Región

Adiós a la sequía en los embalses

5 marzo, 2018 16:01

La nevada y tormentas de la última semana han devuelto la tranquilidad a los pantanos de la provincia de Salamanca. En apenas siete días el nivel del agua embalsada ha llegado a aumentar un 20%, pasando de una situación de alerta a tener líquido elemento asegurado para el resto del año.

Así lo muestran los datos oficiales de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) y sobre todo la imagen comparativa adjunta a esta información, con el embalse de Santa Teresa actualmente al 53% y cuando estaba a un tercio de su capacidad a finales de octubre. La siguiente gráfica detalla el espectacular incremento.

En el otro pantano del río Tormes, Almendra, el de mayor capacidad de europa, el volumen de agua embalsada es el 34%, pero subiendo paulatinamente. Y es que, una vez que Santa Teresa siga creciendo, el azud de Villagonzalo irá dejando fluir más agua hacia la capital y el trayecto natural del río por Ledesma y desmbocando en el Duero en el paraje Ambasaguas de Villarino de los Aires.

Por su parte, en el río Águeda la presa del mismo nombre junto a Ciudad Rodrigo está ya al 57% de su capacidad, mientras que Irueña ha subido al 36%, creciendo paulatinamente mientras surte a Águeda para dejar atrás las imágenes de sequía de los últimos meses.

Prueba de ello es cómo viene el río Tormes. A su paso por Puente del Congosto, antes de llegar al embalse de Santa Teresa, registra una importante crecida, como puede apreciarse la imagen adjunta. En Salamanca también ha crecido el nivel, cercano ya al metro de altura, con un caudal de 55,2 metros cúbicos por segundo, muy lejos de lo que puede llegar a ser un nivel de alerta. De hecho, el máximo histórico superó los 2.200 metros cúbidos por segundo.