Región

Tamames pone el cartel de 'no hay billetes' en tarde engañosa

28 septiembre, 2017 00:50

Tamames pone el cartel de ‘no hay billetes’ en una más que interesante novillada que, con el transcurso de la tarde, ha tenido luces y sombras. Más sombras que luces. El éxito de los sucesivos llenos en esta capital del Campo Charro se debe a la exquisita organización por parte del Ayuntamiento, que preside Carlos Navarro, y de Espectáculos Taurinos del Duero. Un cartel de lujo con tres novilleros distintos en toreo y que viven, también, momentos distintos en su carrera.

Luces también los seis novillos de La Glorieta en cuanto a su presentación, con juego desigual, pero nobles en su conjunto destacando el quinto –codicioso y bravo con mucha transmisión- el sexto, y el primero, pero sin ‘chispa’.

Luces también del toreo de Jesús Enrique Colombo -que mañana tiene una importante cita en Madrid y también en el 'Zapato de Oro' de Arnedo- quien, en ambos novillos, demostró por qué está al frente del escalafón novilleril y, lo que es más importante, por qué abre puertas grandes una tarde sí y otra también. Dominador. Variado. Conocimiento. Temple. Técnica y valor sobrado. En el primero, un toro sin transmisión, no pudo llegar al tendido. El público, frío, esperaba otros momentos. En el cuarto, la mejor faena de la tarde estuvo auténticamente de ‘Colombo’ y, encima, mató bien. Se le concedió una oreja y petición... Pero las varas de medir, lo mejor los niveles o las balanzas, no son iguale para estos ‘palcos’ de dios.

Se presentaba también Marcos en la provincia de Salamanca. Aunque ya es conocido por su presencia den tentaderos en la plaza de su abuelo y tío Domingo/Justo Hernández. Saludó desde el tercio al segundo novillo. En el quinto, el mejor novillo de la tarde, con transmisión y nobleza, Marcos estuvo desigual en una faena de altos y bajos, muy desigual, con pasajes buenos. Eso sí, al final, sin ayuda ‘atacó’ al de La Glorieta y arrancó muletazos muy buenos sin ayuda, serios y con calado en los tendidos. Pero, ay! la espada que le negó dos orejas seguras.

Finalmente, el más novel. El novillero de La Fuente de San Esteban, David Salvador. Tiene estilo. Marca propia. Ciertas gotas de estilismo y decisión, lo que le permitió que el presidente le otorgase una oreja en el tercer novillo. En el sexto, en una faena desigual, con muchos altibajos, Salvador, aún y así, tuvo buenos pasajes en su situación de aprendizaje, con una gran mano izquierda, profunda y templada. Pinchó y estocada y nueva oreja que le permitió abrir la Puerta Grande.

Quien no estuviera en la plaza de toros portátil de Tamames y observe el resultado del festejo se puede llevar una idea engañosa. Son las varas de medir de los presidentes que, ellos mismos, se meten en ‘fregaos’ y poniendo el listón, por abajo o por arriba –por abajo en esta ocasión- y luego, pues eso, pasa lo que pasa, que el público pide y el presidente o da o bronca… Cosas de sus ‘señorías’ y un Reglamento que pide modificarse ya, cachis!

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Tamames. Lleno en tarde soleada y de agradable temperatura. Seis utreros de La Glorieta, muy bien presentados, de juego desigual en cuanto a transmisión y bravura. Nobles. El mejor el quinto.

Jesús Enrique Colombo: Saludos y oreja con petición.

Marcos: Saludos y vuelta.

David Salvador: Oreja y oreja.

FOTOS LUIS FALCAO