotros”, “sé que nos buscas, que nos miras, sobre todo a los injuriados, a los despreciados”.

“Es Miércoles Santo, hoy todos queremos estar junto a ti”, “has marcado el camino del bien y de la salvación” y “nos refugiamos en la pequeñez para no mirar tu profunda verdad”, han sido algunas de las oraciones que ha pronunciado Manuel Javier Peña para hacer reflexionar a los presentes, añadiendo que todos están de forma voluntaria y meditada en silencio, por lo que le ha pedido amor al Cristo de las Injurias “en medio del mundo que se va paganizando con otros dioses: dinero y poder” así como hedonismo, consumismo y nivel de relativismo sobre temas fundamentales y trascendentes. Por ello “no vengo a pedirte que nos des, solo queremos suplicarte que nos fortalezcas en la fe”.

En este punto, Peña ha pedido que ningún niño sea maltratado ni asesinado, que ninguna mujer sea ignorada, humillada, maltratada en su vida diaria ni en su trabajo,” las mujeres mantienen vivo el amor y la esperanza de nuestro mundo” ha resaltado.

Manuel Javier Peña ha continuado pidiendo no dejar en soledad a las personas más débiles, a los afligidos, a los marginados, a todos los que sufren y “que consideramos diferentes”, en resumen “el amor fraterno”.

“Hoy es día de alabarte, de mirarte para comprender tu martirio y buscar el sentido que tuvo”, para que ayude a cuidar a los enfermos y encontrar el sentido de los que “ya viven en tu corazón y están lejos de nosotros”.

Peña ha finalizado la plegaria pidiendo al Cristo de las Injurias fortaleza, unidad y fuerza, además de que nos enseñe “a conmovernos con el dolor ajeno” en nuestra pequeña tierra que “se desangra” año tras año.

Tras la plegaria, el obispo de Zamora ha iniciado el juramento para que, los hermanos postrados, respondan ante la petición: "Hermanos de la Cofradía del Santísimo Cristo de las Injurias, ¿juráis guardar silencio durante el recorrido de esta procesión?' Sí, juramos".

Puedes ver la galería de imágenes de la procesión AQUÍ: https://www.noticiascyl.com/zamora/cultura-zamora/2018/03/28/zamora-sumida-en-silencio-ante-el-cristo-de-las-injurias/